Los vestigios del primer sistema hidráulico de Querétaro

En el patio del Centro de las Artes de Querétaro (CEART) se pueden admirar los vestigios palpables de la Acequia
A partir del rescate de monumentos que se realiza en el Centro Histórico se descubren los vestigios de la Acequia Madre.
A partir del rescate de monumentos que se realiza en el Centro Histórico se descubren los vestigios de la Acequia Madre. FOTOS: CORTESÍA
08/06/2018
03:27
MARIANA MOCTEZUMA
-A +A

En el patio del Centro de las Artes de Querétaro (CEART) se pueden admirar los vestigios palpables de la Acequia Madre, el primer sistema hidráulico que abastecía de agua limpia las casas, huertas y conventos de la ciudad de Querétaro.

En sus orígenes —que datan del siglo XVI—, la Acequia Madre era un canal a cielo abierto, poco a poco fue creciendo en extensión y se le protegió con cantera para conservar el cauce del agua.

“De acuerdo a datos de fuentes oficiales, la Acequia Madre nace por el siglo XVI, se traza y se construye por Fernando de Tapia, mejor conocido como Conín, a quien se le regalaron estos terrenos, y para regarlos construye el sistema hidráulico”, comentó el historiador Jorge López durante su conferencia sobre la Acequia Madre y su importancia para Querétaro.

vq_agua_acequia_1_61646788.jpg

Anterior a la construcción de la acequia, la población que habitaba este territorio se abastecía de agua por medio del Río Querétaro, que de acuerdo con algunos mapas, pasaba por lo que hoy se conoce como Avenida Universidad, calle Juárez hasta Avenida Ignacio Zaragoza y seguía hasta Avenida Tecnológico para terminar nuevamente en Universidad. Al llegar los españoles desvían este cauce para construir la Noble y Leal Ciudad de Santiago de Querétaro.

“Querétaro tiene dos trazas, el Templo de San Francisco es el punto central, del este hacia el poniente está la traza española, y hacia el Templo de la Cruz, está la traza indígena, está última correspondía a los primeros pobladores de Querétaro. Cuando llegaron los españoles el río les estorbaba, por lo que decidieron desviar su cauce natural al que actualmente conocemos, la traza española de la ciudad se realizó de acuerdo con un tipo de reglamentación que tenía Felipe II, que lograba una cuadricula perfecta para controlar el paso por los pueblos”, destacó el historiador.

Cuando la Acequia Madre fue construida por Conín, se utilizó para riego, posteriormente para consumo de agua potable, después para uso industrial y uso doméstico, para el siglo XIX se deja de utilizar porque era insalubre ya que contenía también desechos de obrajes y animales.

Ahora se sabe que la Acequia Madre tiene 10 puntos importantes en Querétaro, inicia en la presa de la Purísima en donde hoy se encuentra el Seminario Conciliar de Hércules, de ahí pasa por un lado del Acueducto, da vuelta en Circunvalación, se sigue por la calle 16 de Septiembre, pasa por la ex Prepa Centro hasta llegar a la Casa de la Marquesa, pasa por San Agustín, Santo Domingo, el Hospicio Vergara y termina en Santa Rosa de Viterbo. Para que el agua pudiera subir a las zonas altas, se utilizaba un molino, aprovechando la fuerza de este se molían granos y semillas. Poco a poco se fueron construyendo ramales de la acequia que acercaban el agua a más pobladores o que se metían a las casas de la clase alta para tomas privadas.

De acuerdo a la Sombra de Arteaga, en los meses de lluvias la acequia se limpiaba por lo que se avisaba a la ciudadanía que no podían tomar agua durante el proceso de limpiado, que duraba alrededor de 10 días, por esta razón aún se pueden encontrar en las casonas del Centro Histórico piletas en donde almacenaban agua.

vq_agua_acequia_2_61646803.jpg

Con la construcción del Acueducto el sistema de abastecimiento hidráulico cambia, se construyen fuentes públicas y privadas para abastecer de agua a la población, las fuentes privadas se encontraban en las casonas de las familias de la clase alta y de los benefactores de la obra. Se comenzó con la construcción de cuatro fuentes públicas: la del Templo de la Cruz, Plaza de Armas, Jardín Zenea y Santa Clara. Aunque la acequia seguía funcionando en ese tiempo, la gente prefería el agua del acueducto, ya que era más limpia y clara, por lo que la acequia se comienza a usar como drenaje.

Ya entrado el siglo XX el agua del acueducto deja de ser consumida y comienza a ser extraída por pozos subterráneos y almacenada por el Tanque de Agua que se encuentra a un lado del Cerro de Sangremal, en la que hoy es la calle de Zaragoza, al principio era un tanque rústico, sin embargo cuando comenzaron a consumir agua de aquí, se presentaron enfermedades debido a la mala calidad de los tubos que había, estos eran de fierro y el óxido comenzaba a contaminar el agua. Para este tiempo la Acequia Madre se olvidaba y se usaba solo como drenaje.

A partir del rescate de monumentos que se realiza en el Centro Histórico de la capital queretana se descubren los vestigios de la Acequia Madre, los cuales se pueden visitar en el CEART, estos restos son 30 metros de acequia que muestran dos sistemas de construcción, el más antiguo que es un canal con muros, mampostería y tapa de lajas de cantera rosa y el otro que es el mismo canal de mampostería, pero cubierta por una bóveda de cañón corrido.

Este sistema hidráulico fue olvidado y sobre él se edificaron varias construcciones, una muestra de su existencia en muchas casas del Centro Histórico es que se presenta humedad en las paredes, y esto puede ser causado por un ramal o por la acequia misma que pasa por esta zona, ya que al seguir captando agua de lluvia y no encontrar salida, esa agua sube por las paredes de las construcciones.

vq_agua_acequia_00003_61646815.jpg

Comentarios