Se encuentra usted aquí

Del periodismo a la pantalla grande

10/12/2014
01:46
-A +A

[email protected]

Estudió actuación porque su papá lo obligó, llegó al cine por azar y hoy Tenoch Huerta es uno de los actores jóvenes más destacados del cine mexicano. En este 2014 recibió en el Festival Internacional de Cine de Morelia 2014, el premio a Mejor Actor de Largometraje Mexicano, por su papel de Felipe (Sombra) en la cinta Güeros de Alonso Ruizpalacios.

Y fue precisamente este largometraje el que trajo al joven actor a Querétaro, primera ciudad donde se proyectó la cinta fuera de una muestra o un festival.

Güeros se estrenará en el 2015 en México, con proyección nacional, pero ya obtenido reconocimientos a nivel mundial como Mejor Ópera Prima en la 64 edición del Festival Internacional de Cine de Berlín, el Premio Especial del Jurado del AFI Fest 2014; y el Premio Horizones Latinos en la 62 edición del Festival de Cine de San Sebastián.

Encantado de estar en ‘Querétarock’, como llama Tenoch a este estado, platicó con EL UNIVERSAL Querétaro sobre cómo dejo la carrera de periodista y comunicador para dedicarse al cine.

A la fecha ha participado en más de 18 películas, sus filmaciones más recientes son Semana Santa y Los 33, largometraje que relata la historia de los 33 mineros que quedaron atrapados bajo la tierra. Y hay muchos proyectos para el 2015.

GÜEROS

La cinta de Güeros narra la historia de unos jóvenes que están descubriendo la vida. “Los personajes se están buscando así mismos, se determinan y maduran, asumen la responsabilidad que tienen con su propia existencia y en este caso el personaje es eso, un chavo que se busca a partir de la busca de un héroe anónimo, de una leyenda del rock, Epigmenio Cruz”.

¿Como actor, como persona qué descubriste al crear tu personaje de Sombra?

—Este personaje es el que más se parece a mí en la vida real, de todos los que hecho en mi vida, en mi carrera, éste es el personaje que más es cercano a lo que soy y a lo que fui. De manera personal fue echarme un clavado en el pasado y regresar hace 10 años a ver quién era yo, y actualmente quién soy yo. Fue eso, fue un momento muy particular, tanto en mi vida, por las circunstancias que yo estaba viviendo, fue como un espejo de mí yo más real y mostrarlo en una película.

¿Si estudiaste periodismo cómo llegaste al cine?

—Un poco por azar, tomé actuación por insistencia de mi padre, la verdad para que me dejara de dar lata tomé los talleres, era un curso de verano de dos semanas, me quedé nueve meses, después lo dejé, terminé la prepa, entré a la universidad a estudiar periodismo. La actuación volvió como un hobby, hasta que de pronto sucedió, empecé a trabajar más y más, ya había hecho cortitos y cosas así, pero en realidad no era mi proyecto de vida, hasta que un día me llamaron para hacer Déficit que es la que dirige Gael García, ese año hice cinco películas y seguí, trabajé y trabajé en cine, hasta que hace tres años, tengo ocho años de carrera, hasta hace apenas tres años me asumí como actor realmente y como profesional de esta carrera.

¿Qué fue lo que pasó para te asumieras como actor?

—Me fui a Cannes por segunda vez, y estaba ahí, parado afuera de la sala de cine más importante del mundo, estaba parado y dije: pues creo que sí soy. Creo que esto sí es en serio y lo asumí y ahora ya no es un hobby, ya es mi proyecto de vida, vivo de esto y me dedico únicamente a esto, desde hace ocho años lo hago, sólo que no lo había asumido.

¿Había miedo?

—No, simplemente no me la creía. Si hubiera tenido miedo no hubiera hecho nada.

¿Y no estás interesado en escribir cine?

—Yo escribo cosas para mí, para la vida, la lista del súper, los recordatorios de la escuela de mi bebé, cosas así (Risas). Escribo para mí, para mi gusto, me gustaría dirigir, pero realmente no me hierve la sangre por hacerlo y mientras no me hierva la sangre por hacerlo, estoy seguro que no lo voy a hacer.

¿Qué futuro le ves al cine mexicano?

—¿Qué va a pasar? No lo sé, lo único que sé es que estamos haciendo buen cine ahorita. Hoy, ahora y de unos años para acá estamos haciendo buen cine, tenemos grandes directores, grandes fotógrafos, grandes guionistas, en todo el mundo actores, productores, productores europeos y norteamericanos, están invirtiendo a lo que estamos haciendo y por qué, porque les gusta y al público también les gusta.