Robin Williams decidió su final

Vida Q 13/08/2014 00:19 Actualizada 10:46

A lo largo de 63 años, Robin Williams enfrentó diversos retos que pusieron su vida al límite, desde su adicción a las drogas y el alcohol a temprana edad, hasta pasar por dos divorcios y una recaída en la bebida.

Sin embargo, fue la depresión su principal enemiga, pues tras años de padecerla decidió terminar con su vida ahorcándose con un cinturón, el pasado lunes.

Este martes, fuentes oficiales del condado de Marin, en California confirmaron que Williams murió de asfixia por ahorcamiento.

Keith Boyd, asistente médico forense del condado en California, ofreció una conferencia de prensa para revelar los resultados preliminares de los estudios realizados a los restos del actor.

Indicó que Williams fue encontrado sin vida el lunes al mediodía por su asistente personal con una cinta alrededor del cuello, y colgado entre la puerta cerrada de un clóset y el marco de la puerta, suspendido algunos centímetros por encima del suelo.

Además aseguró que tenía heridas superficiales y que los resultados de análisis toxicológicos tardarán de dos a seis semanas.

“El señor Williams estaba frío al tacto... En la muñeca izquierda tenía varios cortes transversales, un cuchillo de bolsillo con la hoja cerrada fue localizado cerca del señor Williams”, detalló el funcionario.

Conocido por su faceta como comediante, el actor luchaba en lo privado contra la depresión y las drogas desde los años 70.

En 2006 recayó en sus adicciones después de 20 años de sobriedad, y apenas el pasado julio ingresó a rehabilitación para reforzar su abstinencia.

Aunque nunca mencionó públicamente que fuera bipolar, como especularon algunos especialistas, de acuerdo con nbcnews.com, durante sus 40 años de carrera la vida de Williams estuvo marcada por cambios extremos entre alucinaciones inducidas por la cocaína y depresión severa.

En 1988 declaró a la revista People que la cocaína “era un lugar para esconderse. Mucha gente se pone hiperactiva, pero a mí me alenta”.

Además dijo que “la cocaína es la manera que tiene Dios de decirte que estás ganando demasiado dinero”.

Después de su ingreso a rehabilitación, en 2006, comentó que estaba tratando de llenar un agujero.

En 2008 dijo a The Guardian que “era una vergüenza. Haces cosas que causan malestar y es difícil recuperarse. Puedes decir te perdono y todo eso, pero no es lo mismo”.

Robin estableció en 2009 un fondo fiduciario para sus tres hijos y según de mirror.co.uk, el futuro financiero de Zachary, de 31 años, Zelda, de 25, y Cody, de 22 años esta asegurado, ya que el fondo sólo permite la liberación de la herencia en tres etapas y no dependía de su muerte.

Se dice que cada hijo recibía una tercera parte del dinero al cumplir 21 años, la segunda a los 25 y la tercera después de 30. Aunque no se sabe la cantidad dejada por Williams, en 2012 se estimó su fortuna en 130 millones de dólares; en 2013 se dijo que tenía problemas financieros por sus dos costosos divorcios.

Temas Relacionados
Robin Williams decidió final