Apostaba Arana Villarreal por la didáctica de la escritura

Clase 29/06/2012 12:29 Actualizada 21:20

Escritor e ilustrador en ciernes y maestro de Español de secundaria, el queretano Gerardo Arana Villarreal resumió en su proyecto Laboratorio de soluciones imaginarias: didácticas para el desarrollo de la escritura creativa en la enseñanza secundaria dos de sus preocupaciones básicas: la búsqueda de la propia voz en la escritura y fomentar el talento de los más jóvenes. "Nos enfrentamos a una serie de escritores que se han desarrollado a sí mismos como personajes en innumerables redes sociales, escritores a un clic de la primera palabra que se les ocurra. Escritores cuya mayor tragedia es que nunca han escrito nada. Escritores que no saben que son escritores. Es trabajo del profesor de Español hacerlos caer en cuenta de esta facultad lo antes posible. La escritura -considero- es el medio para desprenderlos de la virtualidad en la que viven, hacerlos conscientes de su capacidad creadora, de la posibilidad que tienen de participar en el mundo. Desarrollar a un escritor es desarrollar a un pensador. Aprender a escribir es aprender a pensar".

Gerardo Arana, nacido en Querétaro en 1987, se debatía entre su carácter autoexigente y el ímpetu creador; con su muerte en abril pasado, legó a la bibliografía queretana novela, cuento, reseñas, así como el recuerdo entrañable en amigos, colegas, familiares, alumnos y profesores a quienes queda además la ardua tarea de recopilación, depuración, análisis y publicación de su obra.

Arana Villarreal egresó de la licenciatura en Lenguas Modernas en Español. Exploró diversos géneros literarios; incluyó en su producción la ilustración creando su heterónimo Saúl Galo para firmar sus dibujos. Sus publicaciones son: el cuadernillo de cuentos "La Máquina de Hacer Pájaros", Universidad Autónoma de Querétaro y Herring Publishers México; el relato "Saulo tenía una copiadora" en la revista Separata; en las antologías "La Juventud y la Mar" Talleres Arte Paralelo, Conaculta, y "Neónidas", Universidad Autónoma de Querétaro; el relato prologado por Ignacio Padilla "El whisky del barbero espadachín" en el libro Tinta y Whisky, Ediciones Urano; el poemario "Bulgaria Mexicalli" por Herring Publishers México con apoyo del Instituto Queretano de la Cultura y las Artes; artículos y reseñas en suplementos culturales, incluyendo Barroco; cuentos publicados en las revistas virtuales Yletrados, Radiador y Ciudad Q; e ilustraciones y portada del número 4 de la revista "Viento inconstante". Escribió dos novelas "Met Z" y "Pegazo Zorokin", ambas en proyecto de ser publicadas.

Temas Relacionados
Gerardo Arana Villarreal