La música cambiará el rostro de Colombia: Medrano

Vida Q 09/11/2015 02:35 Actualizada 02:41

Manuel Medrano reconoce que la música ha sido una de las cosas buenas que le han ayudado a su país a ir quitando poco a poco la imagen de conflicto que ha tenido Colombia en los últimos años.

Gracias a nombres como Shakira, Juanes, Carlos Vives, J. Balvin e incluso él mismo, el país latinoamercano ha tenido la oportunidad de mostrar otra imagen, más ligada con la cultura que con la violencia.

“Hemos tenido algunos momentos de crisis”, acepta Medrano al referirse a la situación política y social de Colombia en los años 90.

“Pero la música ha sido una de las mejores alternativas para crear un nuevo país y la verdad es que se siente bien pensar que estoy aportando mi granito de arena a un nuevo país, a una nueva identidad”, explica el cantante.

Con sus 27 años, su 1.90 de altura y su guitarra bajo la mano, Medrano comienza a conocer el éxito no sólo a nivel local, sino que está en el proceso de dar a conocer su música en otros países de latinoamérica, incluyendo México.

Amor internacional. Con el tema “Afuera del planeta”, el colombiano está haciendo sus pininos en la radio de nuestro país, en donde se escuchan ya las historias de amor que alimentan las letras de sus temas.

“Todas mis canciones son autobiográficas, hablan de lo que yo he vivido y la verdad es que no me ha ido tan mal en el amor, pero mi intención es hablar de lo que a mí me pasa”, dice al explicar el proceso creativo por el que ha conseguido plasmar sus vivencias y convertirlas en canciones que han conectado con el público.

Medrano sueña con seguir escribiendo, compartir sus letras con el mundo y seguir grabando, aprovechando la diversidad de géneros que la gente se está permitiendo escuchar.

El moreno reconoce que la música es un hobby para él y que Dios le puso en el camino de la música. Cuando recuerda cómo comenzó su afición por la música, la imagen de su familia es ingrediente importante.

“Mi madre me regaló una guitarra que yo no quería, a mí no me interesaba la música y mucho tiempo se quedó guardada hasta que un día decidí intentarlo y descubrí lo poderoso que es contar tus historias”, agrega el músico, quien ahora, por cierto, rara vez anda sin aquella guitarra que al principio no quería.

Al dar los primeros pasos de su carrera en los terrenos musicales, Medrano sabe un poco a qué es lo que se enfrenta.

Por eso, asegura el cantante, todo el tiempo está dispuesto a aprender y se prepara para que las cosas suceden como sueña, que pueda seguir adelante sin tener en cuenta un plan B.

“Sé cómo es esto (la industria musical) y por ello quiero disfrutar lo que tengo y vivo ahora”, finalizó.