Me han sorprendido, tienen mucha capacidad: diseñadora

Estudió administración de empresas en el Tecnológico de Monterrey, pero la verdadera pasión de Lucero Ramos es diseñar ropa, combinar telas y colores
FOTO: Cesar Gómez
07/11/2016
01:57
Rocío G. Benítez
-A +A

Estudió administración de empresas en el Tecnológico de Monterrey, pero la verdadera pasión de Lucero Ramos es diseñar ropa, combinar telas y colores.

Con más de 30 años de experiencia, fue encomendada por el Patronato de las Fiestas de Querétaro para coordinar el proyecto Vistiendo a la Moda de la Constitución , en el que participan algunas internas del Cereso femenil de Querétaro.

“Yo siempre había tenido ganas de hacer algo padre en mi vida, con alguien que en verdad aprecie que le enseñes algo. Un día pensé: A la mejor, cuando ya no tenga que mantener a nadie, puedo ir a dar clases de costura al Cereso, pero si hubiera llegado yo sola jamás lo hubiera podido hacer y ahorita con lo del Patronato fui bienvenida”, señala.

El día que llegó al Cereso femenil se dio cuenta que no era la primera vez que entraba ahí. “Entré cuando inauguraron el Cereso. El primer día que entré, a lo hora que bajaba la escalera, dije: Esto yo ya lo había vivido. Pensé: Imposible, tú nunca has estado aquí. Y en eso me acorde y dije: Claro, vine a la inauguración. Y cuando llegué a conocer a las chicas nunca tuve una predisposición de algo malo, pero jamás espere algo tan bueno. Trabajamos muy bien”, expresa.

Lo primero que Lucero les preguntó a las mujeres fue sobre sus habilidades en la costura. “Me dijeron: No sabemos nada, sólo coser peluches. Yo dije: Dios asístenos a todas. Y a ellas les dije: No se apuren, hasta es mejor, pero como ahorita no les puedo enseñar, mejor hago los moldes y vamos a empezar. Hay una señora que ella sí sabe coser y ella nos ha apoyado mucho, pero todas son listísimas”

La regla para comenzar el proyecto fue: Dejar todos miedos. “No se angustien, les dije. Aquí lo que no hay que tener miedo, si me equivocan ni modo cambiamos de modelo y a seguir”, menciona la diseñadora.

Lucero acompaña a las internas durante toda la producción de los vestidos. Ocho horas diarias. Y con las enseñanzas de corte y confección que les brinda tienen la oportunidad de aprender algo para su futuro.

“Aprendan esto, siempre les estoy diciendo, para cuando salgan, puedan poner hasta un letrerito de: ¡Hago bastillas y pego cierres! Y van a tener para comer ”, platica Lucero Ramos a EL UNIVERSAL Querétaro.

–Ellas dicen que usted se ha enamorado del trabajo que realizan, ¿es cierto?”–, se le pregunta.

–Sí, de verdad son toda disposición. Se sienten ilusionadas y me preguntan: Ahora, ¿qué me vas a enseñar?

–Llegó al Cereso para compartir con ellas sus conocimientos. ¿Ellas que le han enseñado a usted?

–Me han enseñado los valores de la vida. El valorar estar con la familia, la convivencia con los hijos. Y cómo la restricción de la libertad despierta tus sentidos para aprender cosas nuevas. Me han sorprendido mucho. Tienen mucha capacidad. A veces, cuando me preguntan, ¿cuándo te vas a ir? Yo les digo: No, ya no me voy a ir. Y es que tenemos otro proyecto, también del Patronato de las Fiestas, que es el vestuario de los Reyes Magos, para que vayan a visitar a los niños de los hospitales. Pero no van a parecer disfraces, serán verdaderas túnicas de reyes.

–También está el proyecto de hacer vestidos de novias y de XV años, ¿ahí cómo van a trabajar?

–Yo vivo en Bernal, ahí tengo mi negocio (Lucero Ramos Estilo Étnico), y vengo todos los lunes a Querétaro, para comprar las cosas que necesito. Y vendré los lunes al Cereso para darles un taller para hacer vestidos de noche, novias, primeras comunión. Independiente de los proyectos del Patronato, me voy a quedar todos los lunes enseñándoles a trazar, cortar y les voy a enseñar a hacer vestidos a la medida, serán vestidos de novia, les voy a dar clases para vestidos de niñas ropones, les voy a enseñar todo lo que yo sé. Ya les dije: Yo a ustedes les voy a dar un taller de mi costal de mañas que ha aprendido en estos 30 años de seguir con mi gran pasión. Ellas se sienten ilusionadas y yo también.

Comentarios