Primer paso, prender la computadora

Vida Q 07/10/2013 00:04 Actualizada 11:06

Gloria y Emiliano, de 50 y 60 años de edad, respectivamente, son una pareja de comerciantes. Ellos jamás en su vida han prendido ni usado una computadora.

“Nos sentimos mal porque sabemos que somos analfabetas digitales”, coinciden. “De pronto nos genera cierta inseguridad que nuestros nietos, menores de cinco años sí sepan manejar la máquina y nosotros no sabemos”.

Reconocen que “algo” cambiaría si supieran utilizar una PC y acceder a Internet: Emiliano, quien también es jubilado, sabe que tal vez encontraría en las redes sociales a sus viejos compañero de trabajo; Gloria piensa que manejaría mejor su negocio si pudiera emplear herramientas tecnológicas.

Este caso no parece tan singular si se considera un dato de Átomo Educativo: casi la mitad de la población mexicana no sabe utilizar una computadora. Esta institución imparte, desde hace casi un año, cursos gratuitos a personas de prácticamente cualquier edad, con el fin de erradicar el analfabetismo digital en México.

Hasta el momento, se han capacitado a más de mil 600 personas, la mayoría entre 35 y 60 años de edad (60 por ciento), el resto tiene entre 15 y 34 años de edad.

“Los adultos mayores nos comentan que no tuvieron contacto con la tecnología de primera mano y no siguieron el proceso de las cosas al siguiente nivel, lo que los llevó al rezago”, declara Marcos López, cofundador y director de Átomo Educativo.

El miedo a romper o descomponer una PC, coincide, es la principal limitante que observa entre quienes toman los talleres.

“Nosotros les decimos que no tengan temor. A menos que se les caiga la computadora de la mesa, lo cual es muy difícil, todo se puede reparar”, asegura López .

Los cursos se han dividido en básico (en el que se enseña a las personas cómo prender la computadora y navegar por Internet, principalmente–, intermedio (manejo de procesadores de texto y redes sociales) y avanzado (utilización de hojas de cálculo y creación de presentaciones digitales).

López no descarta, debido al entusiasmo de las personas que toman los cursos, que en el futuro se abra uno de programación.

“Los adultos saben que no solo se trata de tomar un curso, sino es una oportunidad para mejorar tanto su vida personal como profesional. Ellos han tenido oportunidades de ascensos, pero no las capitalizan porque no saben utilizar la computadora; por otro lado, las amas de casa no pueden ayudar a sus hijos a realizar la tarea por lo mismo”, sentencia el experto.

Cuando aprenden a utilizar una PC, asegura, son más felices y comparten su conocimiento con al menos otras tres personas.

Para continuar impartiendo los cursos, precisa que los voluntarios y los donativos libres –por el momento, ya que se está en el proceso de trámite de hacer de Átomo Educativo, una asociación civil– son fundamentales.

Tanto los talleres de esta institución como los de Mamá Digital, se imparten en el TelmexHub, centro de innovación tecnológica ubicado en la calle de Isabel la Católica 51, en el Distrito Federal.

Así, para enfrentar a la tecnología (y los dispositivos electrónicos modernos), descubrirla y conocer todas sus posibilidades, solo es necesario tener una disposición más atrevida. Como refieren los expertos, no hay nada que perder y sí mucho que ganar.