Juan Martín Granados Torres “La justicia no se negocia".

El proyecto Cosmos, básicamente es el rediseño que ordenó el gobernador (Francisco Domínguez) para terminar de implementar la justicia acusatoria oral en el estado. Cuando empieza esta administración todavía faltaba el último distrito judicial
Cosmos, Juan Martín Granados, justicia, juicios orales, víctimas, derechos humanos
Foto: Archivo El Universal Querétaro
21/03/2016
01:24
Lenin Robledo
-A +A

En entrevista exclusiva para EL UNIVERSAL Querétaro, el secretario de Gobierno, Juan Martín Granados Torres, compartió los avances del proyecto Cosmos, un rediseño de la implementación del nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, en el distrito judicial de Querétaro, que incluye a los municipios de Querétaro, El Marqués y Corregidora.

Granados Torres, abogado de profesión, egresado de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), con una maestría en Derecho Penal y un doctorado en Derecho, docente durante más de 22 años en la máxima casa de estudios del estado y con más de 18 años en el servicio público, es uno de los encargados de rediseñar dicha implementación y que debe estar lista a más tardar para el 31 de mayo del presente año, porque a partir del 1 de junio entrará en vigor en todo el país, este nuevo sistema de justicia. De esta necesidad, nace el proyecto Cosmos.

Le toca a la actual administración estatal, vivir y ejecutar la transición entre el sistema tradicional mixto y el nuevo sistema de justicia penal acusatoria, ¿qué hay que saber?

- Que los juicios orales y el sistema actual que está tomando nuestra Constitución es para consagrar un Estado de Derecho. El Estado de Derecho significa que el poder no solamente está dado por la ley y ejercido conforme a la ley, sino que esa ley además debe ser respetuosa de los derechos humanos, es decir, debe de servirle a la gente, no al poder.

Entonces un juicio oral, de los que hoy llamamos, debido proceso está sustentado en leyes, cuyo contenido es el respeto a los derechos humanos, es decir, si usted es acusado, tiene el derecho humano a que se le diga por qué, con un defensor, que le muestren las pruebas y que esas pruebas sean desahogadas ante un juez. En el sistema mixto tradicional, el que hace las pruebas, el que prepara las pruebas es el Ministerio Público, pero resulta que es el que acusa; entonces imagínate en manos de quién estamos, si el que te acusa es el que hace las pruebas.

Por eso la eficacia del sistema mixto es que de cada 100 personas que son acusadas, 97 son condenadas y en el nuevo sistema, el que va a revisar y desahogar las pruebas no es el Ministerio Público, es el juez y si al juez no lo convences delante del público, entonces el acusado no va a poder ser condenado.

Por otro lado, siempre pensamos en los acusados, pero la verdad es que el debido proceso o juicio oral está diseñado para respetar los derechos de las víctimas. Durante 200 años han sido olvidadas las víctimas, en el derecho penal, hacías juicios para que el estado castigara al delincuente, pero uno se preguntaba, ¿y la víctima?

En el juicio oral, el estado tiene que pensar en que la víctima sea atendida, reparada y restaurada de su daño. Por eso es que una de las mejores soluciones en los juicios orales es que hay negociación mediante diversos procedimientos llamados medios alternativos de solución de conflictos, que permiten que la víctima sea atendida y el acusado pueda negociar la pena con el ministerio público. Negociar la pena, no la justicia. La justicia no se negocia.

En resumen, lo principal que tiene la justicia acusatoria oral, más rápida, más transparente y privilegiando el respeto y los derechos de la víctima.

Para implementar la última fase del nuevo sistema de justicia acusatorio en Querétaro, se crea el proyecto Cosmos ¿en qué consiste?

El proyecto Cosmos, básicamente es el rediseño que ordenó el gobernador (Francisco Domínguez) para terminar de implementar la justicia acusatoria oral en el estado. Cuando empieza esta administración todavía faltaba el último distrito judicial. Querétaro tiene seis distritos judiciales, es decir, son regiones en las que los jueces atienden casos que suceden en esa parte del territorio.

El distrito judicial de Querétaro, comprende el municipio de Querétaro, Corregidora y El Marqués. Hay que saber que toda la población, los problemas de inseguridad y judiciales se encuentran concentrados en este distrito. Estamos hablando de 65% de la problemática. Al hacer un análisis encontramos muchas áreas de oportunidad y sabíamos que si seguíamos con el mismo modelo íbamos a prolongar los mismos errores.

En 15 meses, en 15 municipios, con nueve juzgados, sólo hicieron dos juicios y en San Juan del Río se cayeron las detenciones hasta en 48%, esto quiere decir, que en esas dos etapas de implementación durante un año y tres meses, no sólo no se atacó lo que se quería con los juicios orales, como la corrupción, la lentitud, la eficacia y eficiencia del sistema, sino que se trajo un mal que es el peor de los males para un estado: la impunidad.

Cualquier proyecto de seguridad y de justicia necesita forzosamente tres cosas, voluntad política, que está puesta por el gobernador; capacidad, que está puesta por el equipo que integra Cosmos y mucho trabajo.

