Mónica Lavín revela amores clandestinos

Vida Q 13/03/2013 00:07 Actualizada 09:20

La primera vez que Mónica Lavín visitó la ciudad de Querétaro fue para jugar un partido de basquetbol cuando era estudiante de biología en la Universidad Autónoma Metropolitana; el encuentro fue reñido y su equipo perdió, cuenta Lavín, quien este lunes pasado regresó a Querétaro para presentarse por primera vez en su faceta de escritora y hablar de su más reciente libro: La casa chica.

A través de ocho relatos que abarcan desde la década de los 20 y hasta los 70, la escritora revela los amores clandestinos de empresarios, toreros, políticos, cineastas y pintores que vivieron en México.

En la obra, Lavín realiza una mezcla de realidad y ficción para hablar de las historias de pasión que existieron entre Frida Kahlo y el fotógrafo Nickolas Muray; la actriz Lupe Vélez y Gary Cooper; José Vasconcelos y Consuelo Suncín, antes de convertirse en la esposa de Antoine de Saint-Exupéry, autor de El Principito.

La anécdota sobre el amor que Emilio “El Indio” Fernández sentía por Olivia de Havilland, actriz de Lo que el viento se llevó, y que hizo que bautizará a una calle de Coyoacán como Dulce Olivia, está presente en la vida de la escritora desde que era una niña y forma parte de La casa chica.

“Mis papás hablaban de Emilio Fernández y de la calle en Coyoacán. Todas las calles se llaman ahí como héroes: Zaragoza, Matamoros, Melchor Ocampo y de repente Dulce Olivia. Entonces cuando yo era niña decía ¿por qué esta calle tiene este nombre tan poético?, o ¿por qué se llama tan diferente?, es que ‘El Indio’ Fernández -le contaban sus padres- se había enamorado de Olivia de Havilland y le puso así. Cuando empecé a buscar me encontré con una historia fascinante”.

La investigación para realizar el conjunto de relatos incluyó un año de revisión de libros, revistas, periódicos y hasta la visita a esas casas chicas donde vivía la pasión y el secreto, pero el trabajo principal de la escritora se basó en crear una historia convincente que a ella misma lo atrapó.

Mónica Lavín presentó La casa chica en el Museo de Arte por invitación del Instituto Queretano de la Cultura y las Artes, como parte del programa Mujeres en la Literatura, el libro se había presentado anteriormente en Guadalajara, Irapuato, en el Distrito Federal, en el marco de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería; y después de su visita a Querétaro, Lavín presentará el libro en Mérida, Monterrey, Tijuana y Los Ángeles.

Entre sus creaciones destacan Yo, la peor, obra que ganó el Premio Iberoamérica de Novela Elena Poniatowska en 2010, además de Ruby Tuesday no ha muerto, galardonada con el Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen, entre otras publicaciones, además es autora de la columna “Dorar la píldora”, que se publica en EL UNIVERSAL.