La promesa de honor de quienes son scouts

Cientos de niños conocen y aprenden a vivir apegados a los valores de vida

Generalmente, a la par que se hace la seña, el scout extiende su mano izquierda porque es la que está más cerca del corazón.
Foto: Mitzi Olvera
Especiales 21/09/2018 03:29 Montserrat Márquez Actualizada 14:27

“Yo prometo por mi honor, hacer cuanto de mí dependa para cumplir mis deberes para con Dios y la patria, ayudar al prójimo en toda circunstancia, y cumplir fielmente la ley scout”, con esta promesa inician todos aquellos que incursionan en la vida de los boys scouts.

En Querétaro, la Asociación de Scouts tiene más de 55 años, y desde entonces su misión ha sido forjar adultos con actitud de liderazgo, conocimientos de supervivencia, actitud de compañerismo, y hacer el bien sin mirar a quién, sin esperar ninguna recompensa.

Marco Solís, presidente de la asociación en Querétaro invitó a EL UNIVERSAL Querétaro a recorrer cuatro de los 15 grupos que están conformados en el municipio de Querétaro y en San Juan del Río, para conocer las actividades que realizan en cada una de las secciones.

La vida de scout puede iniciar desde los siete años integrándose a la manada de lobatos, esta etapa concluye a los 11 años. De esta sección conocimos a los niños que hacen sus actividades los sábados por la tarde en el parque Alfalfares.

foco_grafico_3.jpg

Juan Antonio, conocido en la manada como Brumbi, nos explicó que las insignias que se ganó han sido por hacer costura, papiroflexia, y participar en un club de lectura.

“Aquí jugamos, cuando nos reunimos en el árbol de la manada cantamos canciones como ‘El lobo sube la palmera, el ratón quería valor, papá dragón, sandía gorda’”, comentó Brumbi con energía desbordante.

La siguiente sección es la tropa. Aquí ingresan los jóvenes de 10 a los 15 años, el color que los identifica es el verde, y trabajan en especialidades divididas en varias ramas que realizan en periodos de tres a seis meses. Si cumplen con todos los objetivos, y lo presentan ante el grupo, se hacen acreedores a alguna insignia. En esta ocasión fue entregada la insignia por haber presentado un proyecto de hidroponía.

Comunidad de Caminantes es la siguiente sección que abarca a jóvenes de los 14 a 18 años, el color que los representa es el azul.

Abigail, de 17 años, ha estado en el movimiento desde hace una década, y asegura que además de haber aprendido técnicas de supervivencia y primeros auxilios, ser scout también le ha ayudado a ser más sociable y tolerante.

“Es una herramienta para la vida, porque eso me ha ayudado en la escuela y con mi familia, he aprendido a afrontar las circunstancias difíciles con una sonrisa, y como dice nuestra ley scout, el scout ríe y canta en sus dificultades y eso ha sido lo que más me ha impactado”, expresó.

Andrea, otra caminante, también de 17 años, asegura que gracias al movimiento ha podido hacer amigos no sólo del estado y del país, sino a nivel internacional, porque cada cuatro años es organizado el evento denominado Jamboree.

La edición 24 se llevará a cabo en 2019, y Canadá, Estados Unidos y México serán la sede. El objetivo de este evento es fortalecer la hermandad scout mundial, y que los asistentes conozcan nuevas culturas y formas de participar en el escultismo.

La última sección es el Clan Rover. Aquí hay jóvenes de los 17 a los 22 años, los grupos que integran esta sección son pocos, porque debido a las actividades escolares o laborales que realizan, se complica su asistencia todos los sábados en los diferentes grupos.

El Grupo 7 que se reúne en la deportiva Josefa Ortiz de Domínguez es uno de los más nutridos en la sección Rover, y algunos de sus integrantes han estado desde la manada.

“Yo vengo de Michoacán y allá teníamos el Grupo Marino, teníamos bastantes actividades en la playa, íbamos a ayudar a los campamentos tortugueros con los desoves. Los scouts me han dejado una sensación de trabajo duro, porque estás en la universidad, empiezas a ver qué quieres, y se nos complica bastante, pero me gusta, yo vengo desde la manada”, refirió Pepe, de 19 años.

scouts.jpg

Ley scout

La legislación está conformada por 10 artículos que engloban las características que debe tener un scout, y son los siguientes: El scout cifra su honor al ser digno de confianza. Es leal con su patria, padres, jefes y subordinados. Es útil y ayuda a los demás sin pensar en recompensa. Es amigo de todos y hermano de todo scout sin distinción de credo raza nacionalidad o clase social. Es cortés y actúa con nobleza. Ve en la naturaleza la obra de Dios, protege a los animales y las plantas. Obedece con responsabilidad y hace las cosas en orden y completas. Ríe y canta en sus dificultades. Es económico, trabajador y cuidadoso del bien ajeno. El scout es limpio y sano: puro de pensamientos, palabras y acciones.

Saludo scout

Para hacer la seña scout se extienden los dedos índice, medio y anular, mientras que la yema del pulgar se apoya sobre la uña del dedo meñique, todo ello con la mano derecha.

Los tres dedos levantados recuerdan las tres partes de la promesa scout o de las tres virtudes: lealtad, abnegación y pureza, y el dedo meñique protegido por el pulgar nos recuerda que los fuertes deben proteger a los débiles.

Generalmente, a la par que se hace la seña, el scout extiende su mano izquierda porque es la que está más cerca del corazón.

La misión general del movimiento scout es contribuir a la educación de los jóvenes, a través de un sistema de valores basados en la promesa y la ley scout, para ayudar a construir un mundo mejor donde la gente se autorealice como individuos, y desempeñe un papel constructivo en la sociedad.

 

 

bft

Temas Relacionados
jóvenes Scouts niños Marco Solís

Comentarios