Un tesoro arquitectónico

Vida Q 13/01/2016 02:59 Actualizada 09:45

La Biblioteca del Campus Juriquilla de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) fue seleccionada como una de las estructuras arquitectónicas más destacadas del país por la Revista Internacional de Arquitectura de México Arquine, en el compendio “Lo mejor del siglo XXI 2013 – 2014 vol. 6”.

El arquitecto responsable del proyecto de esta biblioteca, Guillermo Iván López Domínguez, explicó que los trabajos de planeación comenzaron desde 2012; mientras que las obras de construcción se llevaron a cabo entre octubre de 2013 y marzo de 2014, coordinadas por la Dirección de Obras de esta Casa de Estudios.

Asimismo, precisó que la idea original era levantar una biblioteca para cada una de las dos unidades académicas que se encuentran en ese campus: las facultades de Ciencias Naturales y de Informática. Sin embargo, informó, era innecesario replicar infraestructura y se propuso fusionar las dos bibliotecas en un sólo espacio central con los objetivos de optimizar recursos económicos y fomentar la convivencia entre las dos Facultades para convertirlo en un punto de encuentro.

“Ha sido motivador y ha dado mucho ánimo porque los edificios también forman parte de la identidad de la universidad; y cuando tenemos espacios demasiado genéricos se nos desdibuja la imagen donde estudiamos; en cambio, cuando tenemos algo que nos identifican, aquello nos hace reforzar nuestra pertenencia al lugar”, señaló.

Este espacio fue construido sobre una superficie de dos mil 190 metros cuadrados. En la planta baja se ubica la sala de lectura informal y la sala de consulta digital; también hay tres laboratorios para Tecnologías de Información y Comunicaciones, para redes, sistemas operativos y software, además del Data Center.

Mientras que en la planta alta se ubica la sala de lectura individual, cubículos de trabajo y una sala de computadoras para Ciencias Naturales. Además, cuenta con una terraza que funciona como sala de lectura al aire libre, escenario y espacio para jardineras.

 Anteriormente, en 2013, este recinto recibió el IX Premio “Federico E. Marsical”, otorgado por el Colegio de Arquitectos del Estado de Querétaro A.C., cuando aún se encontraba en proceso de construcción.

 En el proyecto colaboraron: Arturo Jiménez Schneider, Iván Amel Urbino Pérez, Andrea Alejandra Esquivel Velázquez y Carlos Paredes; los ingenieros Aldo Alfaro, Guadalupe Murillo, Gabriel Morelos y Salvador Feregrino, entre otros.

Temas Relacionados
un tesoro arquitectónico