María Alemán: “El PRI se olvidó de representar causas sociales”

En Querétaro se eligieron dirigentes sin arraigo
Alemán recordó que el pasado jueves solicitó licencia para separarse de manera definitiva de su cargo como diputada local.
Foto: Guillermo González
27/08/2018
03:24
Francisco Flores
-A +A

En seis años, el PRI pasó de ser la primera fuerza política en Querétaro a convertirse en la tercera, debido a que las últimas dirigencias estatales han sido ocupadas por personas que no tienen arraigo partidista, que además dejaron de representar causas sociales, por las cuales la ciudadanía se identificaba con el tricolor, acusó la diputada federal electa por este instituto político, María Alemán Muñoz.

En entrevista con EL UNIVERSAL Querétaro, Alemán recordó que el pasado jueves solicitó licencia para separarse de manera definitiva de su cargo como diputada local a patir del martes 28 de agosto, debido a que resultó electa diputada federal por la vía plurinominal, y su nueva responsabilidad la asumirá el miércoles 29 de agosto, fecha en la que se instalará la nueva legislatura federal, la cual inicia su primer periodo ordinario de sesiones el sábado 1 de septiembre.

Recordó que hoy lunes es su último día como diputada local, cargo en el que —destacó— promovió la aprobación de la Ley de Condominios, y ahora ya en San Lázaro, adelantó que propondrá la creación de un Buró de Servidores Públicos, herramienta de prevención con la cual se busca evitar que se contraten a funcionarios en los tres niveles de gobierno que tengan un historial que los relacione con acciones de corrupción.

Artículo
Su plan es afiliarse al PAN porque comparte sus principios, señala
Mauricio Kuri: “Dedicaré tiempo completo al Senado” Mauricio Kuri: “Dedicaré tiempo completo al Senado”

¿Por qué el PRI cayó en Querétaro hasta ser la tercera fuerza política, cuando hace seis años gobernaba la entidad y tenía la mayoría de las diputaciones locales y ayuntamientos?

—Por los resultados obtenidos en el pasado proceso electoral todo parece que no aprendimos para transformamos de fondo después de que en el año 2000 perdimos por primera ocasión la Presidencia de la República, y por eso dejamos de ser un reflejo de la sociedad, dejamos de ser representantes de las causas que hoy le preocupan a la gente, y eso se vio reflejado en las urnas el pasado 1 de julio.

Yo creo el reto al que nos enfrentamos en el PRI es ver si tenemos la capacidad, humildad, autocrítica y valentía que se requiere para atrevernos a implementar nuevas formas de hacer política.

Es importante crear nuevos mecanismos de comunicación con la gente, pero también de entendernos con ellos.

¿Qué debe de hacer el PRI para recuperar los espacios de poder político que perdió, pero también evitar que se convierta en un partido testimonial o que desaparezca?

—El pasado 1 de julio se nos terminó de caer la casa, aunque ya teníamos señales de algunos desmoronamientos que se nos habían presentado. Hoy se debe entrar en un análisis puntual de las decisiones que se tomaron o de las omisiones en las que se incurrieron.

En el caso Querétaro ¿qué fue lo que se hizo mal para obtener muy pocos triunfos?

—El partido olvidó y dejó de representar las verdaderas causas sociales; es decir, todo eso que por muchos años nos había identificado y generado simpatía de la ciudadanía. Antes abanderábamos causas sociales, y eso se dejó de hacer en el momento en que nuestras dirigencias empiezan a ser ocupadas por personas que no tienen el arraigo partidista; es decir; que no conocen las bases del partido y por eso acabaron descuidándolo.

Particularmente en el caso de Querétaro faltó la capacidad de diálogo y de inclusión, tanto con los diferentes grupos o corrientes, como con los liderazgos, a quienes nunca se les tomó en cuenta.

En tu opinión ¿cuál es el camino que deben de seguir los priístas de Querétaro para renovar a la dirigencia estatal?

—La renovación de la dirigencia debe de ser una acción que incluya una estrategia integral. Estamos muy equivocados de que todo va cambiar si pensamos que habrá una persona con un nombre y apellido diferente sentado en esa silla. Tanto a nivel nacional como local veo que nuestros siguientes dirigentes deben de tener el valor y la valentía de hacer cosas distintas. Debemos de atrevernos a innovar desde la oposición.

Los más críticos de la actual dirigencia estatal dicen que uno de los mayores responsables de esta derrota en Querétaro es el ex gobernador José Calzada, por aferrarse a mantener como presidente a una de las personas con las cuales tiene mayor cercanía, como es el caso de Juan José Ruiz. ¿Tú coincides con esa opinión?

—No. A mí me parece que el actual dirigente [Juan José Ruiz] fue a una elección, y mayoritariamente se decidió que él se hiciera cargo del partido. Ahora más que estar buscando un culpable, lo que nos debemos estar preguntando es si el mecanismo por el cual hemos estado eligiendo a nuestros dirigentes es eficiente. Lo que hay que cuestionar es la raíz y también el cómo llega una persona a ser presidente del PRI.

Con la experiencia que tienes de años anteriores de haber ganado una elección en el municipio de Querétaro donde el PRI es oposición. ¿Qué debe de realizar el partido para recuperar espacios de poder político?

—Se trata de meterse a las entrañas de las comunidades y colonias para saber qué es lo que le preocupa a la gente. Debemos de tener la habilidad para transformar esas necesidades de gente en trabajo.

maria_aleman_02_0.jpg

¿Te hubiera gustado haber sido electa como diputada federal por vía de mayoría y no a través de una formula plurinominal, tal como sucedió en esta ocasión?

