Advierten recortes en salud, obras y educación

08/08/2016
01:05
-A +A

Para el siguiente ejercicio presupuestal se podrían presentar recortes en aportaciones o convenios de fondos que van destinados a obra pública, salud y educación, estima el secretario de Planeación y Finanzas, Manuel Alcocer Gamba, quien puntualizó que el gobierno nunca ha descartado adquirir mayor deuda pública.

En entrevista con el UNIVERSAL Querétaro, recordó que a la actual administración estatal le heredaron un déficit financiero de 400 millones de pesos, lo que generó que las calificaciones de riesgo crediticio estuvieran en riesgo.

Por otra parte, adelantó que el gobierno transferirá 206.9 millones del Impuesto Sobre Nómina (ISN) a la Comisión Estatal del Agua (CEA) para darle mantenimiento al sistema Acueducto II, a través del cual se trae agua del Río Moctezuma a la zona metropolitana de Querétaro.

Situación financiera

¿Cómo se encuentran las finanzas estatales?

—Lo primero que hicimos fue conocer cuál era la situación financiera del estado para poder hacer los proyectos de la administración.

Nos dimos a la tarea de reunirnos con calificadoras y equipos de finanzas y lo que identificamos, de una manera muy clara y abierta, esto porque teníamos que cuidar lo que ellos llamaron un déficit operativo, para no volver a incurrir en ello, cosa que nos llamó la atención.

Una calificadora nos exponía que en 2010 invertíamos 19% de gastos de capital entre egresos totales y ello se había deteriorado hasta llegar en 2014 a 1.8%; pasar de 19.7% a 1.8% en cinco años era una señal de alarma.

Querétaro ha sido desde hace muchos años identificado como un estado líder en finanzas públicas. Sin embargo, dos calificadoras nos advirtieron de una posible baja de la calificación sino corregíamos algunos temas muy importantes: Uno era corregir el nivel de gasto que teníamos.

Por ello nos dimos a la tarea e identificamos que el estado de Querétaro, por primera vez en su historia señalaba un déficit presupuestario de cerca de 400 millones.

La única manera de revertir un déficit es subir los ingresos o aumentar los impuestos. La instrucción que tuve fue cero impuestos adicionales y además cero deuda, por lo que hicimos el esfuerzo en apretarnos el cinturón.

El primer paso fue revisar toda la estructura del gobierno en servicios personales y sus gastos personales, de tal manera que solamente en el primer trimestre de esta administración ahorramos 357 millones de pesos.

La presión que teníamos al cierre de 2015 implicó decisiones difíciles. Sin duda, la más difícil fue el recorte de las plazas; pero sabemos que era necesario porque ese nivel de gasto no lo podía tener el gobierno del estado.

¿Cuáles fueron las causas que llevaron a este déficit presupuestal del que habla? ¿Hubo desorden? ¿Gastaron por gastar y sin tener programación?

—No voy a juzgar la decisión. Lo que diré es que se liberó el gasto y 2015 vino a cobrarle la factura a esta política de liberar el gasto.

Adicionalmente, los extraordinarios precios del petróleo que se vivieron en años anteriores no daban las señales de alerta. A la hora que los precios del petróleo se desploman y se llega a los niveles que nosotros vivimos en 2009 tienes menos ingresos y estás teniendo el gasto inercial que estás haciendo año con año. La factura te la cobra.

¿Cuáles fueron los rubros en los que liberaron ese gasto?

—En todos los rubros y en todos los poderes. Solamente en servicios personales nosotros hemos tenido que recortar el gasto en 137 millones de pesos netos. En recursos materiales estamos gastando 51 millones de pesos menos, lo mismo que en gasolina.

¿Cuál es el número de empleados que fueron liquidados?

—Nosotros cancelamos 653 plazas del sector central y 100 de organismos desconcentrados; adicionalmente, las paraestatales redujeron poco más de 400 plazas.

