Se encuentra usted aquí

Música con sabor a Agüita de Jamaika

Pasión, entrega, sueños y esfuerzo constante son algunos de los ingredientes esenciales para tener éxito en una banda
Agüita de jamaika, músicos, Vida Q, banda musical
Fernanda, Omar, Rafael e Itayetzi buscan llevar su propuesta a otros escenarios y tocar con otras bandas. FOTO: GONZALO IBAÑEZ. EL UNIVERSAL
05/04/2017
02:08
VERENICE LÓPEZ REZA
-A +A

Pasión, entrega, sueños y esfuerzo constante son algunos de los ingredientes esenciales para tener éxito en una banda, así lo menciona Agüita de Jamaika, agrupación queretana de rock reggae que se formó hace poco más de cuatro años por dos jóvenes en busca de dejar su propia huella en la música.

La banda ha crecido gracias a la constancia y dedicación de cada uno de sus miembros. Actualmente está integrada por Fernanda Arzaba (saxofón y voz), Itayetzi Pineda (bajo), Rafael Camacho (guitarra y voz) y Omar Rojas (batería), quien nos compartió que desde pequeño sintió atracción por aprender a tocar la batería y fue a los 16 años cuando inició el proceso.

Rafa y Omar, quienes ya participaban juntos en otros proyectos musicales decidieron realizar uno propio que remarcara su pasión musical y la esencia de cada uno, por lo que en 2012 se lanzaron a tocar juntos, comenzando en comedores y restaurantes presentando algunos covers.

Dos años después se integró al equipo Fernanda y en conjunto comenzaron a trabajar en canciones propias, hasta que finalmente se unió Itayetzi para quedar establecido formalmente el grupo.

Platíquenos un poco de su trayectoria personal

—Omar Rojas Sánchez: Estudié Diseño Gráfico y ahora estoy estudiando una licenciatura en Mercadotecnia en la UVM. La música me apasiona desde que tengo memoria, en especial la batería, pues siempre me llamó mucho la atención desde el sonido hasta el ritmo, quizás porque cuando mi madre estaba embarazada hacia vestidos de novia y lo relaciono con el sonido de la máquina de coser. Hasta los 18 años tuve la oportunidad de dedicarme formalmente a la música, pues a los 16 conocí a la primera persona que tenía una batería en su casa y de ahí me agarré para practicar. Fue hasta los 18 que logré comprar mi propio instrumento. Cuando toco la batería mi mente se va a otro lado, me gusta pensar en historias, colores y sensaciones que al tocar puedo transmitir a las personas.

Inicié tocando en una banda que se llamaba Los Atletas, después la Prodigiosa Roots y de ahí toqué un tiempo en la Delicia de Alicia, que fue en donde conocí a Rafa. Después un tiempo en Yerbabuena, pero hoy lo que le da alegría a mi corazón, al ser mi proyecto al 100, es Agüita de Jamaika.

—Fernanda Arzaba: A los 11 años comencé a estudiar en Bellas Artes de Tultepec canto y surfeo, yo quería ser una roquera como Elvis Presley. Me he mudado muchas veces, por lo que en Cuernavaca descubrí y definí que me iba a dedicar a la música toda mi vida. Entré a la Banda Sinfónica de Alientos y ahí tocaba el clarinete, yo quería saxofón pero no tenía el dinero suficiente. Fue en uno de los ensayos donde sentí cómo la música me llenó por completo. Cuando nos mudamos a Querétaro entré al Cedart, que es bachillerato en artes, y armé mi saxofón gracias a las ganancias que obtuve vendiendo libros. Creo que el sax me gusta por el programa de Los Simpson, me identifico mucho con el personaje de Lisa.

Toqué un tiempo con Chaneque la banda de percusiones africanas, estuve con Kumku y después en AuxMatanshi, pero ahora mi dedicación al 100 es Agüita de Jamaika. Actualmente estoy estudiando una licenciatura en línea musical en la Universidad Autónoma de Querétaro

—Itayetzi Pineda Hernández: Soy originaria del Estado de México. Estudié una licenciatura en Turismo en la Autónoma del Estado de México y llegué a Querétaro hace cinco años por trabajo. Mis papás son músicos de una banda llamada Reto Hit por lo que desde que nací estuve en contacto con los instrumentos, los ensayos y la música en directo. Me incliné a tocar la guitarra gracias a mi papá, pues siempre lo veía en el escenario acostarse, bailar y hacer cosas muy hippies o roqueras que me gustaron. Desde los 10 años recuerdo que le tomaba su guitarra para aprender sola, ya que él no quería enseñarme, pues me decía que no era un ambiente para mujeres. Mi mamá me enseño el círculo de sol, pero me aburrí por lo que traté de aprender por mi cuenta. A los 16 me compré mi guitarra eléctrica y aprendí el bajo. Inicié tocando covers de rock, he tocado mucho en grupos versátiles. En Querétaro mi primer banda fue el grupo de reggae Curazao y desde el 2016 Agüita de Jamaika

