Electrodomésticos, por una segunda vida

La empresa Recicla Electrónicos México busca generar conciencia sobre reutilizar estos aparatos, a fin de contribuir con el medio ambiente.
El negocio de lo reciclable
La tienda Ecomaker, que surgió de la empresa Recicla Electrónicos México, cuenta con unos 50 trabajadores, quienes se encargan de desarmar los aparatos y cada pieza se pone a la venta a bajo costo; también tiene disponible una aplicación móvil
11/03/2018
04:00
Alma Gómez
-A +A

Un horno de microondas, una vieja televisión, la aspiradora o la licuadora que no funcionan y que llevan meses arrumbadas en casa, pueden reutilizarse en lugar de llegar al tiradero municipal. Ese es el objetivo de Recicla Electrónicos México, empresa queretana, fundada por Álvaro Núñez, dedicada a recibir principalmente aparatos electrónicos para darles un segundo uso.

En la tienda Ecomaker, que es una marca creada por Recicla Electrónicos México, se reciben todo tipo de electrodomésticos y no sólo eso, también libros, ropa y juguetes, cualquier material que se pueda reciclar.

Inicios

Cuando Álvaro se mudó a Estados Unidos para continuar sus estudios en Ingeniería Industrial en Sistemas notó que las personas se deshacían muy fácilmente de sus muebles y aparatos electrónicos; luego de varios días de observar sin atreverse a preguntar nada, finalmente se acercó a los vecinos y preguntó si podía quedarse con las cosas que ellos estaban a punto de tirar a la basura.

Una vez con los muebles y aparatos en su habitación, comenzó a repararlos para utilizarlos o ponerlos a la venta.

“Mientras estudié allá viví en un pequeño cuarto que no tenía absolutamente nada y cuando caminaba a la universidad, en la mañana, veía cómo la gente sacaba computadoras, televisiones, estéreos; eso para mí era sorprendente porque aquí en México una televisión nos duraba toda la vida. Después de un tiempo me animé a preguntarle a una señora si podía llevarme una grabadora de doble casete que ella ya había dejado en la calle, me dijo que sí, incluso me dio dinero por llevármela porque le pagaban a una empresa para que recogiera todos esos electrónicos”, recuerda Álvaro.

“Yo regresé a Querétaro con la idea de echar a andar una empresa de reciclaje electrónico. Pero en México, en el año 1997, apenas empezábamos a reciclar el cartón o el periódico, estábamos muy atrás en ese tema, pero yo sabía que lo que había visto en Estados Unidos; tarde o temprano iba a suceder aquí. En ese tiempo yo le comentaba a la gente que reciclaba aparatos y creían que estaba loco”, comenta.

De regreso en México, Álvaro comenzó a difundir entre familiares y amigos la importancia de reutilizar los materiales. Años después se convirtió en socio de una empresa que reciclaba plásticos y posteriormente creó su propia empresa, en donde se recibían electrodomésticos para reciclarlos y generar materias primas.

Al inicio, Recicla Electrónicos México sólo se dedicaba a recolectar aparatos y reutilizarlos, posteriormente se creó Ecomaker, una tienda con más de 5 mil piezas a la venta, que principalmente se reutilizan como refacciones.

Ahora, Ecomaker es una empresa sólida en la que trabajan alrededor de 50 personas que hacen funcionar la fábrica en donde se desarman los aparatos, una tienda en donde cada pieza se pone a la venta y una aplicación móvil disponible para iOS y Android, en donde las personas pueden anunciar los aparatos electrónicos que tienen para donar.

“Una vez vi como unos chicos del Tecnológico compraron una licuadora para romperla y usar una sola pieza para su proyecto, me pareció increíble que compraran algo nuevo para después romperlo, ahí fue cuando decidí abrir esta tienda Ecomaker. Los chicos que estudian mecatrónica, robótica o automatización buscan todo este tipo de componentes para sus prototipos. La gente recorre la tienda, miden los componentes, los pueden probar. Vienen buscando algo en especial y mientras recorren los pasillos encuentran otros componentes que también les sirven. Esta tienda también existe en linea”, explica con orgullo el empresario.

Pilas, cables, teclados para computadora, máquinas de escribir, bandas, conectores, resistencias y un sin número de piezas más pueden encontrarse en Ecomaker. Los clientes son variados, según Álvaro Núñez, desde jóvenes y adolescentes hasta adultos mayores que acuden a la tienda, debido a la gran variedad de artículos con los que cuenta y a los precios accesibles.

Problemáticas

El éxito de esta empresa queretana especializada en reciclaje y cuidado al medio ambiente no surgió de la noche a la mañana. Álvaro recuerda que los primeros años fueron agotadores, pues crear conciencia en la ciudadanía sobre utilizar aparatos electrónicos era casi “como pelear con la pared”.

La apatía de los ciudadanos que apenas comenzaban a reciclar cartón, refiere Álvaro, fue el aspecto más difícil en esta historia de emprendurismo.

“Aquí empezamos desde cero, desde hacerle ver a la gente que los aparatos se pueden reciclar, crear conciencia. Antes no había áreas de ecología en los gobiernos o departamentos de medio ambiente en las empresas. Afortunadamente, todos estos años que he viajado por el país han rendido frutos”, destacó.

Planes a futuro

Reforzar el reciclaje de otros materiales, como libros, ropa y juguetes, es uno de los planes a futuro de la empresa, además de seguir reforzando lazos con las universidades no sólo de Querétaro sino de todo el país.

Actualmente, Ecomaker tiene convenios con al menos nueve casas de estudio en todo el país, entre ellas la Universidad Politécnica de Querétaro, Tecnológico de Monterrey, Universidad Mondragón y la Universidad Aeronáutica de Querétaro; en conjunto, realizan charlas informativas y talleres didácticos para que las personas sepan cómo mejorar el medio ambiente a través del reciclaje.

“Yo noto que los chicos tienen ganas de reciclar, pero no tienen suficiente información, no saben cómo hacerlo, ni dónde llevar los materiales que separan previamente. Nosotros les damos toda esa información para que no tengan pretextos y se vaya corriendo la voz poco a poco, que esta cultura se fortalezca”, resalta Álvaro.

“Tratamos de que estos productos no lleguen a los tiraderos sanitarios, sino darles una segunda vida. Estamos generando un ejemplo de economía circular, queremos recolectar todo esto, desde su origen, en lugar de rescatarlos cuando ya están en un basurero. Este es un caso de éxito que surge en Querétaro, es la primer tienda formalmente establecida que ofrece esta variedad de productos”, señala.

Las personas interesadas en colaborar con la empresa, enviando aquellos materiales que tienen en casa, que no funcionan y están a punto de tirar a la basura, pueden ingresar a www.ecomakershop.com donde pueden encontrar mayor información.

Comentarios