El efecto es una reducción en la nómina y hay algunos casos de gente que su contrato vencía el 30 de septiembre y ya no se incorporó, otros fueron liquidados. En algunos casos personas siguen solicitando una liquidación superior a la que en su momento se había ofrecido.

“Apretar el cinturón”

¿Por qué pensar como última opción el endeudamiento, si las calificaciones le permiten a Querétaro conseguir créditos en buenas condiciones?

—Es tan sencillo como el caso particular que pudiéramos tener las personas físicas. Tú puedes tener un control de tus ingresos personales y tus gastos muy bueno, vas con un banco y te ofrece prestarte un millón de pesos. Tienes que utilizar la línea de crédito que te otorgan solamente si la necesitas.

El primer paso para nosotros era racionalizar el gasto. Si con el apretón del cinturón lográbamos hacerle frente a todos los programas no necesitamos la deuda, sin descartarla. La deuda es una alternativa siempre y cuando sea responsable y la mejor opción que tengas. No es que se le tenga temor a la deuda, simplemente primero hicimos lo que estaba en nuestra cancha.

Se optó por un diagnóstico y una reflexión hacia adentro. Primero se quitó aquel gasto que no tenía un gran impacto y ya después se valora si se entra o no a la deuda. Primero corriges, tienes buenos números y ya después, si fuera el caso, se analizará una deuda.

¿Bajo qué condiciones se contrataría una deuda?

—Solamente si fuera un gran proyecto socialmente necesario en el que tienes que actuar a la brevedad.

Una vez bien identificado en su magnitud, se analizará la capacidad que tienes para poder cubrirlo en uno, cinco, diez o veinte años, pero para eso necesitas primero que las calificadoras reconozcan tu fortaleza en las finanzas y desde luego que el banco vea, en su caso, que no es un riesgo de ninguna manera el crédito.

¿Ustedes prevén recortes en 2017 en la parte presupuestal?

—Hay dos temas a cuidar por parte de los recursos federales. En cuanto a las participaciones, nosotros confiamos en que no haya un deterioro con respecto al 2016 por dos razones.

Primero porque la federación ha tenido un trabajo eficaz en la recaudación de los impuestos tributarios; consideramos que se van a mantener en términos reales y tal vez tengan un ligero crecimiento de entre 1% y 2%, en términos reales.

Adicionalmente, no creo que pueda haber una caída porque operaría automáticamente el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas, que lo constituimos con recursos estatales durante muchos años y está prevista su utilización en caso de una caída sobre la recaudación federal que está programada.

Nosotros no creemos que 2017 sea un factor de ajuste.

Los otros recursos federales, que son las aportaciones o convenios de fondos que van destinados en buena medida para obra pública o algunos programas que pudieran ser de educación o de salud, esos sí pudiéramos tener una sorpresa desagradable y tendríamos que esperar a conocer la información final de la Secretaría de Hacienda. Tenemos que actuar con mucha prudencia en la estimación de los ingresos.

Creo que hay que esperar un escenario poco favorable en materia de aportaciones federales y hay que ser muy cuidadosos y muy prudentes en los compromisos que uno quiera adquirir porque es probable que haya ese recorte y desde luego las entidades federativas no estaríamos en la capacidad de suplir la aportación federal.

¿Hoy en día el presupuesto va de acuerdo con lo que ustedes presuestimaron? ¿Hay atrasos de la federación en la transferencia de recursos?

—En lo que está previsto, estamos prácticamente a la par. Donde hay algunos retrasos es en algunos convenios de obra que hemos venido negociando.A veces quisiéramos que estuviera en un mes o en otro; sin embargo, se pueden retrasar en lo que nosotros estaríamos previendo.

En la parte de los ingresos tiene más de seis años que no se da un reemplacamiento. ¿Ustedes lo tienen considerado?

—No está considerado ahorita. Sin embargo, quiero decirte que todo lo que sería en materia de iniciativa de ingresos y presupuesto de egresos todavía tendríamos que ver cómo viene realmente la parte federal y en su momento platicarlo.

