Actividad física ayuda a prevenir enfermedades crónicas no transmisibles

Gracias a la actividad física se liberan endorfinas, lo que ayuda en el control del estrés, la ansiedad y evitan la depresión.
Gracias a la actividad física se liberan endorfinas, lo que ayuda en el control del estrés, la ansiedad y evitan la depresión.
Foto: Especial
06/01/2019
10:33
Redacción
-A +A

La Secretaría de Salud del estado de Querétaro destacó  la importancia de realizar actividad física para mantener la salud física y mental e incrementar la calidad de vida.

El principal beneficio al realizar actividad física es la prevención de enfermedades crónicas no transmisibles, como la hipertensión y la diabetes. 

Se explicó que la actividad física es cualquier movimiento corporal producido por la contracción de músculos esqueléticos, los cuales utilizan más energía que la gastada en reposo.

511862780_73532006.jpg

Gracias a la actividad física se liberan endorfinas, aumenta la producción de noradrenalina y el cerebro libera dopamina. Estos cambios químicos intervienen en el control del estrés, la ansiedad y evitan la depresión.

En todas las etapas de la vida la actividad física es importante, ya que mejora la fuerza muscular, el equilibrio y la coordinación motora gruesa y fina, lo cual, representa una mejor calidad de vida, especialmente en los adultos mayores.

Se recomiendan 60 minutos de actividad física al día de tipo moderado-vigoroso, los cuales son suficientes para evitar el sobrepeso y la obesidad. No obstante, acumular un mínimo de actividad física vigorosa de 15 minutos al día, produce beneficios para la prevención de estas enfermedades.

Para realizar actividad física por grupos de edad las recomendaciones son:

  • En menores de 5 años de edad: el juego activo, además de contribuir al desarrollo físico de la niñez, favorece desarrollo cultural y emocional.
  • De 5 a 17 años: la actividad física consiste en paseos a pie o en bicicleta, juegos, deportes, actividades recreativas, educación física o ejercicios programados en el contexto de la familia, la escuela o la comunidad.
  • A partir de los 18 años en adelante: la actividad física consiste en actividades recreativas, desplazamientos por transporte (como caminata o en bicicleta), actividades ocupacionales (trabajo), tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto de las actividades diarias, familiares y comunitarias.
  • Además, se recomienda una alimentación correcta que incluya los tres grupos de alimentos – frutas y verduras; cereales y leguminosas y alimentos de origen animal-, aumentar el consumo de agua simple, disminuir el consumo de alimentos dulces (galletas, golosinas, refrescos, etc.) y salados como embutidos, botanas y alimentos enlatados.

Al practicar actividad física en temporada de frío, se sugiere evitar exposición a bajas temperaturas, usar ropa térmica, hidratarse adecuadamente. Aunque haga frío, siempre es importante beber agua potable simple.

Comentarios