Facilitan tránsito a invidentes

Portada 21/07/2014 00:02 Actualizada 08:23

Con la finalidad de ofrecer una alternativa a las personas con debilidad visual, surgió el proyecto de Vista Auditiva, promovida por el emprendedor Juan Pablo Hernández Huerta, quien a través de un chaleco con sensores facilitará la evasión de obstáculos mientras estas personas caminan.

Vista Auditiva es un chaleco que emite alertas de sonido y vibración, con las cuales los invidentes podrán detectar objetos que obstruyan su andar y los pongan en riesgo de caer o golpearse.

Actualmente sólo existe el primer prototipo, que percibe los artículos en la parte frontal y lateral del usuario, no obstante, se espera que en diciembre próximo esté concluido el siguiente prototipo, que perciba objetos en la parte inferior.

Destacó que entré más se acercan al obstáculo, las alertas son más frecuentes, lo que les permite relacionar el sonido y vibración con distancia.

Dicho dispositivo trabaja con energía solar, por medio de cerdas que captan la energía; el creador comenta que mientras una persona camina por la calle, a la luz de sol, no tendrá complicaciones, ya que la energía pasará de manera directa, en tanto que al no haber luz, la batería podrá retener la carga hasta por ocho horas.

Mencionó que trabaja en hacer más eficiente el uso de la energía para que pueda durar por más tiempo. Asimismo, en caso de que el día esté nublado, los usuarios podrán tener la opción de cargarlo con energía eléctrica.

Al salir al mercado, este artículo tendrá un precio de alrededor de cinco mil pesos; la elaboración de éste tiene un costo de entre tres mil 700 y tres mil 800 pesos, precisó su diseñador.

Hernández Huerta comentó para EL UNIVERSAL Querétaro, que se ha enfrentado al problema de no conseguir los insumos necesarios en nuestro país, pues muchas de las piezas utilizadas vienen de países como Inglaterra o China.

Aseguró que aunque hay empresas intermediarias, prefiere comprar los artículos directamente de aquellos países, ya que los costos se reducen en gran medida.

“Por ejemplo, una pieza que en una distribuidora te cuesta 200 pesos, la puedes comprar hasta en 45 pesos si la pides con el proveedor”, destacó el creador.

Reconoció que por el momento no cuenta con los medios económicos necesarios para la fabricación de estos chalecos, y no descarta la idea de esperar que una empresa se acerque a él para poder realizarlos en conjunto.

Con esto, además de hacer más fácil la vida de este sector en las calles, también podrán ingresar al campo laboral con un objeto útil.