Ahorita todavía no conocemos el paquete económico que presentará la Secretaría de Hacienda.

El programa de tenencia va a seguir operando como sigue, ¿o le ven ustedes un área de oportunidad para mejorar el ingreso?

—Nos esperaríamos a conocer el paquete económico para poder hacer algún pronunciamiento sobre el año que entra. Todavía nos faltan algunos meses para tomar algunas medidas.

Situación en municipios

¿Con los municipios cómo está siendo la relación? Todavía se habla de notas negativas en materia financiera por el gasto y las deudas que traen arrastrando. En Cadereyta se habla de que incluso les fue embargado un panteón y los trabajadores reclaman adeudos de laudos laborales que les heredaron de la administración anterior?.

—Los municipios que tienen problemas son los municipios que tienen un elevado nivel de gasto, y es algo que tienen que corregir.

Quien ha pospuesto la corrección del gasto tendrá problemas, no nada más en 2016, los va a tener en 2017 y también en 2018. No hay otra receta más que apretarse el cinturón y no posponer el apretón.

Hemos apoyado a algunos municipios que han tenido problemas serios. No quisiera señalarlos. En el caso particular de Cadereyta, que nos ha solicitado apoyo, lo hemos hecho y con esto se ha permitido que pueda operar con más flexibilidad dentro de su plan financiero. Tenía algunos laudos ya firmes y algunas demandas a las cuales tenía que dar cumplimiento; eso le afectó la operación cotidiana. El apoyo ha sido básicamente adelanto de participaciones.

¿Cómo se va a manejar el tema el año que viene?, ¿habrá rescates?

—No. Cada quien tiene que resolver sus temas financieros y la manera de resolverlos no es otra más que reduciendo el gasto.

¿ICA informó que tiene una demanda en contra de la Comisión Estatal de Aguas (CEA) por pagos no se hicieron en su momento, cuál es el tema ahí?

El tema es de la Comisión Estatal de Aguas pero puedo afirmar que no hay ningún incumplimiento por parte de la comisión.

El tema de la CEA

¿Pero sí hay una demanda?

—No sé si tenga o no demandas. Es un tema a veces subjetivo. Lo que puedo afirmar es que no hay ningún incumplimiento por parte de la CEA ni menos aún una contingencia de que el gobierno del estado entrara a hacer un pago que no hubiera cumplido la CEA.

¿Está en garantía el Impuesto Sobre Nómina (ISN), según tengo entendido para pagar la deuda de Acueducto II?

—De origen el Impuesto Sobre Nóminas era la garantía. El gobernador lo que reconoció en el presupuesto de egresos, y así se planteó, es que 206.9 millones de pesos del Impuesto Sobre Nómina que recaudamos se transfiera a la CEA para garantizar el cumplimento de la tarifa 1, que es la de crédito. Está totalmente asegurado el flujo de efectivo que puede tener la CEA.

Eso se hace para que la CEA atienda el compromiso que está contractual con ICA y además le queden los recursos necesarios para mejorar su eficiencia operativa y hacerle frente a aquellos programas importantes que determine la CEA para los programas federales.

¿Sin este recurso que transfiere gobierno del estado a la CEA habría el riesgo de que se incrementaran las tarifas del agua?

—Creo que lo estaría expuesto es más bien el programa de mantenimiento y obras de la CEA porque la CEA sí ha cubierto con puntualidad las obligaciones derivadas del Acueducto II. Al cubrirlas a lo mejor y no tiene suficiente recurso y podría reducir el nivel de inversión o mantenimiento en toda la tubería y los ductos que tiene.

Con este apoyo que establece el gobernador desde el presupuesto, que garantiza la tarifa 1 que es de crédito, además del mensaje claro de cumplimiento de las obligaciones por el ISN, lo que estamos permitiendo es que la CEA pueda llevar a cabo de una manera más puntual su programa de obra pública.