Se encuentra usted aquí

Una tarde campirana entre caballos

Montar a caballo o tomar clases de equitación son el pretexto ideal para pasar una tarde en este rancho que ofrece amenidades únicas para toda la familia
Gael Helguera, Emiliano y Santi Calleja con Georgina Pérez. (FOTOS: GONZALO IBAÑEZ. EL UNIVERSAL)
14/05/2017
01:59
Karla Castillo
-A +A

Si buscas disfrutar de una tarde diferente, en compañía de tu familia y en contacto con la naturaleza, el “Rancho Álamos” es el lugar ideal. Desde hace unos meses, este lugar ofrece clases para aprender a montar, así como paseos a caballo para los turistas.

Rocío Landa, directora de Casta Equina y Administradora del Rancho, festejó junto a familiares y amigos este proyecto que está abierto al público en general, quienes al arribar al lugar, pueden disfrutar de un día completamente campirano.

“Amamos a los caballos, tenemos tres años haciendo casta equina y con este rancho pretendemos compartir ese gusto con los demás”, dijo Rocío.

Una fiesta a caballo. Como parte de una celebración especial, Rocío organizó una tarde para compartir cada una de las especialidades que ofrece el rancho.

La apertura estuvo liderada por una “clínica”, que es nada menos que una plática en donde se brinda una breve introducción sobre el cuidado y entrenamiento de los potrillos.

La parte musical fue aportada por Sonia Bravo, cantante queretana, quien ofreció un divertido show, en el cual interpretó piezas representativas del género ranchero. De igual manera, complació al público cantando temas de su elección.

Por su parte, Luis Fernando Villegas, director de Escuela Marengo, realizó tres espectáculos con caballos españoles, en los que demostró el bello arte del ballet ecuestre: montado, a riendas largas y en libertad, este último consiste en la demostración de un entrenamiento a base de órdenes a distancia.

“El objetivo principal es conocer, amar y respetar a tu caballo, aprender a montar de una manera muy depurada como lo hacen en Europa, es decir con cánones estrictos de jinetes”, comentó Villegas.

 

Comentarios