Plasma UAQ sello en los 100 años

Alumnos y maestros de la máxima casa de estudios del estado crearon una escultura monumental que homenajea el legado del Constituyente y ensalza el carácter nacionalista del país

La artista Socorro López y el grupo de creadores idearon representar la obra a semejanza de un pergamino en el que se incluyen los símbolos que conmemoran el sentido original de la Constitución de 1917. (CÉSAR GÓMEZ Y SOCORRO LÓPEZ)
Sociedad 02/02/2017 04:10 Rocío G. Benítez Actualizada 12:59

En tan sólo mes y medio, alumnos y ex alumnos de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), coordinados por la artista Socorro López, crearon una escultura monumental especialmente para conmemorar el Centenario de la Constitución de 1917. La pieza pesa seis toneladas y fue bañada en bronce, en los talleres de la Fundición Artística Velasco, mismo lugar donde trabajaba sus obras Leonora Carrington, Juan Soriano, Gunther Gerzso, Manuel Felguérez, José Luis Cuevas y Vicente Rojo.

La obra llegó ayer, 1 de febrero, a Querétaro; y de inmediato comenzaron los trabajos para terminar los últimos detalles. La inauguración estaba contemplada para el domingo 5 de febrero, pero no será posible. Arturo Mora, director de Difusión y Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura de Querétaro, comentó que aún no hay una fecha confirmada para la ceremonia inaugural, aunque la escultura ya estará el próximo domingo en su sitio: Paseo Constituyentes (Prolongación Constituyentes oriente).

Ricardo Ugalde Ramírez, director de la Facultad de Derecho de la UAQ y miembro del Consejo Asesor de la Comisión Organizadora de los Actos Conmemorativos del Centenario de la Constitución, presentó al comité la idea de la escultura y una serie de murales conmemorativos para el Aula Forense de la UAQ, que se van a inaugurar este 3 de febrero. Y finalmente la Secretaría de Cultura de Querétaro tomó el proyecto de la escultura para su realización.

“Contar con una escultura conmemorativa es dar reconocimiento al legado del Congreso Constituyente, dándole constancia a los principales derechos sociales que fueron consignados en beneficio de la población; y que la escultura se coloque en una de las principales avenidas de la ciudad realmente es reconocer 100 años de su trabajo, el esfuerzo de los Constituyentes. Y la obra tiene un valor más, fue realizada por estudiantes y maestros de la Universidad Autónoma de Querétaro; y es un proyecto que salió de la Facultad de Derecho”, agregó Arturo Mora.

Símbolos de la Constitución de 1917

La obra escultórica es concepto de Socorro López, artista y docente de la UAQ. Con la encomienda de crear una pieza entendible para todo público, empezó a trazar el boceto con la forma de un pergamino y símbolos que conmemoran el sentido original de la Constitución de 1917.

“La idea del pergamino representa al papel donde fue firmada la Carta Magna y de ahí fueron emanando los logros principales, por eso aparece un obrero, representando los logros obtenidos para el trabajo; está una diosa de la Justicia, pero la diosa no tiene los ojos tapados, es decir, que no es una justicia ciega; hay un estudiante para hablar de la cuestión de la educación; y un campesino representando la parte de logros de repartición de tierras; esas fueron ideas principales que quedaron plasmados en la Constitución”, explicó Socorro López a EL UNIVERSAL Querétaro.

De un lado del pergamino se ve el Teatro Iturbide, hoy Teatro de la República, ícono arquitectónico de la Carta Magna, por ser el lugar donde se proclamó. Y del otro lado está el hoy Teatro Esperanza Cabrera, espacio universitario en donde realizaron las sesiones preliminares del Constituyente.

“La imagen histórica del Constituyente es el Teatro Iturbide, porque ahí se da a conocer la Constitución, pero el Teatro Esperanza Cabrera también es importante porque se llevaron varios debates; y es doblemente intencionado, el sentido de dar a conocer el edificio, porque es un espacio de la Universidad, está en al resguardo de la Facultad de Bellas Artes, y todos los que participamos en la escultura somos orgullosamente de Bellas Artes”, dijo la artista.

Un elemento llamativo en la escultura es un gorro frigio (gorro para el frío), símbolo universal de libertad que fue utilizado en banderas, escudos de armas, monedas y documentos oficiales.

“El gorro frigio se usó mucho tiempo a finales del siglo XIX, todavía a principios del siglo XX, y no solamente en México, incluso, si han visto Los Pitufos ellos traen ese gorrito. El gorro frigio lo representa por primera vez, ligándolo a la libertad, Delacroix en el cuadro La libertad guiando al pueblo, la libertad (la mujer) que va guiando al pueblo trae ese gorrito y es rojo, por eso Papá Pitufo es el único que trae un gorro rojo, no es casualidad o capricho del creador, está representando la libertad. A partir del cuadro de La libertad guiando al pueblo, ese gorro se quedó como símbolo universal de la libertad y por eso en muchas banderas y en escudos de armas de todo el mundo están los gorritos, aquí en México se usó mucho en monedas, documentos y está en la portada de la Constitución, como símbolo universal de la libertad”, añadió

Entre plastilina y bronce

En tan sólo mes y medio y con dos toneladas de plastilina crearon la escultura. Día y noche trabajaron en el proyecto alumnos y ex alumnos de la maestra Socorro López, sus nombres: Blanca Alejandrina Ledezma Sánchez, Ana Cristina Ruiz Gómez, Miguel Alejandro López Tovar, Giovanni Manuel Aguilar, Gilda Pérez Muñoz, Juan Ramiro González Espinosa, Mariana Guadalupe Vega Mendoza y Ana Karen Quiroz.

Todos los participantes en la obra están relacionados con Bellas Artes, y pensando en el arte, la Constitución de 1917 también fue determinante para el crecimiento artístico, dijo la escultora.

“Los beneficios principales fueron por la línea de la educación, que todos pudiéramos acceder a la educación gratuita y laica; después hay un desarrollo impresionante del arte nacionalista, que se había perdido también un poco, yo creo que la escultura tiene mucho carácter nacionalista, porque es retomar valores nacionales. A estas alturas, a 100 años, como que está a punto de revertirse todo y parece que estuviéramos a punto de llegar a como estábamos antes de la Constitución. Yo siempre se lo he dicho a mis alumnos: El principal problema es que no tenemos memoria histórica. Uno de los objetivos de la escultura es retomar la memoria histórica, se lucha muy poco por seguir teniendo lo que ya se había ganado con mucho trabajo y muchas vidas”.

Comenzaron la escultura en octubre, en un hangar del Campus Aeropuerto de la UAQ, espacio del Centro Cultural Hangar, próximo a inaugurarse. Y a finales de noviembre llegó el equipo de Fundición Artística Velasco, a cargo del arquitecto Alejandro Velasco, quien ha trabajado con grandes artistas como Leonora Carrington. La pieza pesa seis toneladas y su base mide de más de seis metros.

Comentarios