Tecnología de libre explotación

Vida Q 04/03/2013 03:53 Actualizada 12:49

Bajo la premisa de que cualquiera pueda adoptarlos, ejecutarlos, estudiarlos, modificarlos y distribuirlos sin necesidad de rendirle cuentas a nadie, alrededor del mundo existe una gran comunidad de programadores entusiastas, e incluso, grandes corporativos que crean soluciones tecnológicas bajo la licencia GPL o General Public License, de la iniciativa Software Libre (Free Software).

Esta doctrina fue creada en 1985 por Richard Stallman, un programador estadounidese que buscaba crear un sistema operativo alterno a los que funcionaban bajo licencia. De este movimiento nació, en 1991, el Sistema Operativo Linux , bajo los términos de la Licencia GPL.

Linux es una plataforma presente en todo lo relacionado con informática y computación, muestra de ello, comenta Luis Ortega, vocero de Red Hat en México, “es el sistema operativo móvil Android y el software de algunas televisiones. Incluso más del 80 por ciento de las operaciones financieras son soportadas por plataformas Linux, sin mencionar que la bolsa Nasdaq de Nueva York y la Bolsa Mexicana de Valores son instituciones que han adoptado este tipo de sistemas”.

EL PODER DE LA COMUNIDAD

El software libre defiende la autodeterminación del usuario para que pueda utilizar los programas como lo necesite, mejorar aplicaciones de otros desarrolladores, solucionar errores y hasta comercializar su versiones, como lo hacen empresas como Google, Twitter, Facebook o Amazon, que funcionan con Linux.

La principal ventaja es que a diferencia de los desarrollos cerrados como Windows, el sistema de código abierto posee una gran fuerza de conocimiento y desarrollo esparcida en todo el mundo, en forma de comunidad.

“Estas asociaciones son de todos tamaños, desde un par de entusiastas programadores hasta grandes corporativos interesados en fortalecer las plataformas abiertas, proporcionando conocimiento, ideas y fondos económicos”, afirma Luis Ortega.

Esta gran lluvia de ideas y colaboración generan que la innovación se cree mucho más rápido.

Grandes empresas privadas como HP, Red Hat, Intel, IBM; universidades como la de Stanford, el Massachusetts Institute of Technology (MIT) o la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), también están contribuyendo al desarrollo.

OTROS MOVIMIENTOS

Alrededor de lo que Stallman ideó surgieron otros organismos como The Linux Foundation, Open Source Software Institute y Open Source Initiative, que toman como base las premisas de GPL para garantizar a los usuarios el obtener el código fuente de cada programa, estudiarlo y realizar aportaciones.

Red Hat, dice el vocero de esa compañía en nuestro país, es una organización que desde su origen utiliza Linux y que genera dos ideologías: apoyar a las comunidades con recursos informáticos y económicos, para luego adquirir, validar y proporcionar productos especializados para los ambientes corporativos.

La mencionada compañía, es reconocida como la más grande alrededor del mundo de open source, y está vinculada con un buen número de las comunidades de Linux, incluso, recientemente se ha reconocido que la compañía con sede en Carolina del Norte aporta el 12 por ciento del kernel (núcleo) del código abierto del mundo.

La firma, apoya tanto a la comunidad de usuarios (con el Programa Fedora) como a las soluciones empresariales con Red Hat Enterprise Linux. “Estas dos vertientes buscan impulsar a las comunidades para que el software se desarrolle de manera más rápida, invirtiendo recursos tanto económicos como profesionales, para luego de una revisión, incorporarlas en una versión empresarial”, explica Ortega.

Otras de las mayores empresas de tecnología como Intel, IBM o HP también están fortaleciendo las plataformas basadas en código libre.

Adentrarse al mundo del software libre o del open source es una actividad que no necesariamente necesita de conocimientos especiales, existen muchos sitios en Internet, blogs y organismos interesados en la proliferación de esta gran ideología, por lo que brindan toda la información que requiera cada usuario.

MERCADO EN CRECIMIENTO

“En lo que va de la historia de la informática, el software propietario lleva más tiempo, pero la adopción de programas de código abierto que corre en ambientes licenciados ha ganado terreno y cada vez se encuentran nuevas y mejores alternativas”, comenta el experto.

Navegadores como Mozilla Firefox, Chromium, clientes de correo electrónico como Thunderbird, paquetería de oficina como LibreOffice, OpenOffice.org, reproductores multimedia como VLC, programas para editar imágenes como The Gimp, Paint.NET o Inkscape, son algunas de las soluciones más populares que corren en cualquier sistema operativo, pero que son parte de la filosofía de Software Libre y Código Abierto.

Luis Gutiérrez, Ingeniero de Sistemas y desarrollador de software para móviles, comenta que las aplicaciones de código abierto populares han lanzado sus soluciones para que corran en los principales ambientes como son Windows y Mac OS, “con el objetivo de proporcionar a los usuarios herramientas que realizan el mismo trabajo que las de código privado, pero de forma gratuita”.

“Las empresas consolidadas de código cerrado o propietario, que distribuyen su software bajo un esquema de licencias, han realizado muy bien su trabajo creciendo acelerádamente, impulsados por desarrollos como Microsoft Office y Adobe, que son paquetes básicos y populares que la mayoría de los usuarios del mundo conocen”, argumentó Gutiérrez.

AMBIENTE CORPORATIVO

Lo cierto es que el software libre nació en un ambiente académico y fue acogido inmediatamente por los profesionales de tecnologías de la información. Esto provocó que las innovaciones rápidamente migraran a ambientes de gran capacidad y rápida respuesta, como servidores y centros de datos. Así, una empresa pequeña bien podría adoptar tecnología sin desembolsar grandes cantidades de dinero en software.

Algo que resalta del reciente estudio de The Linux Foundation es que el 80 por ciento de las empresas que utilizan este programa han añadido más servidores sobre esa plataforma, lo que contrasta con sólo 21.7 por ciento que indicó que en los próximos cinco años invertirá en sistemas propietarios.

“México, es de los países más rezagados en materia del software libre, pero debido a la fortaleza de las soluciones, los gobiernos y entidades están incursionando cada vez más en estas plataformas. Por ejemplo, el Instituto Federal Electoral, es un caso de éxito debido a que mejoró su desempeño, seguridad y resultados”, finalizó Luis Ortega.

De acuerdo con el citado estudio realizado por The Linux Foundation, se calcula que en los próximos 5 años más del 50 por ciento del software adquirido en todo el mundo, será de código abierto.