Inflación pega en el bolsillo de las familias

06/09/2015
12:27
-A +A

A lo largo del año, la canasta básica ha sufrido un incremento en sus precios debido a la inflación, es por ello, que las personas cada vez más analizan los artículos que comprarán, pues el poder adquisitivo ha disminuido.

Durante la primera quincena de agosto, la canasta básica registró un incremento de 0.24%, con lo que alcanza un alza anual de 2.05%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), lo cual ha repercutido en el bolsillo de las personas.

La canasta básica es un grupo de artículos y servicios que una persona o familia necesita para satisfacer necesidades esenciales de consumo, en el caso de nuestro país, esta canasta tiene alrededor de 80 artículos. Donde además de alimentos y productos de limpieza también se toman en cuenta algunos servicios.

Hasta diciembre de 2014, el portal de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), por medio de Diconsa, contempla en la canasta básica alimentos como: frijol, maíz, arroz, azúcar estándar, harina de maíz, aceite vegetal comestible, atún, sardina, leche en polvo, chiles enlatados, café soluble, sal, avena, pasta para sopa, harina de trigo, chocolate en polvo, galletas, además de artículos de limpieza como: jabones de lavandería y tocador, papel higiénico y pasta dental.

Al realizar un sondeo en el mercado Escobedo, la señora Guadalupe Rodríguez, quien realiza sus compras cada semana, antes adquiría lo necesario para alimentar a su familia, de cinco integrantes, con un presupuesto de entre 700 y 800 pesos. Sin embargo, ahora gasta más de 900 pesos.

En diversas ocasiones se ha visto en la necesidad de dejar de comprar algunos alimentos, sobre todo cuando se trata de productos cárnicos. Y en algunas temporadas, como ésta, recurre al puré de tomate envasado, pues el precio del jitomate es muy alto, aseguró, este producto pasó de cotizarse entre 8 y 10 pesos hasta los 18 pesos en algunos establecimientos.

Por su parte, Alfredo Jiménez, quien acompaña a su esposa Gloria Pedraza, dijo que  ellos dos tienen un gasto de más de 2 mil pesos quincenales, al comprar despensa, carne, alimentos, pago de transporte, así como algunos servicios de su hogar, por lo que se han visto en la necesidad de trabajar los dos, pues el resto de los gastos que tienen no permite que sólo uno de los dos salga a trabajar.

En tanto que Sandra Alcalá comentó que antes realizaba sus compras en una tienda de autoservicio, sin embargo, los altos costos la hicieron buscar alternativas para comprar la comida.

Por lo que ahora acude al mercado Escobedo, y cuando tiene suficiente tiempo asiste a la central de abasto, pues indica que es el lugar donde consiguen los productos más barato, aunque necesita más tiempo para poder recorrer varios locales.

Mientras que la despensa, la compra en una tienda que vende productos a precio de mayoreo, pues afirmó que debe buscar alternativas para sacar adelante a su hija, debido a que ella es cabeza de familia.

Desde el año pasado diversas autoridades han reconocido que en los últimos 20 años, el poder adquisitivo del salario ha caído alrededor de 50%.

Por lo que a las personas les resulta más complicado adquirir los insumos necesarios, comentó el titular de la Delegación Federal del Trabajo, Gerardo Vázquez Mellado Zolezzi.

Mencionó que “la gente busca mejores empleos para satisfacer las necesidades básicas de la familia, y es por la falta de estas buenas oportunidades que se genera la delincuencia.

Por lo tanto, Vázquez Mellado Zolezzi hizo un llamado a generar mejores oportunidades laborales.

Respecto a eso, el señor Aurelio Lara, comerciante, explicó que ahora ya no tiene las mismas posibilidades de comprar todo lo que su familia necesita, pues con sus ingresos, aunque suelen ser mayores a los de hace cinco años, no le alcanza para comprar lo mismo. Situación que orilló a uno de sus hijos a hacer una pausa en sus estudios profesionales, para ayudar en el negocio familiar y de esta manera no pagar empleados en el local.

Esta es la actualidad que los habitantes de Querétaro están viviendo, y aunque las autoridades estatales aseguran que se tienen verificaciones constantes en los precios, la inflación que se presenta va dejando estragos en los bolsillos de las familias.