Manda al diablo a sus oponentes

Vida Q 06/06/2014 01:38 Actualizada 10:30

[email protected]

Sor Cristina logró la hazaña y se coronó como la gran ganadora de La Voz Italia, triunfo que agradeció de la forma como ella sabe hacerlo, rezando un Padre Nuestro en compañía de los otros tres finalistas y sus coaches.

“Si tú eres la santa y yo el diablo, imagina hasta dónde podemos llegar juntos”, fueron las palabras casi proféticas que el rapero J-ax le dijo a Sor Cristina en las audiciones, y que el día de ayer se cumplieron al convertirse en el equipo ganador.

Cansada y nerviosa fue como lució la religiosa después de dos rondas de eliminación, en las cuales dejó atrás a sus contrincantes Giorgia Pino y Tommaso Pini, pero su actuación siempre recibió buenas críticas, tanto de su coach como de los otros jueces, Raffaella Carrá, Piero Pelù y Noemi.

“Ella es el diablo en persona, es un diablillo. También es muy valiente, porque ha resistido mucho estrés en estos meses y no ha sido fácil presentarse ante el mundo de esta forma tan contundente”, dijo el coach Piero Pelù, después de escucharla cantar “Beutiful that way”, de la película La vida es bella.

“Tengo un protector especial que me ayuda”, le respondió Sor Cristina señalando hacía arriba.

“Lungo la riva”, tema inédito, “No one” y “Flashdance... What a feeling”, fueron los temas que interpretó, demostrando que tiene el talento para abordar el género musical que sea. Pese a que Giacomo Voli, su contrincante final, sorprendió con su interpretación de “Rock’n roll” y “Vivere il mio tempo”, el favor del público estuvo con Sor Cristina, quien logró 62.30% de las votaciones.

El conductor de La Voz, Federico Russo, le preguntó a Sor Cristina cómo se sentía al ganar, a lo que respondió: “Es una pregunta un poco difícil de responder, pero me siento en el deber de agradecer a toda la gente que me ha sostenido. No importo yo, importa Cristo”.

Sor Cristina ganó un contrato con Universal Music. Pero la fecha decisiva para la vida de Sor Cristina Scuccia será el 29 julio en la ciudad de Asís, día en el que deberá renovar los votos de castidad, pobreza y obediencia para así convertirse, de manera definitiva, en una Orsolina, nombre que adoptaron, como sinónimo de “enseñantes”, diversas religiosas.

Toda Italia se pregunta si Sor Cristina confirmará serenamente su fe religiosa o si decidirá continuar con su futuro de popstar con hábito.

Desde hace unas semanas corre la versión que Universal ha propuesto a la casi religiosa, un tour mundial pero que podría no interesarse más en ella si decide renunciar a su vocación.