Roxana Ávalos: “Voy a trabajar para la ciudadanía”

Urge campaña de difusión de derechos humanos, afirma. Ahora el trabajo es “limpiar la casa” y capacitar al personal, dice
DDH, Defensoría de los Derechos Humanos, Roxana Ávalos, Migue Nava
DEMIAN CHÁVEZ. EL UNIVERSAL
16/03/2017
01:50
Marco Antonio Estrada
-A +A

En Querétaro hay muchas personas en condiciones de vulnerabilidad que sufren agresiones a sus derechos humanos y que desconocen las herramientas que se tienen para defenderlos, aseguró Roxana Ávalos, titular de la Defensoría Estatal de los Derechos Humanos, quien destacó que esta nueva administración se centrará en la difusión y concientización de las garantías que tienen los ciudadanos.

Para ello es necesario descentralizar la institución y llevar caravanas itinerantes a todos los municipios, además de firmar convenios con las dependencias encargadas de la educación.

Por tal motivo, destacó que su presidencia buscará mantener buena relación con las instituciones de gobierno, aunque de ser necesario se confrontará con ellas para que se respeten los derechos de los queretanos.

Las primeras acciones que se han realizado en las tres semanas que lleva su administración están enfocadas en “limpiar la casa”, pues, dijo, aún falta capacitación para el personal que labora en la institución. Pero en las siguientes semanas comenzará el trabajo con los ciudadanos, a quienes les pidió mantener la confianza en que harán valer sus derechos.

Cuando expuso su agenda ante la Legislatura señaló que uno de los principales ejes de su administración sería el tema de la educación. ¿Cómo se está trabajando para fomentar el respeto a los derechos humano o qué acciones se planean tomar?

—En tres semanas me estoy haciendo cargo de cómo está la oficina y de estructurar, porque antes de trabajar afuera debemos tener bien cimentada la institución por dentro, pero no por eso he dejado de pensar en lo que se va a hacer. Uno de mis pilares es la cuestión de la promoción y difusión, vamos a tener que sentarnos con las áreas correspondientes para la cuestión de educación y cultura. Yo observo en los textos de primaria, donde se habla de derechos humanos, eso ya es un gran avance, pero se necesita fomentar en la sociedad campañas de concientización, estamos muy acostumbrados a pensar que la desigualdad es algo natural y no es igual.

Dos temas que en los últimos años han sido polémicos en Querétaro son los feminicidios y los matrimonios igualitarios. ¿Estos temas estarán en su agenda? ¿Ya ha tenido acercamiento con las organizaciones en la materia?

—En la cuestión de feminicidios se han acercado a nosotros organizaciones y estamos atendiendo el tema, sobre todo porque hay un aspecto legal. Desde la perspectiva jurídica se tiene que cumplir un tipo penal para determinarse como feminicidio, de acuerdo con lo que se establece en el Código Penal, si no no se considera como tal; pero la cuestión es que, independientemente de que se cubra o no el tipo penal, hay un homicidio, e inclusive hasta agravado por el hecho de aprovecharse de mujeres en situación de vulnerabilidad, en algunos casos. Ese tema lo vamos a seguir, vamos a ayudar en lo que tenga que hacerse (…). En el tema de matrimonios igualitarios no ha habido acercamiento, pero también se les atenderá, sobre todo aquí es una situación de los derechos que les conceden los tratados internacionales, las leyes federales y las leyes locales. La Defensoría está para hacer que se respeten esos derechos.

En la administración de Miguel Nava las principales violaciones que se denunciaron eran relativas al derecho a la salud y al de la seguridad. ¿En estos pocos días qué ha detectado?

—Definitivamente una gran parte de las quejas están en las cuestiones de seguridad, en la actuación de los cuerpos de seguridad; muchas veces en el exceso del ejercicio de la fuerza y en las cuestiones de salud. Por ejemplo, que en el ISSSTE no haya citas por teléfono, que se tarden demasiado para conseguir una consulta. Ahí hay un problema en el trato, por ejemplo en Urgencias, no solamente es el retraso en la atención, me queda claro que hay mucha gente, pero también en el aspecto de que los derechohabientes se quejan del personal. La idea es acercarnos, ya tuvimos contacto con el ISSSTE, aunque es materia federal, pero la idea es acercarnos para platicar con el personal, hay formas de trato y sobre todo a los adultos mayores. Quien llega a un servicio médico no acude porque esté feliz.

