Día del Padre sin mayores festejos

Portada 16/06/2014 01:41 Actualizada 09:16

Este domingo 15 de junio, día en que en México se celebró el Día del Padre, la mayoría de los jefes de la casa pasaron casi desapercibidos, pues reconocen que no es tan tradicional el que se les festeje con comidas, regalos, paseos o flores, como lo es para las madres el 10 de mayo.

Las plazas, restaurantes y centros comerciales de la capital lucieron como de costumbre, sin mayor trascendencia para los padres de familia queretanos.

Y es que a pesar de que en nuestro país se celebra a los papás el tercer fin de semana del mes de junio, para muchos padres no fue otro día más que de salir y convivir con la familia, como cualquier otro domingo, así lo externó José Manuel Ortega, padre desde hace 16 años.

“La verdad apenas me acordé ayer, mis hijos ya están algo grandecitos, y eso de los recuerditos en la escuela ya no los hacen, pero si me dieron mi abrazo y nos venimos a comer una nieve en el centro”, expresó el padre de familia.

A muchos no les quedó de otra que festejar su día trabajando, como es el caso de Anselmo Gutiérrez, quien tiene un puesto en la zona de la Alameda Hidalgo, y quien junto con sus hijos, lejos de festejar, “trabajaron como siempre”.

“Para quienes tenemos que trabajar no tenemos oportunidad de que nos festejen. Mi hija la más chiquita me trajo una tarjetita que hizo en la escuela, pero de ahí en fuera nada; ni mi señora se acordó, por eso andamos acá ”, así lo indicó el señor Gutiérrez.

De igual forma, como suele pasar y para los afortunados que sí les festejaron, no fue más allá de un pequeño regalo como una corbata, un cinturón o una playera; sin embargo, aseguraron que sea el detalle que sea, les basta estar con su familia para sentirse bien .

“Mis hijos me dieron un pantalón y una camisa, que junto con su mamá me compraron, pero aunque es un pequeño detalle yo les agradezco que se acuerden de su papá y me da mucho gusto que a pesar de los momentos difíciles, económicamente hablando, pues hagan un esfuerzo para festejarme”, señalo Raúl Plancarte, papá de tres hijos.

A pesar de la escasez de festejo, los papás coincidieron en que la mejor celebración para ellos es pasar un buen rato con su familia y saber que siguen siendo una pieza fundamental en el núcleo familiar.