Graciela Ángeles: ‘Al mezcal no se llega por elección propia’

Vida Q 07/03/2013 00:03 Actualizada 00:39

En el auge contemporáneo del mezcal en México, el nombre de Graciela Ángeles resalta como una de las más relevantes maestras artesanas del destilado en Oaxaca, responsable de la fabricación de Real Minero, marca en cuyas diversas variedades se utilizan agaves silvestres, con una destilación en olla de barro y fuego de leña, lo que lo posiciona como una creación de orfebres mezcaleros.

Además de su carácter único, sustentado no en los agaves que el productor quiera utilizar, sino ante todo en las opciones que el campo brinde en la temporada, Real Minero brilla por el hecho mismo de que sea una mujer la responsable de su elaboración, en un ámbito ocupado en un 99 por ciento por hombres, como dice Graciela en el palenque ubicado en Santa Catarina de Minas, Oaxaca.

“Hasta ahora no he visto una consecuencia de que estén destacando las mujeres en la fabricación de mezcales. Lo malo, en todo caso, es que nos ven como si fuéramos el changuito del circo.

“En los documentales la gente dice que es una vocación que descubrieron desde niños, que siempre sintieron la pasión; pero son comentarios que surgen de preguntas inducidas”, advierte.

LAS MUJERES VEMOS A FUTURO

Graciela Ángeles estudió la licenciatura en Comunicación en Oaxaca; posteriormente realizó una maestría en Sociología en la Universidad Metropolitana (UAM), campus Xochimilco. Debido a “circunstancias familiares”, como ella define, debió regresar al hogar paterno para tomar las riendas del palenque, con el apoyo de su padre, Lorenzo Ángeles.

“La vida me puso aquí. El hecho de que las mujeres participemos en el trabajo mezcalero se toma de muchas maneras, sin que falte la ocasión de atacarnos. Lo primero que siempre dicen es que no somos capaces de hacer el trabajo rudo; pero no toman en cuenta que esto también implica labor intelectual.

“Hay mucho celo profesional, tomando en cuenta los resultados que logramos, no sólo en el ámbito de la producción, sino también de la administración. Por lo pronto hay que considerar que si estamos nosotras, todo funciona diferente, por nuestros distintos valores, ya que queremos fincar una seguridad familiar, puntualiza Graciela.