Convergen pobreza y lujo en Latitud Victoria

Obreros que laboran en el desarrollo inmobiliario viven hacinados; más de 7 mdp cuesta un departamento de los que construyen
Grupos de trabajadores se ven en la necesidad de vivir hacinados durante el tiempo que durará la construcción del complejo de lujo (RICARDO LUGO. EL UNIVERSAL)
13/10/2016
02:26
Paulina Rosales y Gonzalo A. Flores
-A +A

Con una inversión de 500 millones de dólares y sobre 8.6 hectáreas de terreno, se construye Latitud Victoria, un desarrollo inmobiliario de lujo a cargo del grupo ABILIA Inteligencia Inmobiliaria –al mando de María Asunción Aramburuzabala Larregui, la empresaria mexicana reconocida por Forbes como la segunda mujer más rica del país–, que fue anunciado en agosto de 2015 por Marcelo López Sánchez, ex secretario de Desarrollo Sustentable (Sedatu) del estado.

Ubicada a unos metros de la Alameda Hidalgo, está construcción, prevista para finalizarse en mayo de 2017, se encuentra sobre la avenida Constituyentes, en pleno centro de la ciudad de Querétaro.

Se localiza en un terreno que perteneció a la embotelladora La Victoria, del corporativo Coca-Cola, propiedad de la familia Ruiz Rubio, que tiene una importante participación en el proyecto.

De acuerdo con el plan de desarrollo, Latitud Victoria contará con más de 600 departamentos divididos en siete torres; dos edificios de oficinas, con una extensión de 11 mil metros, cuadrados, y dos hoteles de tres y cuatro estrellas.

La comercialización de los condominios presenta un avance del 95%, mientras que el progreso de la obra alcanza, en una primera fase, un 90%, en la segunda un 15% y en la tercera un 7%.

Adentro del terreno en construcción el movimiento no se detiene. En la torre de departamentos que ya está prácticamente completa, han empezado a colocar los acabados y detalles como piso y vidrios. Primero en los niveles bajos.

Las otras torres todavía se encuentran en construcción y las varillas sobresalen en sus esquinas, al igual que la plaza comercial que está en el centro del terreno.

El sonido del corte del metal, así como el golpear de los martillos y taladros, junto a los motores de las maquinas en movimiento, son la música que diariamente se escucha durante las jornadas.

Aunque son cientos de trabajadores los que han adelantado la construcción del complejo residencial, los anuncios para solicitar ayudantes, albañiles, instaladores de piso y carpinteros, entre otros, siguen en los alrededores de la manzana de la zona de construcción, que se confunden con escritos donde se ofertan cuartos en renta, para los que vienen de otro municipio e incluso, en muchos casos, de otros estados del país.

El costo de un inmueble en Latitud Victoria oscila entre un millón 900 mil pesos por un departamento de una habitación, un baño y una superficie de 64 metros cuadrados y siete millones 200 mil pesos por un departamento con tres recámaras, tres baños y una extensión de 260 metros cuadrados

Sin embargo, el lujo no es para todos. La mayor parte de los 800 trabajadores que en promedio acuden a diario a Latitud reciben un salario semanal de mil 500 mil pesos, es decir seis mil pesos al mes. Si estos obreros quisieran comprar el departamento de 260 metros cuadrados tendrían que ahorrar su sueldo durante 100 años, sin gastar un solo peso.

Comentarios