Se encuentra usted aquí

Bordados a ritmo de punk

Pero Violeta no sólo es experta en la aguja y el hilo, es una artista del bordado
Bordados a ritmo de punk
Violeta ha exhibido sus piezas en galerías.
01/07/2018
03:16
Rocío G. Benítez
-A +A

Creció oyendo música punk y la influencia de este género, su filosofía y estilo también se aprecia en las pequeñas obras de arte que realiza Violeta Arciga. Son pequeñas porque son del tamaño ideal para los parches de ropa, hechos a mano y con detalles tan perfectos que algunos compradores prefieren no pegarlos a sus prendas y conservarlos hasta en su bolsita de origen, como una bella pieza.

Pero Violeta no sólo es experta en la aguja y el hilo, es una artista del bordado, ha expuesto sus piezas en galerías, tanto en Querétaro como en Suecia, al lado de reconocidos artistas plásticos, y ahora mismo trabaja en la pieza de un ex voto que irá hasta Brasil.

Hace seis años, la artista comenzó a crear su propia ropa, recordando algunos puntos que su abuela le había enseñado en la infancia, y dos años después empezó a hacer sus primeros parches, al inicio los bordaba para ella y después para amigos, también aficionados del punk.

“Empecé a bordar hace cuatro años con esta idea de que me gusta mucho ese tipo de música y que es muy difícil encontrar ropa que me agrade, así que comencé haciendo parches; al principio mi bordado no era tan fino, y hacía cosas para mis amigos y como empezaron a pedirme más y más, entonces comencé a hacer cosas más creativas”, platica en entrevista a EL UNIVERSAL Querétaro.

En menos de un año, sus creaciones llamaron la atención  y comenzó a realizar envíos  a todo México y el extranjero, con clientes que le encargaban piezas en específico, así fue definiendo su modo de producción y con el tiempo también fue perfeccionando su técnica, todo a base de prueba y error. 

Además de punk, la artista puede bordar sobre cualquier tema y en la superficie que sea, de sus obras más recientes se aprecia una serie inspirada en Querétaro, con las famosas muñequitas otomíes o las inolvidables muñecas de cartón que se vendían en las fiestas populares. 

Mucha de su obra es por pedido, ahí el tamaño, colores y temas, son a elección de quien lo solicita, y el contacto puede ser a través de su página de Facebook: SICK.

Ha mandado piezas a Suiza, Argentina, Chile y Perú, y para unos aficionados del futbol que se fueron al Mundial de Rusia, les bordó banderitas de México.

“Cada pieza que yo hago es desde el fondo de mi corazón hasta el gusto del cliente, y si no queda satisfecho yo me entristezco, la verdad es que hay mucha entrega en cada pieza, no es algo sencillo. Con esto quiero rescatar el bordado tradicional, ese que hacían las señoras, que eviten el regateo y que consuman local, es increíble que los extranjeros valoren más nuestro trabajo. En la tienda ‘Hecho a mano’ tengo más piezas y siempre va un francés a comprarlas, ¿por qué?, porque están bien hechas”, agrega.

No todo en la vida son parches. A la par de los parches, Violeta comenzó a crear en otros formatos y estilos. Fue invitada por el artista plástico Luis Sánchez para participar en la exposición La educación prohibida, que se presentó en 2016 en Galería Municipal.

“Nunca creí que mis piezas bordadas fueran a llegar a una galería, agradezco que me dieron la oportunidad de dar a conocer mi trabajo como bordadora, en un aspecto más artístico, hicieron que me saliera de mi zona de confort, porque fue exponerme a un público que no conocía, ya que aunque son mis amigos es como enfrentarme a la crítica de los ojos de un artista; es otro nivel. Cuando me invitaron yo dije: ‘¿qué va hacer ahí un bordado mío en donde la mayoría son pinturas?’, pero me fue muy bien, tuve muy buenas críticas y me animaron a seguir creando”.

Ahora mismo trabaja en varias piezas, una de ellas se irá a Brasil, es una tabla de skate que fue perforada para poder bordar en ella, un ex voto que cuenta la historia de un patineto que al momento de realizar su truco falló y se fracturó una pierna, la obra formará parte de la exposición internacional del Festival de Arte Emergente Board Dripper.

La  formación de Violeta es autodidacta, se basa en la experimentación y siguiendo la ideología del punk, del “hazlo tú mismo”, se ha hecho de un estilo propio, cada una de sus piezas es única,  ha  realizado obras en 3D y su proyecto más reciente es trabajar sobre papel. Ahora que tiene un dominio total del bordado, dice que todo se puede crear con  aguja e hilo.

Comentarios