Se encuentra usted aquí

Un grito contra la trata de menores

A través de un corto, alumnos de la Universidad Cuauhtémoc buscan generar conciencia sobre el robo de infantes
Noticias de Querétaro
El equipo de producción, integrado por 13 jóvenes, ha buscado locaciones, elenco y patrocinadores para llevar a la pantalla una cruda realidad, incluso contactó a un psicólogo para que guíe a los pequeños actores
14/03/2018
11:39
Karla Castillo
-A +A

Estudiantes de la carrera en Ciencias de la Comunicación de octavo cuatrimestre, rodarán un cortometraje inspirado de un tema que resuena a nivel nacional e internacional: el robo de niños para uso sexual.

Bajo el nombre de Gritos de Inocencia y con la dirección de José Ángel Segura, además del guión de Ana Vázquez, el equipo de producción de 13 jóvenes narrará la cruda realidad a través de diferentes historias de pequeños que son alejados de sus familias. 

La intención es crear conciencia sobre el incremento de las desapariciones de infantes, así como el sufrimiento que experimentan al enfrentarse a situaciones de esta índole, pues la mayoría no regresa a sus hogares.

“El objetivo es plasmar lo que pasa todos los días en México y en todo el mundo, en este caso es ficticio, pero de alguna manera es literalmente tangible comparándolo con otros casos reales. Tenemos como fin recordarnos que somos humanos, creemos que se han perdido valores, ahora somos insensibles a lo que pasa a nuestro alrededor”, expresó Ángel Segura.

 

vq-extra_57637470.jpg

 

Por otra parte, al ser amateurs en el área, han tenido que enfrentar distintos retos, desde la búsqueda de patrocinadores, espacios, locaciones, actores y lo más importante, información certera.“Uno de los problemas ha sido la investigación acerca de las desapariciones de niños para trata o secuestro, cuando uno ingresa a buscar se topa con que los adultos y los niños son uno mismo, no hay un dato exacto”, dijo Ana Vázquez.

Además han tenido que acercarse  con psicólogos, con el fin de que apoyen en todo momento a los actores —niños entre los 10 y 12 años de edad, en su mayoría—, quienes son los encargados de interpretar personajes con vivencias fuertes.

“Todo gira en torno a dos niñas de mundos diferentes, María fue secuestrada a los tres años y ha vivido con estos hombres toda su vida, ella ahorita tiene 12 años. Después llega Rosa, y les hace recordar lo que es la felicidad, Rosa no está acostumbrada a esa vida de maltratos que viven todos los pequeños que habitan en esa casa”, narró Ana. 

Las grabaciones de este prometedor proyecto serán este fin de semana en la hacienda de San Clemente; el resultado se presentará próximamente en el Teatro de la Ciudad, como parte de un trabajo escolar. “Ha sido un esfuerzo de todos, tenemos un presupuesto de 50 mil pesos, que ha salido de apoyos, patrocinadores y otras actividades.

vq-extra3_57637482.jpg

Sabemos que es nuestro primer cortometraje, pero también sabemos que somos los primeros en la universidad en tocar temas de este tipo, estamos entusiasmados”, concluyó Ana Cecilia Valdés, productora de Gritos de Inocencia.

Un gran casting. Los pequeños Iván, Elisa, Tadia y Nicolás interpretan a niños de entre siete y nueve años, que se enfrentan a la trata de infantes. Todos ellos son integrantes del grupo infantil de Cómicos de la Legua.

Los creadores del cortometraje aseguran que elegir a los pequeños actores fue tarea sencilla, ya que cada uno refleja su pasión por el escenario, a pesar de su corta edad. La mayoría ha participado en distintas puestas en escena e incluso promocionales gubernamentales. 
Elisa Sánchez, de 12 años interpreta a María, uno de los personajes principales y quien es alejada de su hogar a los tres años, por lo que ha tenido que aprender a “servir” a los hombres que la tienen privada de su libertad.  Es víctima de brutalidades, pero al haber sido víctima por nueve años, no conoce otra forma de vida.

Por su parte, Ivan,  otro de los pequeños actores, asegura que este trabajo le ha ayudado a incrementar su nivel actoral. 

“Sí sabía de este problema, pero interpretar un papel de un niño secuestrado me deja pensando  que esto se está viviendo y no es actuación”, comentó.

Comentarios