El boom de lo orgánico. Productos que cuidan el ambiente

En Cul y Cul se ofertan desde champús hasta detergentes bajo el sello del consumo sustentable
El boom de lo orgánico. Productos que cuidan el ambiente
Foto: Mitzi Olvera
11/10/2020
12:34
Domingo Valdez
-A +A

La salud se ha convertido en los últimos meses en una prioridad para la ciudadanía. Algunos hacen dietas, practican ejercicio o buscan una alimentación más balanceada. Los productos orgánicos de unos años a la fecha y más con los tiempos actuales de emergencia sanitaria se convierten en un mercado en expansión.

Con la premisa de “conciencia de consumo” la tienda Cul & Cul opera en el centro de la ciudad de Querétaro. Los productos que ahí se pueden encontrar van desde granos y semillas hasta champú y detergente biodegradables, para aquellos que quieren tener un consumo sustentable con el medio ambiente, junto con productos no procesados. Incluso, cuentan con una purificadora de agua.

Hunab Bravo, hijo de Yanet Almehua, creadora del concepto, explica que meses atrás estaban ubicados en el municipio de Corregidora, pero que decidieron cambiarse al centro de Querétaro, hasta donde acuden clientes que tenían en su otra ubicación porque gustan de sus productos.

Se trata, abunda el joven, de apoyar también a los productores locales, de generar una cadena de proveeduría con quienes producen los alimentos en la zona de Querétaro, así como en sus alrededores, aunque también se pueden encontrar productos orgánicos de todo el país.

Productos para todos

La oferta es amplia. Hay productos elaborados a base agave, que son de los más amplios, pasando por diferentes derivados de la miel hasta artículos de higiene personal, como cepillos dentales, totalmente amigables con el ambiente, pues están elaborados con materiales naturales.

Llama la atención que la presencia de plásticos en el interior del negocio es mínima. Se encuentra sólo en algunos productos, como los detergentes, que están en garrafones.

La mayoría de los envases son de cristal o cartón. Las presentaciones de otros productos son en lata.

Yanet explica que el negocio nació del estilo de vida que ella misma lleva y que quiso compartir con los demás, dando forma al negocio en donde las personas con elevada conciencia de sus consumos y la huella que dejan en el planeta pueden comprar algunos productos sustentables.

Hunab comenta que desde antes de la emergencia sanitaria ya tenían planificada la mudanza, pero que fueron sorprendidos por la contingencia, por lo que meses después pudieron abrir sus puertas.

En una zona de la tienda aún se ultiman los detalles; sin embargo, la mayoría del local ya cuenta con instalaciones en buenas condiciones.

Algunos de los productos son más reconocidos que otros, ya que derivados del agave son más “comerciales”. Otros, elaborados con aceites esenciales, no son tan conocidos, al igual que sus beneficios.

En el establecimiento, la oferta no se limita a productos alimenticios. Hay una sección con artículos de cuidado personal y belleza.

Una empleada de la tienda se acerca. Explica que los productos son champús, jabones, cremas y mascarillas que pueden ser de uso diario, y que todos están hechos con productos naturales.

Hanub asegura que para impulsar la economía local buscan a proveedores locales que puedan surtir la tienda. Algunos, por la naturaleza de los productos, son de lugares tan lejanos como Coahuila o Chiapas.

En lo posible, buscamos empresas queretanas, dice.

q7-tierra2_117927390.jpg

También ofrecen alimentos y bebidas para los clientes. Hay jugos, infusiones y platillos que pueden consumir en el mismo lugar, para quienes así lo quieran.

Una parte importante, dice Yanet, es no usar recipientes de plástico y, en caso de ser necesario, se debe reutilizarlos para mitigar el impacto a la naturaleza, explica.

Pone como ejemplo el dispensador de agua que tiene, que puede usar la gente para llenar sus recipientes y no utilizar una botella de más.

El dispensador está conectado a un purificador de agua que a la vez está conectado a la toma de agua.

Cerca se encuentran los productos de limpieza, como champús, detergentes para trastes y para ropa, todo es biodegradable.

Para su compra se recomienda que los clientes acudan con su propio recipiente y reutilizarlo.

Yanet, mujer delgada y de estatura media, comenta que en México se debe de crear conciencia sobre la forma en la que la sociedad consume productos que, si bien son necesarios, en muchas ocasiones no llegan a producirse de la manera más amigable con el medio ambiente.

Agrega que se debe volver al equilibrio con la naturaleza, para, afirma, tener una relación más armónica con el planeta y tratar de mitigar el impacto que las actividades humanas tienen en el mismo.

En ese sentido, la pandemia ocasionada por el coronavirus tendrá, sin duda, un impacto en las formas de consumo. Muchas personas volverán los ojos a lo natural, pensando que los virus, como el causante del Covid-19, son consecuencias del daño al planeta. Para quienes después de superar la emergencia sanitaria quieran volver a lo natural estarán disponibles los negocios con el de Yanet.

Comentarios