Recrean memorias de un crítico brillante

03/03/2015
12:08
-A +A

El personaje Ego de la cinta animada Ratatouille decía que “la vida del crítico es sencilla, no tiene mucho que perder, pero él a su vez, tiene la capacidad de que con su pluma puede crear o arruinar carreras”.

Es por eso que pese a lo “fácil” que resultaría ser crítico, tener la credibilidad que obtuvo a lo largo de su carrera Roger Ebert no fue sencillo. A su muerte, la comunidad cinematográfica mundial lamentó la pérdida del periodista y le rindió honores.

Por eso para el realizador Steve James era imperativo saber qué pensaría el desaparecido crítico ganador del Pullitzer sobre su nueva película La vida misma, la cual retrata ni más ni menos que las memorias de Ebert y que se estrenó el fin de semana.

“Su vida personal es interesante y me encanta cómo está plasmada en el filme; sus contribuciones a la crítica y al cine en general fueron una locura. Los medios sociales también, y me encanta que la película toca esos aspectos”, dijo James a EL UNIVERSAL.

Llevar al cine la vida de uno de los críticos más respetados no era sencillo y menos cuando al haber sido cercano a Roger sabría qué es lo que no le gustaría ver al fallecido periodista.

“Quería que su vida y todas las cosas que desconocíamos de él quedaran reflejadas. Quería contar su última historia de amor, en la que encontró a Chaz (su esposa) cuando tenía 50 y la forma en la que ella lo cambió”.

En el aspecto técnico el equipo también se enfrentó a un hecho que cambió por completo el rumbo del filme: la muerte de Ebert en abril de 2013.

“Filmamos durante su último mes de vida. Cuando iniciamos nunca esperamos que fuera a morir, aunque él decía que no creía estar vivo para cuando acabáramos la película, eso le da otro nivel de dificultad porque era filmar cosas complicadas, pero también con un acceso restringido porque no estaba sano como para hacer las cosas que normalmente haría”, explicó.

James se basó en el libro Memorias de Roger, que consta de 500 páginas, el cual comenzó a leer previo al filme, pero que no logró terminar en ese momento, pues la muerte del Roger lo afectó mucho.

“Admiré a Roger enormemente como crítico y aprendí mucho de él al ver el espectáculo y leer sus comentarios en el Chicago Sun“.

Fue así que al realizador se le ocurrió hablar en el largometraje que llega a las carteleras este fin de semana, un poco más sobre la persona que era Roger y el periplo que vivió desde su natal Illinois hasta convertirse en la celebridad que fue casi toda su vida.