“Sade” explora los límites humanos

Vida Q 05/08/2014 00:01 Actualizada 09:33

Nació con el gusto por la pintura, porque su padre es pintor, su madre guarda un dibujo que hizo cuando el pequeño Germán tenía dos años y a los seis años realizó su primera exposición. Siguió pintando en la primaria, pero en la secundaria dejó el arte por el beisbol y formó parte de la selección de Durango, estado de donde es originario Germán Valles.

Por su historial, otros podrían haber asegurado que se dedicaría a la pintura, pero antes de elegir con su propia voz, dejó su destino a la suerte.

“Me llamaba la atención la música, la pintura, también me gusta mucho la química, pero decidí dejar mi suerte a un volado y cayó en pintura y me metí a la Escuela de Pintura, Escultura y Artesanías de la Universidad Juárez”, recordó el artista.

En el 2010 comenzó a pintar las obras para Sade y en su viaje a España, para continuar estudiando, siguió la composición de la serie. El proyecto consta de 22 obras de pequeño, mediano y gran formato.

En Querétaro, en la Galería Libertad, se presentan una selección de las obras que constituyen Sade. Y esa colección refleja la esencia original del trabajo creado por Valles.

Sade es una referencia para hacer alusión a los síntomas humanos, los límites humanos, que pueden ser las drogas o la sexualidad, pero llevados al límite, no tiene que ver tanto con la obra del Marqués de Sade, sólo un cuadro hace referencia, lo demás es la metamorfosis de la escritura a la pintura, pero aportando un contexto cultural más amplio, habla de política, sociedad, cultura, todo lo que engloba un pueblo pero al límite”, dijo el pintor.

Esta relación entre pintura y literatura es una constante en los trabajos del artista, quien actualmente trabaja en el proyecto llamado Soledad, basado en El laberinto de la soledad del poeta y ensayista mexicano Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura.

“Aparte de pintura también hago escultura y grabado, y para mi tesis estoy haciendo 12 esculturas de tamaño natural, es algo parecido a lo de Sade pero un poquito más fuerte. Hace poquito me di cuenta que me he basado en la literatura para crear mi obra, en esta nueva serie trabajo con El laberinto de la soledad de Octavio Paz, se va a titular Soledad y está hecho con material reciclable, no tanto material industrial, son cáscaras de plátano, pañales, todo eso, pero formando figuras humanas, o sea que va oler pero feo y esa es la intención”, agregó Valles.

Sade se exhibirá en Galería Libertad hasta el 31 de agosto, y Germán Valles tiene contemplado exponer en el octubre en la Semana Cultural de Chicago, su serie Bicéfalo.

Temas Relacionados
sade explora límites humanos