Destaca talento de productores queretanos

Punto México presenta innovadoras ideas en miniatura, deliciosas mermeladas frutas o chipotle, y chocolates con referencia a la cultura otomí

Destaca talento de productores queretanos
Los participantes de este espacio para el turismo pertenecen al Mercadito Artesanal Textilera Hércules (FOTOS: MARIO VALDÉS. EL UNIVERSAL)
Vida Q 13/04/2018 02:30 Rocío G. Benítez Actualizada 10:19

Talento y creatividad destacan en el trabajo de 20 productores queretanos, quienes estarán durante todo el mes en “Punto México”, espacio de turismo ubicado en la calle Pasteur # 4, Centro Histórico de Querétaro, muy cerca de Plaza de Armas.

Los productores pertenecen al Mercadito Artesanal Textilera Hércules, y presentan marcas 100% queretanas, con productos totalmente artesanales, creativos e innovadores, como piezas en miniatura, mermeladas de frutos rojos o chipotle, y ricos chocolates con detalles de la cultura otomí.

Mujer de chocolate

María y Panchito son los personajes principales de la marca “Mujer de Chocolate”, un producto artesanal que inició como una tarea escolar. Inspirados en el colorido y tradición de la cultura otomí de Amealco, Erick Bernardino Pérez, Daniela Martínez Gómez y Óscar David Olvera, estudiantes del octavo semestre de la carrera de Ingeniería en Logística del Instituto Nacional Tecnológico Campus Querétaro, recibieron la encomienda de hacer un proyecto que incluyera la parte de logística, pero que se trabajara desde la creación del producto, hasta el empaque y venta.

Inspirados en la cultura otomí de Amealco —de donde es originaria la familia de Bernardino—, crearon a María y Panchito, piezas con forma de muñequitos, vestidos con el traje tradicional otomí para la mujer y el hombre, hechos de chocolate semi amargo con una cobertura de mezcla de cacao y grasas vegetales.

“Mi familia radica en el municipio de Amealco, un sector turístico que se está explotando mucho, y cuando el turista viene a Querétaro y sus alrededores, se llevan de souvenir básicamente a la muñequita de trapo, entonces dijimos, por qué no darle al turista un souvenir comestible pero que denote los colores y la tradición de la cultura otomí, que el turista se lo pueda llevar y al mismo tiempo comer”, explica Erick.

El producto ha llamado tanto la atención del público, que hasta solicitaron un chocolate con la figura de Frida Kahlo, que ya está a la venta y próximamente sacarán también una figurilla comestible de los tradicionales concheros. Al proyecto se unió Arlett Vanessa Camacho, ya que hay mucho trabajo; unos se dedican a hacer las figuritas, otros el decorado y tan sólo el armado de una cajita lleva media hora. El costo de la pieza es de 60 pesos y se pueden hacer pedidos especiales a través de la cuenta de Facebook: Mujer de Chocolate.

En el Festival de Muñecas en Amealco 2018 estarán presentes por primera vez, y a futuro tienen programado hacer piezas de mayor tamaño, su plan a largo plazo es tener una serie de muñequitos representativos de todos los lugares de México, todo esto con la finalidad de incluir en la empresa “a manos otomíes, que enriquezcan el proyecto”.

puntomexico_mv_3_-_copia.jpg

Una vida en miniatura

En el año 2010, Violeta Cruz García empezó a concretar un proyecto de accesorios en miniatura, destreza que trae desde niña y ahora conjuga con sus estudios en comunicación y diseño gráfico. “Desde que me acuerdo hacía cosas chiquitas y ahora realmente estoy haciendo lo mismo, pero con otra calidad”, platica. “Minivita, una vida en miniatura”, es una marca de accesorios y adornos, todos hechos en pequeño. La historia comenzó con un pequeño lápiz y una libretita. “La misma gente me fue guiando a dónde irnos, hice de la libretita y el mini lápiz unos aretes, y alguien me preguntó ¿y por qué el lápiz no pinta? Entonces hice un lápiz con el que sí pueden escribir”.

Y sí, la misma Violeta luce unos aretes de libreta y lápiz y es notorio el desgaste del lápiz porque lo utiliza para hacer sus apuntes. “Me gusta hacer cosas que tengan utilidad y que además adornen”.

El proyecto ha crecido y hay una variedad de accesorios como aretes y collares con todo tipo de figuras, lo más nuevo son unos animalitos de lana afieltrada.

