El “Proyecto torta” entra en acción

Vida Q 13/07/2014 00:03 Actualizada 14:24

La casa de la familia Posada Silva, en la colonia Carretas, es el centro de operaciones del llamado “Proyecto Torta”.

Cada mes, familias de la zona, vecinos y gente solidaria se reúnen para preparar tortas que luego reparten en hospitales y casas hogar en la ciudad.

Este mes se reunieron integrantes de los Vázquez, los Silva, los Salazar, y varios más, para preparar tortas de jamón y queso, un dulce y, cuando se puede, un poco de café.

En total, participan una veintena de donantes y trabajadores de buena voluntad.

Actualmente existen en Querétaro tres equipos de trabajo del “Proyecto Torta”. El primero de ellos es coordinado por la pareja López Rangel, en la colonia San Ángel; uno más en Colinas de Cimatario, que organiza el matrimonio Celma Durán, y en Carretas los Silva Posada.

“La idea es convocar a gente que quiere ayudar, pero que no sabe cómo, que no se mueve en ninguna organización”, declaró Mónica Silva.

Trabajan con recursos propios, y seguirán así hasta que puedan. Es decir, que no esperan ayuda de ningún tipo, incluso del gobierno. “Ésa no es la idea”, se informó.

Cuando trabajan, en la casa de los Posada Silva se convierte en una marabunta. Gente que va, gente que viene. Algunos cortan el pan, otros le ponen el jamón, otros el queso. “¿Éstas ya están listas?”, preguntó uno. “Éstas no llevan queso”, contestó otra.

Las viandas se preparan con las donaciones que cada quien aporta, además de dulces y un vasito con café. Su zona de trabajo son los hospitales, sin embargo cuando sobra, que es casi nunca, reparten los alimentos en refugios, que son seleccionados previamente.

El “Proyecto Torta” empezó en Querétaro y en San Juan del Río y, en la actualidad, este programa ya se extendió a otros estados, como Tijuana, en Baja California, y en Veracruz, entre otros.

¿Que por qué tortas? “Porque son fáciles de preparar, de transportar”, dijo Mónica Silva.

Además, porque son fáciles de comer en una sala de emergencias de un nosocomio, en la calle por un indigente, o en un refugio, para un niño desamparado, por ejemplo.

Este mes se repartieron 320 tortas en varios hospitales, sin contar las que no sobrevivieron en el proceso de preparación.

A mediano plazo, dijo la señora Silva es que el Proyecto Torta tenga la posibilidad y pueda servir alimentos todos los días, incluso tres ves al día, “porque la gente desayuna, cena y come”, informó.

No sólo se preparan estos alimentos para gente de escasos recursos, sino para quien está atravesando por un momento difícil al tener a algún familiar hospitalizado y no tiene la posibilidad ni siquiera de moverse para conseguir algo que comer.