Siempre con la cara en alto

Vida Q 05/07/2014 01:45 Actualizada 12:20

El compositor Julio Ramírez, quien junto a Jesús Navarro y Gilberto 'Bibi' Marín conforman el exitoso trío de pop-rock Reik, comenzó su amor por la música desde los 12 años, cuando pidió a sus padres que le compraran su primera guitarra. Oriundo de Mexicali, Baja California Sur, y autor de canciones como “A ciegas”, “Como me duele”, “Irreversible” y “Te fuiste de aquí”, el músico ha sido acreedor a reconocimientos por sus temas “Irremediable”, “Peligro”, “Creo en ti” y “Con la cara en alto”, otorgados por la Sociedad de Autores y Compositores de México, al ser de las canciones más escuchadas en el país.

"La música ha significado diversas cosas en cada una de las etapas de mi vida; por ejemplo, desde muy pequeño me gustaba imitar que cantaba, o incluso bailaba algunas canciones de Kabah con mis primas. La música es mi pasión y vivo de ella, pero siempre busco opciones nuevas para sentirme vivo", dice Julio.

 

El poder de Reik

Para Julio, el formar parte de Reik ha cambiado su vida desde el momento en el que dejó Mexicali para vivir en el D.F. “El vivir aquí me ha dado mundo, he viajado mucho y conocido gente muy interesante; sin embargo, me encanta mi ciudad y de ella conservo mis valores, mi esencia y mi forma de ser.

Pero de la Ciudad de México me gusta que puedes ser quien quieras ser, vestirte como desees sin que la gente te juzgue. Por ejemplo, si alguien es gay o no, aquí ni siquiera tiene por qué ser un tema de conversación.

“En cuanto a mi profesión de músico, Reik me ha permitido conocer a grandes compositores, de quienes he aprendido muchísimo y me nutro de todos; voy tomando pequeñas cosas de cada uno”, confiesa.

Acerca de su sencillez, el cantautor revela que uno de los grandes momentos que recuerda con mucho cariño y que lo han hecho ser como es, sucedió cuando cursaba el quinto año de primaria y solía viajar con su familia a la playa Rosarito.

“Era tal mi ‘pegue’ con las mujeres que me consideraban guapo, que en ese momento me la creí. Ahora pienso que de pronto la fama, los premios y todo

lo que me ha dado Reik no podría volverme a separar los pies de la tierra porque ya lo viví y ahora sólo disfruto de mi carrera, mis fans, mis amigos y mi familia”.

Otro gran momento que recuerda es el verano de 2004, cuando firmó con su grupo el contrato con Sony Music, así como la grabación del disco Peligro, y el lanzamiento de las nuevas baladas que le han dado un resurgimiento a Reik. “Creo que nunca debes descuidar nada en la vida, ni a tu familia, ni a tu carrera, y de pronto, por este último disco descuidamos las baladas, por lo que al lanzar “Creo en ti”, volvimos a ser nosotros”, narra Julio, sin dejar ni por un momento su gran sonrisa.

 

Hablando de estilo

“La moda llegó a mí, no la busqué, ya que recuerdo que a los 16 años no me importaba mucho mi imagen, me vestía con cualquier t-shirt sencilla y ni siquiera sabía combinar las prendas; sin embargo, Jesús y Bibi, así como otros amigos, fueron quienes me han instruido poco a poco.

“Cada persona con la que convivimos en el camino tiene un estilo y he aprendido a retomar lo mejor de cada una. Algunas veces me salgo de mi zona de confort -como ahora- que usé una camisa de cuero que de primer momento no me la hubiera puesto, pero he aprendido a ser más seguro de mí mismo y poder experimentar con piezas que antes no hubiera utilizado, y a pesar de prejuicios, esta prenda me encantó una vez puesta”. 

Acerca de sus básicos para viajar, Julio cuenta: “Los skinny jeansson indispensables en mi guardarropa, los uso arremangados y los combino con botines; t-shirts de algodón y una chaqueta ligera de mezclilla. De hecho, me llaman ‘El Niño Mezclilla’, ya que considero que el denim siempre luce bien y si porto una buena camiseta, con un blazer azul y mis tradicionales jeans me siento feliz”, señala Julio, a quien también le encanta usar trajes de dos piezas.

 

El mejor 'look'

“Lamentablemente no nací súper flaco, así que si como y bebo: engordo, pero tengo la fortuna de que si me aplico con mucho ejercicio y dejo de comer alimentos grasosos, bajo de peso rápidamente. Así que para compensar hago bikram yoga, ya que estar en un cuarto a 42 grados de temperatura me hace sudar mucho y perder peso, además de brindarme flexibilidad y hasta limpiarme la piel.

“No me gusta tener tantas reglas en mi vida, así que lo mismo sucede con la alimentación: evito las dietas y no me gustan las pesas, prefiero los cuerpos naturales”, explica el cantante.

Acerca del cuidado de su piel confiesa haber usado algunas cremas y mascarillas de Givenchy antes de cada concierto para sentirse mejor.
“Por último, quiero agradecer a mis fans por su gran cariño, a los ‘Jules’ y a las ‘Reikas’, que son mis club de fans que me han acompañado en cada momento”, finaliza Julio, quien por ahora toma clases de canto para perfeccionar su estilo.

Temas Relacionados
siempre cara alto Julio Ramírez