Laura Zamora: Entre los aromas de la vid

Vida Q 07/03/2013 00:03 Actualizada 00:38

Con 34 años inmersa entre los aromas de la vid, Laura Zamora reconoce que no ha sido nada fácil pisar “un terreno anteriormente propio de hombres”.

Laura recuerda que hace más de tres décadas llegó a las bodegas Santo Tomás para trabajar en los laboratorios, y poner en práctica la carrera enológica que entonces había cursado, con el tiempo, la vida la llevó a la ciencia del vino.

“Las mujeres hemos tenido un gran crecimiento en el área laboral, nos ha sido difícil porque además de cumplir con nuestro trabajo profesional, también hemos tenido que desempeñar otras obligaciones como el rol de ama de casa, de madre, de esposa; tuvimos la libertad de elegirlo, pero no ha sido nada fácil”, comenta.

La enóloga explica que obstáculos ha encontrado muchos en el camino y para que una mujer destaque, tiene todavía que trabajar mucho más que los hombres, “nos cuesta más que a ellos, demostrar o que nos otorguen la credibilidad de que podemos hacer algo”.

LOS MOMENTOS MARAVILLOSOS DE LA VIDA

La bajacaliforniana cree que sus dos hijas pueden lograr mucho más que ella en menos tiempo si se lo proponen, porque ella al igual que muchas otras mujeres se han encargado de abrir brecha.

Pero, ¿qué fue lo que motivó a Laura Zamora a acceder al rubro vitivinícola?, nada en especial, sólo estar en el lugar y momento indicados.

“Los momentos que más disfruto en mi trabajo son la recepción de la uva, tomar decisiones en la autorización de la pizca, la fermentación; es como cuando un bebé nace, hay que tener la cuna preparada para recibirlo, aquí hay que tener la bodega, el estanque, todo limpio y preparado, cuidarlo como cuando procuras a un niño, que no se le suba la temperatura, que todo esté perfecto para que el vino sea bueno, para lograr un hijo sano”, asegura.

Respecto al momento actual del vino en México, Zamora expresa que esta cultura ha crecido, se ha logrado que la gente no llame vino a todo lo que contiene alcohol, que note la diferencia.

“Ya comenzamos a disfrutarlo, ya nos atrevemos incluso a maridarlo con la gastronomía mexicana”, puntualiza Laura Zamora.