Suplantación de identidad, fraude inmobiliario más común

La AMPI realizó una lista de las irregularidades más detectadas
 Suplantación de identidad, fraude inmobiliario más común
La AMPI señala que el fraude puede ir en muchos sentidos, por parte del comprador, del vendedor, del agente inmobiliario, y fraudes no dolosos.
29/04/2018
03:30
Jorge Cano
-A +A

Los principales tipos de fraudes inmobiliarios en el estado de Querétaro son la suplantación de identidad de los vendedores y la falta de pagos de comisiones a las inmobiliarias, afirmó María Helena Herrera Oceguera, presidenta de la Asociación Mexicana de Agentes Inmobiliarios (AMPI) de Querétaro.

El fraude puede ir en muchos sentidos, dijo, puede ser por parte del comprador, del vendedor, del agente inmobiliario, y fraudes no dolosos, explicó. Los fraudes que más se detectan en la AMPI son por parte del vendedor, y entre agencias inmobiliarias, dijo.

Cuando se vende una propiedad es posible que el que vende no sea el verdadero dueño o que la propiedad tenga beneficiarios sustitutos. “Yo sí he recibido escrituras donde borran una parte y pegan otra parte y ves que no coincide el renglón”

El caso más común de este tipo de fraude sucede entre familiares, cuando los hijos suplantan la identidad de los papás o les hacen firmar poderes notariales vender las propiedades, aseguró. “A la gente de la tercera edad le sucede mucho eso”

Ante esta situación, los notarios son los que deben de tener un proceso de escrutinio y de procedimientos jurídicos para evitar los fraudes. Sin embargo, los fraudes pueden pasar desapercibidos tanto por los notarios como por los asesores inmobiliarios. En tales ocasiones los agentes inmobiliarios no preparados pueden ser parte de fraudes por negligencia, dijo

Por otro lado, los agentes inmobiliarios pueden sufrir defraudaciones cuando no se les pagan las comisiones acordadas. En el Comité de Honor y Justicia de la AMPI este tipo de fraudes es el más denunciados entre los asesores, afirma. Por pago de comisiones los usuarios pueden quedar a deber de 200 mil a 500 mil pesos en comisiones, señala.

Este tipo de fraudes es igualmente común entre inmobiliarias. Varias inmobiliarias pueden compartir una operación y por consiguiente deberían de compartir la comisión.

Sin embargo, “luego los colegas no aparecen con el dinero”. Herrera Oceguera especificó que este tipo de fraudes sucede con las inmobiliarias no certificadas y no afiliadas a la AMPI.

Otros tipos de fraudes.

El tipo de fraude inmobiliario por parte del comprador se presenta de igual forma por suplantación de identidad, pero la diferencia es que el comprador puede traer un recurso ilícito, dijo. Este tipo de fraudes es menos común porque es más perseguido.

Finalmente existen los “fraudes inofensivos por error”. Estos suceden generalmente en la venta de lotes no muy urbanizados, comentó. Se dan equivocaciones al anunciar la venta de un terreno cuando el vendedor no es el verdadero dueño, sino que es dueño de un terreno adjunto.

En este tipo de terrenos el verdadero dueño no se da cuenta porque no visita su propiedad y se puede realizar la venta. Posteriormente cuando ya está la construcción viene la queja, se va al catastro, se pide un deslinde catastral y los implicados ven que el verdadero lote es el de al lado. En esas situaciones sólo los verdaderos profesionales son los que se quedan a resolver el problema, resaltó.

 

 

Comentarios