Decadencia. Plaza las Américas pierde su glamour

El lugar que destacó por sus exclusivas tiendas luce sombrío por la falta de mantenimiento y los pocos comercios que aún alberga
Al llegar a Plaza las Américas lo primero que se puede ver son las plumas del estacionamiento clausuradas
Al llegar a Plaza las Américas lo primero que se ve son las plumas del estacionamiento clausuradas, signo de un litigio legal que aqueja aún al centro comercial. FOTOS: GUILLERMO GONZÁLEZ
02/05/2018
03:20
Jorge Cano
-A +A

Plaza las Américas, el centro comercial que concentró los negocios más lujosos y exclusivos en Querétaro durante la década los ochenta, lucha por su supervivencia ante la expansión de otros centros comerciales más modernos, el deterioro de sus instalaciones y una disputa legal por el control de su estacionamiento.

Construida entre 1975 y 1978, en lo que anteriormente fue la hacienda de Carretas y la Hacienda de Callejas, la Plaza las Américas inició operaciones con seis locatarios desde 1978, narraron Andrés Garrido, cronista de Querétaro y Melisa Soto, locataria del centro comercial desde sus inicios.

Con sus 366 locales fue la plaza comercial más grande construida hasta el momento. Debido a su concepto novedoso de centro mercantil, Plaza las Américas desconcentró el comercio del centro de la ciudad y desplazó a las pequeñas plazas comerciales existentes hasta el momento, comentó el cronista. “Plaza de las Américas hizo ver chiquitas a las plazas anteriores, eso hay que reconocerlo”.

Asimismo, las plazas El Conde (1970) ubicada entre las calles de Manuel Tolsá y Allende y La Tirrenos (1976) localizada en lo que ahora es la Plaza de la Tecnología, perdieron comercio ante la nueva plaza, recordó Garrido.

En sus inicios fue la plaza más lujosa que había en Querétaro. La “gente bien” dejó de asistir al Jardín Zenea (antes Jardín Obregón) para hacer del lugar el nuevo centro de reunión de los queretanos. Su comercio ancla fue el supermercado Gigante, tuvo la primera franquicia de discos musicales No Problem y las tiendas más exclusivas de ropa como Roberts, relató.

Sin embargo, así como Plaza las Américas desplazó en sus inicios a los comercios del centro de la ciudad, con la creación del Plaza del Parque en 1986, terminaron sus mejores años, explicó.

“Desde que surgió la Plaza del Parque vino la decadencia de Plaza las Américas”. Posteriormente Plaza Boulevares, en 1996, y Galerías, en 2003, aceleraron este proceso.

 

Los problemas actuales

Al llegar a Plaza las Américas lo primero que se puede ver son las plumas del estacionamiento clausuradas, signo de un litigio legal que aqueja aún al centro comercial. Por sus calles se ven locales vacíos y cerrados, más de 25 detectados en una visita rápida al centro comercial. Hace falta pintura en muchos espacios, y la zona de comida se ve sucia y vieja. De los 13 locales de alimentos con los que cuenta el lugar, cinco están cerrados.

Es común ver de dos a cuatro locales que cierran al mes, manifestaron diversos locatarios. No obstante, varios los locales se vuelven a ocupar en el mismo mes por nuevos comercios, pero es normal ver locales vacíos, comentaron.

Víctor García, dueño de La Barbería, señaló que la plaza comercial parece vacía porque muchos locatarios cierran para comer o no abren ciertos días a la semana, principalmente los domingos. Esto desincentiva a los compradores, no saben si encontrarán el local que buscan.

No obstante, el gran problema comercial de Plaza las Américas es que no tienen una estrategia de posicionamiento, no tiene publicidad, ni un target bien definido, aseguró Antonio Castro, director general de Simercados, consultoría de estudios de mercado.

A diferencia de la mayoría de las plazas de Querétaro, Plaza las Américas tiene un régimen de condominios, donde diferentes personas tienen la posesión de sus 366 locales. Sin embargo, la asociación de locatarios no está funcionando, aseguró Melisa Soto, locataria. Esto evita la coordinación de los locatarios para ofrecer un concepto uniforme respecto a la plaza.

La falta de cohesión evita que se tenga un estudio de mercado sobre qué locales pueden ser exitosos, dijo Antonio Castro, director de Simercados. Mientras que para entrar a plazas como Antea o Galerías, se tiene que pasar por un estudio de viabilidad, en Plaza las Américas, basta con poder pagar la renta, comparó.

En las plazas modernas se desarrolla un estudio de mercado respecto a qué público se enfocan. Para rentar en éstas se tiene que concursar para ver que una propuesta de negocio es viable. Se tiene que especificar el giro del comercio y un comité decide quién puede rentar, explicó. Al carecer de esta formalidad, Plaza las Américas tiene comercios variados, pero aumenta la cantidad de negocios que fracasan hasta en 50%, aseguró.

Mientras que las grandes plazas están compuestas por franquicias cuya tasa de supervivencia es superior a 85% en el primer año, Plaza las Américas está compuesta por comercios sin branding, cuya tasa de supervivencia es de 35%, aseguró.

La ventaja en precios

Plaza de las Américas sigue recibiendo nuevos negocios cada mes porque tiene los mejores precios de los locales, explicó Víctor García, dueño de La Barbería. Al llamar a los teléfonos de los distintos locales desocupados, se encontraron locales desde 9 mil 500 pesos por 50 metros cuadrados hasta 23 mil pesos por 180 metros cuadrados. La diferencia entre el tamaño de los locales y los distintos propietarios, generan una gran variedad de precios.

Además, la renta de locales en otras plazas comerciales es más elevada. En centros comerciales nuevos como Boulevares la renta de locales va de 278 a 328 pesos el metro cuadrado, de acuerdo a la administración de la plaza. Esto significa que un local de 60 metros cuadrados cuesta entre 16 mil 680 pesos, el más barato, hasta 19 mil 680 pesos, el más caro.

Sin embargo, las plazas más lujosas y modernas pueden tener costos hasta seis veces mayores. Por ejemplo, en Antea, los locales más baratos de la planta baja se cotizan en dólares por un precio equivalente a 60 mil pesos, dijo Arturo Torres, locatario. En Plaza el Patio un local de 42 metros cuadrados cuesta 50 mil pesos, de acuerdo a su oficina administrativa.

Otras plazas menos reconocidas como Ubika, en avenida Universidad, ofrecen locales de 80 metros cuadrados por 23 mil pesos o por 20 mil pesos en la Plaza comercial Juriquilla del mismo tamaño, de acuerdo a la plataforma Trovit.

Ante la expansión de plazas comerciales en Querétaro y el ocaso de Plaza las Américas, Andrés Garrido, cronista de Querétaro, aseguró que es parte normal del desarrollo y el precio por desconcentrar el centro de la ciudad.

Comentarios