Se encuentra usted aquí

Bajan 4.7% llamadas de broma al 911

Reducción, por protocolos instaurados a nivel nacional, señala director del Centro de Comunicación y Monitoreo
911, Centro de Comunicación y Monitoreo, Seguridad Pública, Querétaro
Luis Ojeda, director del Centro de Comunicación y Monitoreo, detalló que son niños o jóvenes entre 7 y 14 años lo que realizan llamadas de broma (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
29/05/2017
03:42
Marco Antonio Estrada
-A +A

En poco más de cinco meses la cantidad de llamadas de broma que se realizan al número de emergencia de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Querétaro bajaron 4.7%, reveló Luis Fernando Ojeda, director del Centro de Comunicación y Monitoreo, quien refirió que la principal denuncia que se recibe es de hechos de tránsito y riñas.​

En promedio, al día se reciben 2 mil 900 llamadas. Al comenzar a operar la línea 911, 70% de las denuncias eran de broma. Ahora la cifra se redujo a 65.3%, lo que se debe a la implementación de protocolos establecidos a nivel nacional, mismos que consisten en realizar preguntas reiteradas para confirmar que sea verídica la emergencia, dijo. Sin embargo, “esto ha provocado inconformidad”.

El funcionario municipal destacó que se tiene un registro de los números que realizan llamadas ociosas con más frecuencia, no obstante, no se les ha dejado de atender la llamada, pese a que en su momento el titular de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, Juan Luis Ferrusca, refirió que se agregarían a una lista negra y se podría limitar el servicio, o bien, generar una multa.

“Con base en los protocolos homologados a nivel nacional, sabemos si se trata de una llamada de broma. Mayoritariamente se solicitan servicios de emergencia, ambulancias, bomberos y policías. Siempre atendemos, pero tenemos un registro de números que frecuentemente hacen llamadas de broma, sin embargo, el servicio no se deja de prestar”.

Luis Fernando Ojeda destacó que no se ha cuantificado cuánto cuesta desplegar al equipo de emergencias, aunque destacó que es un movimiento innecesario que afecta a otras personas que sí requieren el apoyo. Incluso, retrasa el tiempo de respuesta para las atenciones reales, pues actualmente se llega al lugar en siete minutos en promedio.

Los niños o jóvenes entre siete y 14 años suelen realizar estas llamadas, por ello solicitó a los padres de familia poner mayor atención a sus hijos, además de concientizarlos sobre el valor de los servicios de emergencia pues dijo, “se pueden salvar vidas”.

Actualmente se cuenta con 16 líneas de operación que atienden las 24 horas del día; pese a ello, el servicio se satura, principalmente los fines de semana, cuando las llamadas de emergencia aumentan a 3 mil 500. Aún así, según Fernando Ojeda, , no se deja de dar el servicio, “sólo que se retrasa un poco más”.

“Principalmente, hacemos un uso responsable de la línea de emergencias, que se cheque a los menores que son los que realizan las llamadas de emergencia. Llega un momento en que se satura, principalmente en los fines de semana pero si se sigue dando el servicio, se atiende el reporte y se canaliza pero se debe priorizar los reportes”, detalló.

Sobre las críticas de los ciudadanos que han referido que cuando llaman a emergencias los operadores hacen muchas preguntas, el director del Centro de Comunicación y Monitoreo puntualizó que esto es necesario para garantizar que no sean llamadas de broma, así como para priorizar la emergencia.

Comentarios