Con el fiscal general hay una buena relación para señalar que las situaciones que se den serán atendidas a la brevedad. Entonces eso me gusta, porque al final de cuentas es mantener un trabajo de cordialidad para resolver problemas, no para generar más, en beneficio de los queretanos y de todos los habitantes de la entidad.

¿Cuál será la relación de la Defensoría con las autoridades?

—Yo voy a trabajar por la ciudadanía. Si yo puedo resolver el asunto conciliando con la autoridad, eso le beneficia a mi quejoso, pero si también me tengo que pelear, lo hago, yo no descarto ninguna posibilidad, pero lo que pasa es que una actitud de pelea siempre no le sirve a mi quejoso o a la persona que viene aquí; a las personas que piden nuestro apoyo no le interesa que yo le pegue de gritos a la autoridad, sino que le resuelva su problema, y yo lo que quiero es resolver el problema.

¿Cuál es la agenda que se tiene para los próximos meses?

—Ahorita hemos planteado el tema de los indígenas, están muy abandonados, y la Defensoría se ha vuelto metropolitana, me queda claro que la mayor parte de la población se encuentra en la ciudad, pero no eso no quiere decir que en la zona de la sierra no haya problemas; lo que vamos a hacer es acercarnos para allá y cuando ya esté reforzada la institución al interior haremos una Defensoría itinerante (…), hay que planear, con base en lo que se hizo en el pasado, pero con una perspectiva de futuro, lo que está bien se continúa y se mejora, lo que está mal se tiene que reformar, eso es lo que nos lleva tiempo porque estamos diseñando qué Defensoría queremos. Será una Defensoría apartidista, al servicio de los ciudadanos, una Defensoría que gestiona con las autoridades, pero si es necesario se pone la armadura.

¿El recurso de 30 millones es suficiente para la operación?

—Ahorita estoy trabajando con lo que tengo. Precisamente el reajuste de muchas cuestiones a nivel interno es eso, pero una vez que esté totalmente reajustado y que haya un programa de austeridad, ya tendremos opción de solicitar una ampliación a la Legislatura y al Poder Ejecutivo, pero antes de pedir necesito reajustar la oficina a nivel interno, más bien la cuestión es que justamente las auditorías que están en marcha nos van a servir mucho.

¿Qué representa para usted ser la primera mujer en ocupar este cargo?

—Definitivamente hay varios sentimientos: primero, mucho orgullo, el que la Legislatura me haya designado y tuviera la confianza en mí; en segundo lugar, el hecho de que en la institución sea la primera mujer como defensora implica un avance en el estado de Querétaro, en el sentido de que comienza a darse un avance entre hombres y mujeres, entonces esa situación implica en consecuencia una gran responsabilidad, porque se da la situación de que hay quienes todavía no estamos preparados para ocupar cargos públicos. Nuestro trabajo es el que va a hablar en torno a esa situación. Hay varios sentimientos de orgullo, responsabilidad y emoción.

¿Le costó trabajo llegar a ser la primera defensora de derechos humanos en Querétaro?

—Siendo sincera, mis padres fueron quienes vieron la convocatoria y me motivaron a entrar; hice mi solicitud y todos los tramites, al punto que me encuentro con la sorpresa de que me designan. Yo lo presenté para concursar y de pronto me encuentro con que me eligen, entonces quedé muy gratamente sorprendida, cómo no. Pero sobre todo me di cuenta de que mi currículum vale, pero también el hecho de que soy apartidista y este órgano debe ser completamente apartidista. Se trata de que se resuelva objetiva e imparcialmente.

¿Cómo se encuentra el estado de Querétaro en materia de perspectiva de género?

—Si vemos los datos del Inegi, 51% de la población es de mujeres, se refleja en la Legislatura, donde hay 13 diputadas; en las oficinas de gobierno también se ha dado ese empoderamiento de la mujer en cargos públicos. Sin embargo, lo que yo escucho aquí, las historias que me llegan, no son precisamente en esa realidad, hay una gran discriminación de hombres con mujeres solamente por el hecho de serlo, se les ha dado ese rol antiguo, hay grupos que no quieren terminar con esa situación, no quieren reconocer que las mujeres tienen la capacidad para ejercerse como jefas de familias, no sólo madres.

Comentarios