Bullying, un problema generacional

Vida Q 08/08/2014 01:52 Actualizada 09:26

[email protected]

El bullying o acoso escolar es el concepto de un fenómeno que ha existido desde siempre, sin embargo, México no ha logrado avanzar en su erradicación.

Niños obesos, bajos de estatura o huérfanos son los más propensos a ser agredidos, la violencia física o psicológica en las escuelas puede derivar en graves consecuencias. Francisco Castillo Alemán, miembro de la dirección general de Prevención del Delito de la Procuraduría General de la República (PGR), declaró que uno de cada seis jóvenes que son víctimas de bullying se suicida.

Según la psicóloga educativa, Liliana Aguilar Cruz, este conflicto es una cadena difícil pero no imposible de eliminar, detalló que es un tema generacional que si no se corrige desde pequeños repercute hasta años más adelante, tanto por parte del agresor como por el trauma de la víctima.

“El bullying se da desde primaria, preparatoria, universidad y hasta adultos en empresas, y es la agresión hacia otras personas. El bullying es la punta del iceberg, realmente debajo de todo esto viene un trasfondo y esto es generacional”, informó la especialista queretana.

El estudio ‘El bullying o acoso escolar’ por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) arroja que la edad más frecuente en la que se presentan actitudes violentas es entre los siete y los 14 años.

La especialista reconoció que la ausencia de los padres por el trabajo ha incrementado el fenómeno debido a la falta de atención en los niños. Detalló que en el tiempo de ocio, los infantes se refugian en la televisión o los videojuegos, mismos que presentan actos de violencia; esta acción la replican con los más vulnerables en la escuela. De ahí la palabra en inglés bull, que significa embestir o agredir.

La psicóloga en nivel básico exhortó a los padres a una atención y comunicación contínua con sus hijos desde pequeños, pues las consecuencias del bullying son significativas para el crecimiento de un niño: baja autoestima, depresión, mentiras, violencia, reprobación escolar e incluso deserción.

En edades más avanzadas esto se refleja en las adicciones, aislamiento y la búsqueda de la identidad en grupos con problemas similares, volviéndose un círculo vicioso.

Cabe señalar que en el sistema educativo no se trata de manera personalizada este tema, la Unidad de Servicios para la Educación Básica en el Estado de Querétaro (USEBEQ) no cuenta con psicólogos para las más de dos mil escuelas públicas por falta de presupuesto.

En consecuencia, las autoridades desconocen cifras puntuales sobre niveles de agresión o casos de bullying en la entidad queretana.

Frente a ello, Aguilar Cruz llamó a no minimizar el bullying, pues la mayoría de los educadores e incluso los padres de familia desconocen cómo tratar el fenómeno.

La experta expuso que se debe sanar con un reconocimiento amoroso de la persona, tanto al agresor como a la víctima, hacerles ver el valor de cada ser humano a pesar de sus diferencias y finalmente escuchar los problemas que de fondo existen en los menores, ya que la agresión es un reflejo de la ausencia o carencia de algo. Las herramientas necesarias en la atención a los problemas de infantes son el cariño, comunicación y atención.

Liliana determinó que no se deben aplicar sanciones aunque sí medios de integración escolar y un proceso de socialización armónica en las escuelas. El privarlo o castigarlo pudiera traer nuevamente actitudes violentas.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) informó que México está en el primer lugar a nivel internacional en el número de casos de acoso escolar en nivel secundaria.

Temas Relacionados
bullying problema generacional