Museo Nacional de las Culturas recibe joyas

Vida Q 14/10/2012 01:14 Actualizada 12:31

[email protected]

Cuando los españoles arribaron al Nuevo Mundo, en especial al territorio que hoy comprende Colombia, se sorprendieron de la cantidad de joyas y accesorios de oro que los indios portaban en sus atuendos, de la facilidad con la que lo conseguían y del escaso valor material que le otorgaban.

Para ellos era sorprendente ver a los indios “armados de oro de los pies a la cabeza”, y mucho más conocer un ritual en el que, según la leyenda, un personaje central —que bautizaron como “El Dorado”—, cubierto con oro en polvo y molido, arrojaba desde una balsa a las aguas de una laguna, objetos de oro y esmeraldas como ofrenda a sus deidades. Sin embargo, para estos pueblos originaros ese metal precioso poseía más que un valor material y económico. El oro era considerado como un elemento ritual que “conectaba al ser humano con el cosmos”: “En la tradición prehispánica colombiana se interpretaba al oro como gotas de sol. Está vinculado a la astronomía de estos pueblos y a la importancia que daban al sol como la gran estrella que era el motor de la vida”.

Una muestra de la calidad y destreza con la que los orfebres prehispánicos de Colombia trabajaron este metal, tanto para la ornamentación personal como para la elaboración de piezas votivas, se podrá ver en México a través de la exposición Oro, arte prehispánico de Colombia, que reúne más de 250 piezas prehispánicas provenientes del Museo del Oro, de Colombia, que abrirá sus puertas el próximo miércoles 17 de noviembre en el Museo Nacional de las Culturas (MNC) del INAH.

Curada por personal del Museo del Oro de Colombia y del MNC, la exposición ofrece una “panorámica de la riqueza, no sólo en términos de materiales y piezas fabricadas en oro, sino de la cosmovisión prehispánica de los pueblos de la actual Colombia desde el siglo VI a.C. hasta la época de la Conquista”, explicó en entrevista Gabriela Eugenia López, directora de recinto que albergará la muestra hasta enero de 2013.

Integrada en su mayoría con piezas de oro, así como de vasijas de arcilla y objeto de piedra volcánica, la muestra ofrece en un primer apartado una breve introducción a la historia de la metalurgia en América, actividad desarrollada desde hace 40 siglos en la sierra sur del Perú, pero que después alcanzaría su esplendor en las regiones que hoy ocupa Colombia.

“La gente dorada”, en referencia a la leyenda de “El Dorado”, es el eje central del segundo apartado de la muestra. Piezas de 10 a 20 centímetros, como tocados, orejeras, narigueras, pectorales, palillos para extraer cal de envases y alfileres para ajustar prendas de vestir, perfectamente estilizados, dan cuenta de la destreza con la que los antiguos orfebres trabajaban ese metal precioso, aún en piezas miniatura.

“Son piezas que nos hablan de un gran dominio técnico de este metal y que nos van revelando la cosmovisión de la Colombia prehispánica”, comentó López.

En un par de videos se podrá ver los métodos que estos artífices utilizaron para forjar el oro, entre ellos las técnicas de fundido, el de la cera perdida o la filigrana.

La muestra, que llega al país en reciprocidad por la de La sociedad y el tiempo maya que fue exhibida en el Museo de Oro, también aborda las fuentes de inspiración que tomaron para la creación de estas piezas, así como las formas en que plasmaron su entorno y cosmovisión. Destacan las representaciones de serpientes, lagartos y caracoles en piezas que adornaban colgantes o pectorales zoomorfos.

La muestra se exhibirá hasta enero de 2013 en el Museo Nacional de las Culturas, que se ubica en Moneda 13, en el Centro Histórico. La entrada será gratis.