El reto, que queretanos tengan un mejor empleo

El reto, que queretanos tengan un mejor empleo

Satisfecho, afirma que todas las tareas que hasta ahora le han encomendado ha podido cumplirlas
"La política es de mucha circunstancia y las circunstancias no permitieron que se diera una situación [lograr una diputación federal], pero no lo vemos como derrota; al final de cuentas es un asunto de aritmética electoral" (LETICIA BRAVO EL UNIVERSAL)

Por Juan José Arreola

Tonatiuh Salinas Muñoz dice que el no haber logrado ser elegido como diputado federal no le significa una derrota, pues la política es de circunstancias. Piensa que como coordinador en Querétaro de la campaña de Enrique Peña Nieto entregó buenas cuentas, pues el ahora Presidente de la República electo, “en Querétaro gana por un margen de cinco puntos porcentuales, con una votación histórica”.

Satisfecho, afirma que todas las tareas que hasta ahora le han encomendado ha podido cumplirlas; “hasta el momento no tengo queja de mí mismo”, dice sonriente.

Egresado del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Salinas Muñoz regresa al gabinete del gobernador José Calzada Rovirosa como secretario del Trabajo, cargo que ejerce desde este martes. Dejó la Secretaría de Desarrollo Sustentable para participar en la campaña electoral. Después de esa “aventura” se reincorpora al servicio público con el mandatario estatal, quien, dice, “me distingue con su confianza”. Y aun cuando hay quienes lo colocan como potencial aspirante a la candidatura a gobernador en 2015, detiene la idea para apuntar que hoy está dedicado a su labor: “Estoy puesto para trabajar, para dar buenos resultados, para entregar buenas cuentas, y ya las aventuras del futuro vendrán en su momento”.

¿Qué te tiene trabajando a dos días de ser secretario del Trabajo?

Encontramos dos vertientes importantes dentro de la secretaría: todo lo que tiene que ver con la regulación laboral, con el responder ante los conflictos, con evitar conflictos. Todo lo que se está llevando en la junta, lo que se está llevando en tribunales, como para que exista paz laboral dentro de nuestro estado y, por otro lado, también toda esta cantidad de actividades que necesitamos emprender, seguir apoyando y seguir desarrollando para que los queretanos tengan un mejor empleo, les vaya mejor y se puedan capacitar; que el que esté buscando con ganas, con honradez, y verdaderamente con vocación, empleo, lo pueda encontrar. Son dos cosas que si bien es cierto son diferentes, me parecen complementarias, hay que mantener el clima de paz laborar en el estado, con todo el conocimiento y el desarrollo de los procesos de conciliación para que todos esos conflictos que hay se puedan dirimir y no llegar a juicios. Cuando se llega a los juicios creo que es algo inevitable… pero bueno, ahorita me encuentro con 4 mil 900 juicios dentro de la junta, que tendrán que irse desahogando, ya se han desahogado 2 mil, pero también nos encontramos con retos más importantes como son 185 mil queretanos que están en el subempleo o en la economía informal.

¿Se te hizo difícil pasar del ámbito de la promoción de empresas al de la buena relación dentro de la empresa?

Fíjate que son partes complementarias, también yo lo veo así. Como que un primer inicio es poner las bondades que existen en el estado para que haya más inversión, pero una vez que están aquí, pues tener todo lo necesario para que se puedan desarrollar y puedan crecer; creo que mi trabajo va más enfocado a eso, y también creo que conlleva una responsabilidad social mayor, porque al final de cuentas el convencer a una empresa que se establezca aquí, viene a ofertar empleos, viene a dejar derrama económica, pero el mantener buena relación entre los queretanos que ya están trabajando aquí, que ya saben cómo se trabaja, me parece que sí conlleva una parte social importante, porque también hemos identificado cómo por diferentes grupos hay ciertas restricciones para acceso al empleo. Estas restricciones son por edad, por sexo, estamos hablando de todas estas restricciones que nosotros conocemos que tienen una gran connotación social, y es ahí donde nos queremos enfocar: hacer de Querétaro un mercado laborar influyente y equitativo.

¿Qué es más difícil, traer empresas o la paz social?

Yo creo que todavía no estoy en posición de definir qué pudiera ser más difícil, lo que sí te puedo decir es que es igual de desafiante. El mismo reto implica convencer, a través de argumentos, a alguien de lo bueno que es llegar a Querétaro, como también creo que es igual de desafiante e importante el poder mantener una buena relación. Tú sabes que las relaciones humanas se complican generalmente; entonces, que se lleguen acuerdos es bien importante, y justamente hoy estuve saludando a usuarios y al propio personal de la secretaría, en la junta, platicando con los conciliadores y los conciliados.

