Se encuentra usted aquí

Con la fuerza de un dios del Olimpo, Zeus sobrevivió días, quizá semanas, sin tragar alimento ni beber agua. Pasó días y noches amarrado por el cuello en aquel pequeño patio, rodeado de su propia orina y excremento.

Con la fuerza de un dios del Olimpo, Zeus sobrevivió días, quizá semanas, sin tragar alimento ni beber agua. Pasó días y noches amarrado por el cuello en aquel pequeño patio, rodeado de su propia orina y excremento.