—Rafael Camacho: Estudie Música Clásica en la Universidad Autónoma de Querétaro, después realicé una Ingeniera en audio enfocado a la grabación. Me gusta la música electrónica, soy fundador de la banda la Delicia de Alicia y ahora de Agüita de Jamaika. Siempre me ha gustado grabar, producir y componer y por qué no también descomponer (ríe). Actualmente ayudo a otros colegas en producciones discográficas. Tengo un proyecto que se llama Kumku donde mezclo todo lo que hago, no es comercial, pero mezclo los estudios que tengo con tecnología.

¿Cómo nace la idea de crear la banda?

—Nace en 2012 por Rafa y yo (Omar) cuando aún era parte de la banda La Delicia de Alicia, por lo que le propuse hacer algo personal y diferente. Iniciamos tocando en cantinas y comidas corridas.

Una vez que aterrizaron la banda, ¿cómo fue el proceso?

—Iniciamos haciendo covers alrededor de dos años del 2012 al 2014, después entró Fernanda en 2015 e Itza en 2016 para ser bajista, dando la oportunidad a Omar de dedicarse al 100% a la batería. En ese proceso de ser dos y tocar informalmente logramos hacer muchos temas de autoría propia por lo que decidimos formalizar el proyecto en 2016 y buscar la grabación de nuestro primer disco.

¿Cómo surge el nombre?

—Ya llevábamos un tiempo tocando juntos, pero no teníamos nombre porque solo íbamos a tocar unas cuantas canciones, hasta que un día a alguien se le ocurrió anunciarnos en una de las tiendas donde tocábamos, por lo que yo (Rafa) al ver una mermelada de Jamaica que vendía en el lugar dije ‘Jamaica Jam’, así nos estuvimos presentando un tiempo.

¿En qué momento se convierte en Agüita de Jamaika?

—Surgió un conflicto porque la banda parecía más de Jamaica que de México, así que decidimos ponerle Agüita de Jamaica, ya que es algo muy tradicional en los comedores mexicanos.

¿Cómo fue el proceso de covers a música propia?

—Hace dos años iniciamos las composiciones y en los lugares de toquines fue donde empezamos a experimentar con lo propio. Cuando tuvimos algo de material comenzamos a promoverlo y notamos que las personas lo aceptaban muy bien.

¿Cómo definirían el género de su música?

—Como rock-reggae.

¿Han tenido la influencia de algunos cantantes o géneros musicales?

—Sí de ska, reggae, jazz, latin, progresivo, cumbia, salsa y rock, nos gusta mucho la música, sin importar el género una buena melodía debe reconocerse.

¿Dónde se han presentado?

—Hemos tenido la oportunidad y fortuna de presentarnos en León, Tequisquiapan, Ciudad de México, Cuernavaca, Tepoztlán, Irapuato y zona Bajío Centro. En Querétaro en plazas y algunas fiestas.

¿Cuál ha sido la aceptación de la gente respecto a su música?

—Ha sido excelente, la verdad es que en el lugar que nos presentamos logramos gustarle a las personas, pues hasta nos han pedido que toquemos en algunas de sus fiestas.

Actualmente, los músicos están por lanzar su primer disco que contará con nueve canciones de autoría. “Se está grabando en el estudio de Mike músico de Yerbabuena, el diseño lo está haciendo Omar. Por el momento no existe todavía un nombre oficial para el disco, pero tiene que ver con una semilla germinar está en proceso de masterizarse”, indicó Rafa.

¿Cómo será su lanzamiento?

—Esperamos poder presentarlo para el verano en el Rosalio Solano o alguna Plaza Pública. Se lanzará publicidad interactiva, demos de videos cortos y mucha difusión a través de redes sociales y medios de información.

¿Cuáles son sus proyectos a futuro además del disco?

—Seguir creando música, poder llegar a más personas y ser aceptados para en un momento no muy lejano poder ser teloneros de algunas bandas. Presentarnos en festivales y por qué no lanzar otro disco.

Comentarios