Derrota, por la aritmética electoral

¿Cómo regresas de este proceso político, qué conclusión y saldos tienes?

Regreso, no tengo empacho en decirlo, regreso diferente en el sentido de que para mí fue un aprendizaje. Desde el principio decidí tomar la campaña presidencial y su coordinación como una experiencia de vida, y verdaderamente fue una experiencia de vida que tenía al final un destino que podría llegar a ser la diputación. En este proceso de vida pude recorrer el estado; le di tres o cuatro vueltas y pude platicar con más de 100 mil queretanos, y me doy cuenta de que en términos sociales hay mucho trabajo por hacer; toda esta sensibilidad o por lo menos ese conocimiento que adquirí de cuáles son las necesidades de los queretanos, me está ayudando hoy para identificar por dónde debe transitar la Secretaría del Trabajo. Por otro lado, también confirmar lo que siempre sabemos: la política es de mucha circunstancia y las circunstancias no permitieron que se diera una situación, pero no lo vemos como derrota; al final de cuentas es un asunto de aritmética electoral y le damos para adelante a esta nueva encomienda que le agradezco, por supuesto, al señor gobernador, y lo asumo con el mismo reto, pero con visión diferente.

¿Cómo es tu relación actual con el gobernador?

Creo que tengo una relación cercana. Él me distingue por su confianza, yo tengo plena confianza y empatía al trabajar con él. Muchas veces lo he externado: para sentirte contento con tu trabajo necesitas estar contento con tu jefe; me motiva, me inspira, me da lineamientos a seguir, me da mucha libertad.

¿Y tu relación con Peña Nieto?

Yo la defino como buena, en términos de un coordinador estatal y un Presidente electo, en el sentido de que la última vez que nos saludamos fue cuando yo todavía estaba considerado como diputado en la elección del senador [Manlio Fabio] Beltrones; ahí tuve la oportunidad de platicar con él. Me saludó con nombre y apellido, nos dimos ánimos; estaba enterado de mi situación, por supuesto, y ahora, sí bien es cierto que no he podido platicar con él, su equipo me ha hecho llegar un mensaje de solidaridad y de saber que las condiciones no se dieron, pero esto no se termina. La verdad es que yo le agradezco tanto al Presidente electo que me haya invitado a participar en su campaña como a su equipo. Todos los que están en el equipo de transición fueron compañeros de campaña, entonces eso me da mucho gusto.

¿El regreso al gabinete te pone en mira hacia 2015?

No, yo pienso diferente. Te voy a decir francamente, porque en la política lo aprendí de joven con mi papa haciendo política, y ahora lo confirmo haciendo yo la política: es de circunstancia, y hoy la circunstancia me obliga a trabajar con el gobernador. Por supuesto, como cualquier mexicano y cualquier queretano, tengo muchas aspiraciones y hay muchas cosas que me gustaría hacer, pero hoy necesito concentrarme. He aprendido que cualquier objetivo, la única forma de alcanzarlo es trabajando. Estoy puesto para trabajar, para dar buenos resultados, para entregar buenas cuentas, y ya las aventuras del futuro vendrán en su momento.

¿Terminarás el sexenio en el cargo?

Esa es la idea, y la platicaba con el gobernador Calzada. Este es un trabajo de tres años y casi un mes en donde estamos haciendo el compromiso. Claro, no hay nada escrito, él tiene la decisión siempre de remover o nombrar secretarios, y plenamente consciente de eso es como nos sumamos. Por eso cuando llegabas y me preguntaste “¿qué haces?”, pues estudiando, pues hay que estar muy bien preparado para atender estas tareas. Creo que ya estoy preparado para atender estas tareas, pero nunca está de más fortalecer lo que vienes hacer.

¿Estás satisfecho con lo hecho?

Sí, muy satisfecho. En mi vida laboral, aunque he tenido altas y bajas, como creo yo todo mundo, el trabajo desde que salí de la iniciativa privada, desde 2009 a la fecha, creo que me ha dejado satisfecho. Resultados hay; si bien no puedo calificarlos, de alguna forma me hicieron sentir que las cosas iban caminando (...) También el proceso de la invitación a coordinar la campaña de Peña Nieto… en Querétaro gana [él] gana por un margen de cinco puntos porcentuales, con una votación histórica; es decir, las tareas que me han encomendado las hemos resuelto y hoy tengo otra tarea mucho más importante tengo que entrarle con el mismo entusiasmo. Hasta el momento no tengo queja de mí mismo.