México se devora al mundo

Vida Q 11/10/2012 01:10 Actualizada 08:47

Gracias a los últimos trabajos presentados por el repostero José Ramón Castillo en París, su tienda Que Bo!, Chocolatería Mexicana Evolutiva, forma parte de la edición 2012 de la guía Club des Croqueurs de Chocolat (Club de devoradores de chocolate), una de las más afamadas del planeta.

La edición 2012, donde se incluirán las mejores chocolaterías del mundo, será presentada del 31 de octubre al 4 de noviembre, próximos en el salón del Chocolate en París, Francia donde el mexicano estará presente como invitado especial.

SUEÑOS COMPARTIDOS

El chef José Ramón Castillo explica que los cimientos del gran logro comenzaron hace dos años, cuando la profesional en artes culinarias Alicia Gironella De'Angeli lo invitó a formar parte de la selección mexicana para representar a la gastronomía nacional. Su exposición la realizó con gran éxito en la reconocida Universidad Cergy Pontoise.

“Al año siguiente me invitan como padrino de generación en esta misma universidad y me piden que haga una muestra de chocolate, con lo que ofrezco en Que Bo! Un evento al que asisten varios expertos del ramo a nivel internacional y donde fui nombrado 'El chocolatero de las Américas en París'”, expresa con orgullo José Ramón Castillo

Sin embargo, no terminó todo con el nombramiento, añade José Ramón, ya que del Club des Croqueurs de Chocolat le piden más tarde dos coberturas y cinco bombones, además de solicitarle algo más representativo de su trabajo, a lo que accede con mucho honor y distinción.

LA GRAN NOTICIA

“Hace dos semanas me avisan que las tiendas Que Bo! acaban de ser incluida en Le guide Club des Croqueurs de Chocolat, edición 2012.

“Es una responsabilidad muy grande este nombramiento, por lo que hay que seguir con el proyecto del cultivo del cacao en México", expresa el chef repostero.

Su tenacidad y pasión por el cacao nacional impulsan a José Ramón, quien busca constantemente ofrecer su apoyo para impulsar a los pequeños productores del país.

"Se necesita más inversión para los campos de cacao y mejores incentivos para la gente que trabaja la tierra, es importante seguir impulsando este ingrediente y demostrar que en México hay buen producto y de primera calidad”, advierte el joven repostero de 34 años de edad.