—Para mí tiene un gran valor ser candidato [por mayoría], y por otro lado fui una de las personas que impulsó en Querétaro que eliminarán las listas plurinominales. Hoy pese a que fui beneficiada por la lista de plurinominales, lo sostengo. Se deben de eliminar las listas plurinominales, a pesar de que creo que es muy valiosa la representación proporcional debido a que crea equilibrios y contrapesos, pero no por listas, sino lo que propuse en Querétaro [que no se aprobó] es que entraran las primeras minorías; es decir, aquellas personas por las que también votó el electorado, y entonces logras conformar cuerpos colegiados mucho más representativos.

En mi trabajo como diputada local que hoy lunes concluye, logré la aprobación de la Ley de Condominios, y no surgió de una ocurrencia ni un invento, sino que surge de escuchar y conocer las necesidades de la gente. Casi 60% de las personas que viven en mi distrito, que es el número 2, vive en un condominio.

Al llegar a esos condominios de mi distrito me di cuenta que es un calvario vivir ahí, donde las personas tienen invertido años de trabajo en una vivienda para sus familias, pero al vivir en condominios han adquirido problemas. Al conocer los problemas que ahí se daban yo me puse a trabajar en la Reforma de Condominios, pero no se trata únicamente de lograr que se apruebe y se publique la ley, sino también hemos organizado talleres de capacitación a mesas directivas de colonos, administradores de unidades condominales. A todos los actores involucrados con este tema los hemos reunido con instancias como el Sistema de Administración Tributaria (SAT), el Consejo de Notarios, la Comisión Estatal de Aguas (CEA).

¿Cómo evalúas el trabajo que realizaste desde la oposición como diputada local?

—Siendo muy perfeccionista como soy en mi vida personal, por supuesto que quedan muchas cosas por hacer. Quedan muchos pendientes, simple y sencillamente porque desde hace muchos años le hemos quedado a deber a la gente, hoy por mucho que esta Legislatura a la que pertenecí haya dado resultados, siguen quedando pendientes.

Por supuesto que queda mucho por hacer, pero por supuesto que me voy con la tranquilidad de haber cumplido. Hoy te puedo decir que 65% de la población que me eligió como diputada local tiene en la actualidad una herramienta en sus manos para cambiar sus condiciones de vida, a través de esta Ley de Condóminos que promoví para su aprobación, y eso para mí es satisfactorio.

¿Cómo fue la relación que tuviste con el gobierno estatal, el cual es de un partido político diferente al tuyo?

—Tuve una relación cordial, pero siempre muy directa. Desde el principio de mi gestión he sido muy puntual y señalé en lo que no tengo coincidencia, pero también aplaudí y reconocí aquello que se hizo bien. El más claro ejemplo de lo que estuve de acuerdo fue la aprobación de las reformas que tienen que ver con la creación del Sistema Estatal Anticorrupción, también estuve de acuerdo en todas las reformas que se hicieron en materia de seguridad

¿Cuáles han sido las discrepancias con el gobierno panista que encabeza Francisco Domínguez Servién?

—En el lapso de tres años hubo muchos temas en que más que discrepancias se buscó un punto medio. Se concilió con varios secretarios, entre ellos, el secretario de Salud y el secretario de Gobierno. En muchos casos logré conciliar.

Artículo
Asegura que su partido requiere de una redefinición ideológica
Hugo Cabrera: “No debemos ser de cúpulas ni de élites” Hugo Cabrera: “No debemos ser de cúpulas ni de élites”

Serás diputada federal en unos días. ¿Con qué experiencias llegas a San Lázaro tras haber sido ya regidora de Querétaro y después diputada local?

—Estos dos cargos anteriores son un buen propedéutico, pero lo único seguro que te digo es que será una Legislatura diferente, donde el PRI será un grupo minoritario, por eso debemos de tener la voluntad de adaptarnos, pero también debemos de tener la capacidad de entender pronto como va estar la dinámica para dar resultados.

¿Tienes algunos temas que impulsarán en San Lázaro que son parte de tu agenda legislativa?

—Sí. Ya estoy trabajando en mi primera iniciativa. Ya se la presenté a mi coordinador René Juárez. La iniciativa tiene que ver con el tema de transparencia y combate a la corrupción, estoy proponiendo un Buró de Servidores Públicos, que funcione de manera similar al Buró de Crédito.

En el Sistema Nacional Anticorrupción hay seis sistemas digitales que califican diferentes aspectos; sin embargo, esos sistemas no son de acceso público y tampoco se entienden de manera común. Lo que yo propongo con esa iniciativa, es cruzar esos seis sistemas y elaborar una lista de vida de los funcionarios públicos de primer nivel. El objeto de este buró de servidores públicos es un sistema de alerta y de prevención, que permita que cuando se hagan las contrataciones de funcionarios en cualquiera de los tres niveles de gobierno, el sistema les genere una calificación en base al cruce de información que se tiene en estos seis sistemas digitales.

¿Estás de acuerdo en que desparezcan las delegaciones federales para ser sustituidas por una coordinación general en cada entidad?

—Hay que esperar como viene la propuesta, a mí me parece muy anticipado juzgar antes de conocer de fondo el planteamiento. Por la parte de hacer más eficiente el gasto público me parece bien la propuesta; yo insisto, hay que esperar la propuesta final ya detalla y espero que no se provoque una trombosis burocrática o también que se genere una lentitud en el trabajo del gobierno.

 

bft

Comentarios