El Vaticano perdona a Pasolini

Vida Q 03/08/2014 00:02 Actualizada 03:30

ROMA.— El Evangelio según San Mateo, obra capital del director italiano Pier Paolo Pasolini, cumple este año medio siglo de su estreno, efeméride que coincide con la decisión del Vaticano de restaurar la cinta, que conserva la filmoteca papal.

El filme fue estrenado en 1964 e ilustra la vida de Jesús de Nazaret, desde su nacimiento hasta su crucifixión, que en este caso transcurre en la pedregosa ciudad italiana de Matera, en la región meridional de Basilicata.

Bajo una atmósfera neorrealista, el director (1922-1975) da vida a los principales pasajes del Evangelio empleando como actores a los habitantes de dicha región, creando una atmósfera sugestiva y espiritual y muy marcada por el silencio. Una de las copias de esta película de 16 milímetros y en blanco y negro se encuentra en las estanterías de la Filmoteca vaticana.

Al frente de esta institución se encuentra en la actualidad Claudia Di Giovanni quien señaló en entrevista que el archivo, pese a ser “una pequeña realidad”, cuenta con alrededor de ocho mil títulos.

Pero la pieza en la que la Filmoteca se encuentra trabajando actualmente es el Evangelio según San Mateo de Pasolini, que cumple ahora cincuenta años desde que fuera presentada en el Festival de Cine de Venecia.

A pesar de las reacciones negativas que suscitó la cinta, Pasolini logró hacerse con el Premio del Jurado. La directora del archivo explicó que el ejemplar de la Santa Sede se había cuarteado y había perdido elasticidad por lo que ahora están restaurándolo y digitalizándolo.

Para esta doctora, la película cuenta con “un valor religioso fundamental” y situó el origen de las críticas en el hecho de que “cada persona tenga una imagen propia de Cristo”. “Quizá no estamos acostumbrados a estas imágenes tan silenciosas, porque en definitiva es un filme sobre el silencio, sobre el sufrimiento y sobre la soledad”.

Y es que ahora esta cinta ha pasado de suscitar controversias a recibir los halagos de la Iglesia del siglo XXI, concretamente del director de L’Osservatore Romano, Giovanni Maria Vian, quien la ha calificado como “una de las más bellas jamás rodada sobre la vida de Jesús”.

Pasolini, en una carta a su amigo Alfredo Bini, explicaba las razones por las que, siendo agnóstico y marxista, había optado por realizar una película sobre la vida de Cristo, al que consideraba representante de una “belleza moral en estado puro”.

Es este personaje, de penetrante mirada, el que más impresiona a la directora del archivo ya que encarnó el lado “divino y humano” de Cristo, hasta el punto de convertirlo en una “figura (cinematográfica) impresionante”.

Pese a las feroces críticas iniciales hacia la película, Di Giovanni aseguró que “ahora todo ha cambiado” y que tanto la Iglesia Católica como el mundo del cine “han tendido puentes”. (EFE)