El nombre de Minivita, deriva de la palabra miniatura y vita de vida, con una alusión al nombre de Violeta. En Facebook la marca se encuentra como Minivita.

puntomexico_mv_8_-_copia.jpg

Mermeladas dulces y picositas

Lorena Pozas Coronel es líder de una marca con mucho sabor. Originaria de Hércules, comenzó un proyecto familiar con la intención de dar a conocer su comunidad a través de sus productos. “Delicias Artesanales, La Hermana República”, ofrece mermeladas artesanales de cinco sabores: fresa-guayaba, fresa-kiwi, mango-durazno, frutos rojos y mermelada de chipotle, también son productores de dulce de leche con nuez, salsa de mango con chipotle, salsa de semillas, cacahuates con ajo enchilados, tamarindos, granola y arándanos.

Sus productos consentidos son la mermelada de mango-durazno, frutos rojos y muy especialmente la mermelada de chipotle. “La gente se sorprende cuando le ofrecemos mermelada de chipotle. ‘¡¿Chipotle?!’, preguntan, pero al probarla les encanta, porque tiene un sabor muy especial, ideal para botanas con queso crema, mariscos, pastas, albóndigas, carne asada y pollo”.

Hay gente de Ciudad de México, Michoacán, incluso de Puerto Rico, que aprovechan su visita para llevar su dotación de “Delicias Artesanales”, productos elaborados artesanalmente, reducidos en azúcar y sin conservadores. Tienen piezas desde los 30 hasta los 70 pesos. En la página de Facebook D’Hercules pueden hacerse pedidos.

puntomexico_mv_10_-_copia.jpg

Cacao de oaxaca, chocolate queretano

En otomí, “möxo” significa café, y así decidió Mauricio Salinas nombrar a su marca de chocolate artesanal, que presenta en su empaque una colorida muñeca otomí, con lo que le da una identidad muy queretana.

Möxo” ofrece chocolate semi amargo con frutos secos: café, almendra, nuez, pasa, arándano y cacahuate. Se vende en paquetitos de seis piezas a un costo de sólo 50 pesos. “Es ideal para saborear en bocados”. Y si tiene sólo un antojito, se vende la pieza a 10 pesos.

La marca también ofrece la presentación de chocolate amargo, que sirve para preparar bebidas o como el ingrediente estrella para los moles. En el año 2013 comenzó todo como un proyecto familiar, que ayudó a superar una crisis económica, pero que ahora es una marca con potencial de crecimiento, porque gusta mucho y mantiene sus estándares de calidad al conservar su proceso artesanal.

El cacao viene directamente desde Santa María Apoyezco de Aldama, estado de Oaxaca. “Y nosotros nos encargamos de tostarlo, molerlo y hacer la pasta para vaciarla a los moldes, todo es completamente artesanal, incluso la envoltura también tiene su tiempo, nos llevamos casi una semana en todo el proceso”. En la página de Möxo Chocolate Artesanal están disponibles para cualquier encargo especial.

puntomexico_mv_12_-_copia.jpg

Pintura inspirada en el colibrí

La artista Lucia Di Bella Cattaneo comenzó a interesarse en la pintura y el dibujo desde niña. En los colores y el pincel encontró la mejor manera de expresarse. Y desde hace dos años y medio, comenzó a llevar su pintura a otros objetos, como pequeños joyeros, cajoneros, escultura en barro, calzados, telas para blusas o bolsas y hasta huaraches, que por su belleza parecen más ornamento, pero son un calzado fresco y muy cómodo.

Huitzitzilin”, colibrí en náhuatl, es el nombre de la marca creada por Lucia, en la que los principales motivos son exaltar la belleza del colibrí, la naturaleza y detalles de la cultura mexicana.

“Soy en gran parte autodidacta, me dedico a las pinturas en diversas técnicas, y a partir de un tiempo comencé a pintar en floreros, joyeros y en todo tipo de objetos. Mi marca resalta al colibrí, de ahí el nombre. Y todo nace de ideas mías y está hecho a mano, yo soy quien hace absolutamente todo. También trabajo collares de chile poblano y pimiento morrón, y he visto que han tenido una excelente aceptación, a la gente le gusta mucho, además me dedico a la restauración de muebles, de ahí también surgió la idea de reciclar ciertas cosas y convertirlas, con color, en algo bonito”, detalla la artista.

Los precios son variados, pero cada pieza es única, original e irrepetible, y algunas están hechas especialmente con pigmentos de polvo de oro.

“Quisiera que la gente valorara más el trabajo que se hace, porque se invierte mucho tiempo y los pigmentos que se utilizan no cuestan cualquier cosa; es interesante descubrir que el extranjero compra más que el mexicano, desearía que el mexicano apreciara más el arte hecho a mano”, agrega.

Huitzitzilin Arte Sanías es la página de Facebook de esta marca queretana, ahí se pueden hacer pedidos de piezas especiales.

puntomexico_mv_5_-_copia.jpg

Comentarios