Jóvenes deciden qué estudiar a destiempo

Vida Q 08/08/2014 01:52 Actualizada 09:13

[email protected]

La decisión para elegir la carrera profesional requiere de una preparación desde secundaria, así lo determinó la experta en Orientación Vocacional, Guillermina Rojas, quien reconoció que la mayoría de los jóvenes toman la decisión apresuradamente por impulsos económicos o influencia de amistades, más que por su satisfacción personal.

Ante la incertidumbre y confusión que puede suscitarse frente a la elección de una carrera, es necesario llevar una guía para determinar las aptitudes, ventajas y desventajas de cada individuo. El no tomar una decisión pensada resulta en el abandono de la carrera, hecho que implica pérdida de tiempo y en ocasiones dinero.

Un orientador vocacional es quien acompaña a los jóvenes a tomar una decisión más certera sobre su elección de carrera, a través de entrevistas, así como la aplicación de pruebas de intereses, aptitudes, rasgos de personalidad y capacidades intelectuales.

La licenciada en psicología educativa con especialidad en Orientación Vocacional, egresada de la Universidad Autónoma Metropolitana de México, Guillermina Rojas, lleva ejerciendo por más de 20 años la materia en Querétaro, herramienta que consideró fundamental para tomar una elección inicial de carrera, por esta razón insistió en una orientación temprana.

“Considero que falta mayor percepción desde etapas tempranas (secundaria) donde ellos puedan ir construyendo su proyecto de vida, en particular la elección de una carrera profesional. La decisión la llegan a tomar hasta el 5º semestre de preparatoria, en donde se divide la educación media superior por áreas” compartió la experta.

En este sentido, determinó que lo más conveniente es que se incluyera como materia en todas las escuelas secundarias para preparar sobre una de las decisiones más importantes de su vida.

Es importante aclarar que un orientador vocacional no puede responder las preguntas por uno, sino que apoya en mostrar el camino para la decisión del joven.

La psicóloga consideró un error la presión de los padres hacia sus hijos para la elección de cierta carrera, ya que dijo que ellos deben estar como apoyo y no como actores impositivos, pues este fenómeno orilla a la frustración del joven en corto o mediano plazo.

Algunos de los distractores que provocan una decisión insatisfactoria para la carrera son: el bombardeo mediático de ciertas instituciones que busca convencer por un estatus social, antes que una satisfacción personal. Rojas expuso que la mayoría de los jóvenes deciden su carrera por imitación a los amigos, pareja o ambiente en donde se relacionan.

La importancia que se le otorga a la opinión de los demás es muy grande, se tiende a complacer e imitar a los amigos, por lo cual el renombre del lugar donde se realizarán los estudios es considerado como primer término, abundó

La orientadora vocacional recomendó que para una correcta y reflexiva elección se puede escuchar experiencias de trabajadores de la carrera que se desea, hacer una visita a la universidad ,conocer el plan de estudios, los docentes, así como buscar el campo laboral en su área, aseguró que esto disminuirá la incertidumbre vocacional en el proceso.

Refirió que nada es un impedimento para el estudio, inclusive un embarazo no debe truncar los sueños y metas de los jóvenes.

“En primer término, que sean conscientes de que todas las acciones tienen consecuencias y si desean alcanzar sus propósitos deben tomar decisiones acertadas, y en caso de embarazo, que ello no sea un impedimento para continuar con su proyecto” opinó

En conclusión, Guillermina emitió un mensaje a los jóvenes que están por elegir su profesión, a reflexionar a conciencia sobre las aspiraciones incluyendo las capacidades personales, posibilidades y oportunidades. Advirtió que actualmente se requiere mayor preparación con posgrados, idiomas, programas de cómputo y demás herramientas que lo vuelven más competitivo.

Temas Relacionados
jóvenes deciden destiempo necesario