Se encuentra usted aquí

Me gusta estar al lado del camino…

Tal como el éxito de Fito Páez, Chapter Querétaro hace una aventura de cada rodada, a bordo de sus Harley
Chapter Querétaro, Crew, Motociclistas, Harley, SOcios, Qeuipo, Pueblos Mágicos, Querétaro, Viajes, Recorridos internacionales
El crew une a verdaderos amantes de las motocicletas, sin importar la edad, ni la profesión (FOTOS: MARIO VALDÉS. EL UNIVERSAL)
08/01/2018
04:05
Karla Castillo
-A +A

La carretera es un camino infinito para Chapter Querétaro, un crew de motociclistas que aman rodar a bordo de sus clásicas Harley. Los más de 80 socios registrados disfrutan, además de constantes viajes, de una sana convivencia con integrantes de todas las edades.

Arturo Otonal, director del equipo desde noviembre de 2016, asegura que en este año que concluyó, lograron acumular 400 mil kilómetros corridos, lo que equivale a 10 vueltas al mundo.

Algunos de los viajes que le ha permitido a este selecto grupo apreciar amaneceres sin igual, incluyen salidas a Pueblos Mágicos de Querétaro y estados aledaños, así como recorridos internacionales, en los que se cuentan Daytona, Florida; Sturgis, Dakota del Sur; así como Texas y Las Vegas.

“Lo que sentimos es una gran libertad, es la mejor terapia que podemos tener porque te pierdes, vas solo con tu moto y no escuchas nada, simplemente vas rodando”, expresó Otonal, quien es amante de este mundo desde los 13 años.

En el Chapter existen subgrupos, uno de ellos es Young blood, que consta de jóvenes que comienzan a indagar en el ámbito de las Harley, mientras que a los miembros más antiguos los llaman La sangre nueva del crew.

“Es muy común que en países como Estados Unidos este estilo de motos sólo las manejen personas de 40 años en adelante, aquí nos gusta porque rompemos con el paradigma gracias a estos chicos de 20 a 25 años”, describió Otonal.

Por otra parte, están las Ladies, un grupo de mujeres apasionadas por la velocidad y enfocadas en deshacerse de los estereotipos que aseguran que las motocicletas y las emociones fuertes son exclusivamente para los hombres.

Para pertenecer a este crew es necesario contar con un kilometraje específico de rodadas, y por supuesto, poseer una actitud libre de prejuicios.

Hace un par de semanas EL UNIVERSAL Querétaro acudió muy temprano para presenciar la salida de una tradicional rodada dominguera, y en esa ocasión el destino fue Tequisquiapan, un Pueblo Mágico conocido por su importante producción de vino, así como los paisajes que brinda el camino previo a su llegada.

Los integrantes arribaron puntuales al centro de reunión, que fue la agencia Harley-Davidson, ubicada en la Carretera 57, Querétaro–San Luis Potosí, kilómetro 14, en Juriquilla. De inmediato los motociclistas comenzaron a revisar cada parte de su moto para asegurarse de tener un viaje seguro.

Uno de los socios se encarga de verificar que todos cuenten con su equipo de seguridad: pantalón, chamarra, guantes, casco y otros elementos importantes.

La ruta es previamente marcada en la junta semanal del Consejo del Chapter, pero minutos antes del arranque oficial, los detalles se repasan minuciosamente, así como la integración y supervisión de los nuevos integrantes, tomando en cuenta problemas climáticos y la lista de personas que saldrán en cada grupo, entre otras situaciones.

“Este ‘HOG’, Harley Owners Group, fue fundado hace siete años con la idea de compartir un estilo de vida, aquí no importa que seas ingeniero, arquitecto, doctor, administrador o lo que sea, aquí todos somos Juan o Arturo y tenemos algo en común, amamos rodar”, expresó Alfredo Navarrete, uno de los socios más antiguos.

Antes de partir no puede faltar la fotografía del recuerdo, para que luego todos tomen sus lugares, y comiencen a preparase para la salida; el ruido de los motores retumba en el ambiente y es entonces cuando los encargados de ruta dan la señal para que poco a poco, los equipos salgan.

Algunos integrantes llevan consigo en el asiento a sus hijos, amigos, o incluso a sus esposas, las famosas Adelitas del road, quienes los acompaña en esta divertida travesía.

“Lo que hemos creado es una hermandad, no sólo es salir a disfrutar en motocicleta por la carretera, también es convivir; se hace una gran familia detrás de todo esto”, concluyó Oscar Peralta, un apasionado de las motocicletas desde los cinco años de edad, y quien hace una década tuvo la oportunidad de continuar con su gusto abriendo Harley-Davidson Querétaro.

Comentarios