UNAQ impulsa modelo de incubación empresarial

Se han impulsado proyectos como el de Quetzal Aeroespacial, dedicada al desarrollo de aeronaves no tripuladas
UNAQ, incubadora empresarial, Mobateck, Fabricación de herramentales, Industria Aeronáutica, Sectores Estratégicos, Planeación y Vinculación
Foto: ARCHIVO. EL UNIVERSAL
03/07/2017
03:53
Lourdes Durán
-A +A

Este año la Universidad Aeronáutica en Querétaro (UNAQ) hará el lanzamiento oficial de su modelo de incubación empresarial, bajo el cual se han impulsado proyectos como el de Quetzal Aeroespacial, dedicada al desarrollo de aeronaves no tripuladas, y Mobateck, compañía enfocada a la fabricación de herramentales para la industria aeronáutica.

Federico Pérez, secretario de Planeación y Vinculación de la universidad, indicó que mediante este modelo se busca apoyar la constitución de empresas de base tecnológica, enfocadas a sectores estratégicos.

“El tipo de empresas que queremos impulsar son de base tecnológica y de alto impacto. Queremos ver a los jóvenes haciendo procesos de ingeniería; diseñando herramentales, componentes y sistemas electrónicos; que trabajen con nuevos materiales y que se metan a la tecnología de impresión 3D”, señaló.

Artículo
En aras de diversificar sus espacios, la UNAQ lanza nuevo programa de formación; prevén extender proyecto a pilotos y oficiales de operaciones, así como controladores
Sobrecargos. Abren espacios en sector aeronáuticoSobrecargos. Abren espacios en sector aeronáutico

Añadió que la UNAQ apuesta a este tipo de empresas pues considera que si México pretende un verdadero desarrollo de largo plazo se tiene que empezar por crear tecnología de origen nacional.

El modelo de incubación de la UNAQ comprende, entre otras cosas, el acceso a los laboratorios, talleres y el equipo especializado con que cuenta la institución educativa, así como asesoría de profesores.

“Basta que el alumno o egresado diga que quiere iniciar su propia empresa, para que lo empecemos a apoyar. La ayuda consiste en prestarles un espacio al interior de la institución, pero lo más importante es el acceso a laboratorios y talleres para que puedan hacer prototipos, pruebas o diseño de herramentales.

“Eso ya va configurando un modelo de incubación diferente, porque la UNAQ tiene un equipamiento especializado enfocado al sector aeroespacial, lo cual otorga una enorme ventaja al alumno y a la empresa que él quiera hacer”, planteó Federico Pérez.

Artículo
La UNAQ se encuentra en negociaciones con determinadas aerolíneas para estructurarles y diseñarles cursos cerrados adaptados a los requerimientos particulares de cada una de ellas.
Alistan cursos a la medida de aerolíneasAlistan cursos a la medida de aerolíneas

Si bien no se ha hecho el lanzamiento oficial de la incubadora, se ha trabajado ya en algunos proyectos encabezados por estudiantes y egresados de la universidad que decidieron iniciar su propia empresa.

En el caso de Quetzal Aeroespacial, el último proyecto en que la UNAQ colaboró fue un tren de aterrizaje retráctil para un avión no tripulado.

Esta empresa, con sede en la ciudad de Querétaro, formó parte del modelo de incubación de la UNAQ hace un par de años, salió, y actualmente se enfoca al desarrollo de tecnología en drones.

Mobateck, por su parte, fue creada por un estudiante de ingeniería de la UNAQ que comenzó a diseñar herramentales específicos para el sector aeronáutico.

“Esta empresa se formó al interior de la universidad. Ahorita ya no está aquí, pero sabemos que sigue trabajando con una empresa de Zacatecas, tiene colaboración con TechOps, y con algunas otras compañías”, resaltó Pérez.

Adicional a estos casos ya incubados, tres empresas más firmaron convenios de colaboración con la UNAQ para ser apoyados. Asimismo, siete proyectos más son evaluados para determinar si son candidatos a ser auxiliados.

Elemento adicional.

El secretario de Planeación y Vinculación de la universidad dijo que los trabajos que se han realizado con los proyectos de estudiantes y egresados se complementan con otros diseños de desarrollo tecnológico que se hacen con empresas no incubadas y que cuentan ya con una amplia trayectoria.

Tal es el caso de la compañía Oaxaca Aerospace, con quien actualmente se trabaja en el desarrollo de un avión.

“Estas empresas someten algún proyecto al Conacyt [Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología], bajan dinero y se vinculan a una institución como la nuestra, donde participan con profesores y alumnos.

“Ahí están contratando a la universidad con fondos del Conacyt, pero nos permiten que los estudiantes participen y generen ideas de cómo hacer su propia empresa, y de cómo hacerse proveedor de esa compañía, o generar productos y procesos similares que abonen al desarrollo de la industria aeronáutica”, acotó.

En este sentido, Federico Pérez indicó que éste es en un sector sumamente estricto y cuidado, por lo que conlleva a la seguridad de las personas; además la falta de experiencia es uno de los principales retos a los que se enfrentan los incubados, además de la falta de trabajo.

Comentarios