¿Quiénes integran Cosmos?

Este equipo es transversal, hay gente del poder Judicial, contamos con la voluntad de las y los diputados, está la PGJ, SSC, Secretaría de Gobierno, Defensoría de Oficio y estamos trabajando con un enfoque integral.

Como se trata de atención a víctimas, de medios alternos y de prevención del delito, hay abogados, criminólogos, sociólogos, desarrolladores informáticos, administradores, etcétera. Es un equipo interdisciplinario, que ya llevamos desde julio del año pasado trabajando.

¿En qué etapa está el proyecto?

Ya empezamos con la socialización. Hace unos días estuvimos platicando con la doctora María de los Ángeles Fromow, encargada de la implementación a nivel nacional. Esta semana nos reunimos con gente que viene de la embajada de los Estados Unidos, que son monitores que tiene que ver con el tema del Plan Mérida. En concreto, son cuatro agencias que nos vienen a monitorear y a supervisar.

Confiamos en que este proyecto tenga su materialización en resultados. La implementación no está en que hagamos el trabajo del estado para que empiece el sistema acusatorio, la implementación se va a dar verdaderamente cuando la gente use y le sirva el sistema.

El nuevo modelo de justicia penal ya ha sido implementado en la mayor parte del estado, a excepción del distrito judicial de Querétaro, ¿cuál ha sido la experiencia que ha arrojado este nuevo sistema de justicia en los otros 15 municipios?

El principal aporte de estos cinco distritos judiciales de estos 15 municipios, es lo que no debemos hacer. Ya con eso, ya la hicimos. Sobre esa base, que es mucho, ya rediseñamos varias cosas.

¿En qué se distingue Cosmos de la implementación que se ejecutó en la administración pasada?

Primero, en el enfoque. Seguridad y justicia tienen que ser un solo sistema. Incluso nos representamos como un iceberg, porque todo mundo lo ve de la línea de flotación para arriba y así se vio la justicia oral, como que todo son salas de juicio, los jueces con toga, el martinete, los abogados. El asunto es que hacia abajo hay toda una infraestructura del estado que tiene que ver con atender a víctimas, prevenir el delito, desarrollar a la policía, atender la Fiscalía, atender a defensores. El enfoque es integral. Seguridad y justicia, no están separados.

Segundo: cambio. Al ser un enfoque complementario, las instituciones deben tener un trabajo integral, no pueden estar separados. Las instituciones estaban haciendo un muégano, cada quien estaba haciendo lo que le correspondía desde su tarea y ya después los querían pegar, el asunto es que al pegarlo, pues no estaban empatados, incluso los sistemas informáticos tenían distintos niveles de desarrollo y lo que es peor, hasta distintas plataformas, entonces es imposible que una plataforma corresponda a la otra, por lo tanto, no se podría intercambiar la información.

Aquí lo que se hizo fue un solo equipo de informáticos de la Procuraduría, Tribunal Superior de Justicia, Seguridad Ciudadana, Secretaría de Gobierno y lo único que se está diseñando es una sola carretera de la informatización que le sirva a cada institución en la salida y en accesos que requieran.

Tercero: la capacitación. Anteriormente se capacitó a gente de todo y a todos. Los cursos eran los mismos para policías, Ministerios Públicos, jueces. Se dio una capacitación indebida, excesiva e inútil, porque no veo la razón de ser que a un policía se le enseñe a litigar en una audiencia de juicio si lo que va a hacer es ser testigo de cómo detuvo a la persona inculpada.

Lo que estamos haciendo es construir perfiles psicológicos que nos definan quiénes son aptos, por sus condiciones personales, psicológicas y emocionales, para determinado puesto y perfil que se va a desarrollar.

El Sistema Acusatorio Oral es un sistema altamente competitivo que te exige que no solamente sepas lo que vas a discutir, lo que vas a alegar, sino que tengas temple, carácter y capacidad verbal para poderte expresar y poder plantear tus argumentos. Un policía tiene que saber hablar delante de un juez para poderle explicar lo que sucedió, un perito, un litigante, entonces, no cualquiera puede estar delante de la presencia de un juez y frente al público.

¿Por qué es necesario hacer un proyecto de implementación del nuevo sistema de justicia penal, especializado para Querétaro?

Porque los delitos que se cometen en Querétaro no son los mismos, ni con la frecuencia ni con la misma modalidad ni con el mecanismo que se comenten en Guanajuato, por ejemplo, aunque seamos vecinos.

Cosmos es un proyecto para terminar la implementación de la justicia oral en Querétaro, hecho a la medida de los queretanos y las queretanas.

¿Cómo lograr que la ciudadanía se involucre, toda vez que hay una especie de decepción de la impartición de justicia en el país?

Ese es uno de los grandes retos del Sistema Acusatorio Oral. Puede haber un muy buen rediseño institucional, puede lograrse el mejor marco jurídico, pueden generarse las mejores competencias operativas en todas las instituciones, pero si la gente no cree en el sistema, el sistema no será útil. Si la gente cree en el sistema, aún con deficiencias, el sistema va a funcionar.

Comentarios