Pese a alerta por fraude, confían en pirámides

06/06/2016
03:59
-A +A

"Tengo la esperanza de que esta forma de ayuda pueda apoyarme para salir de mi bache económico. Muchos me dicen que es fraude, aunque hasta el momento no ha habido nada que me diga que ya hay denuncias, sobre todo porque hay gente que conozco y en la que confío. Lo hago sobre todo por necesidad”, precisó Esperanza después de que entregó su aporte dentro del grupo de mujeres que integran el ‘telar’, una pirámide de ayuda financiera que trabaja ya desde hace siete meses en la capital del estado y que es señalada por autoridades financieras como un fraude en contra de la ciudadanía.

Esperanza es una joven profesionista, hace casi un año pasó por un proceso de divorcio y actualmente se encuentra sin empleo tras haber renunciado por irregularidades en su trabajo. Ella busca la manera de tener un capital para poder iniciar un negocio, mismo que llega a ser complicado obtener en los préstamos de las instituciones bancarias y en las cajas de ahorro por los trámites y la dificultad de encontrar avales. Hace poco tiempo fue invitada a participar dentro del Telar, ya que la promotora que la contactó le dijo que podía recibir una ayuda de hasta 192 mil pesos.

“Tengo un año de divorciada por muchos problemas con mi ex esposo. No tuvimos hijos y no tengo en este momento ninguna relación sentimental. Hace poco renuncié a mi trabajo puesto que estaba dada de alta para ganar con el salario mínimo, lo que me afectó bastante para el pago de una vivienda que saqué con crédito del Infonavit. Las aportaciones que daba la empresa en que laboré eran las mínimas y tenía que poner la diferencia para el pago de mi vivienda de mi bolsa. Además que el clima de trabajo era ya complicado por el carácter voluble del dueño de la empresa.

“Durante una reunión con unas amigas a quienes conozco desde hace muchos años, una de ellas me comentó que la habían invitado a unas pláticas donde se formaban grupos de mujeres que se apoyaban entre sí, con el compromiso de que recibirían una fuerte cantidad de dinero, es decir, ocho veces más de lo que aportaron. En un principio creí que era una broma o un fraude como se llega a leer en las noticias, pero debido a mi situación económica actual acepté ir para ver de qué se trataba.

“Nos pusimos de acuerdo y acudí a una reunión informativa. Ahí la joven que dio la plática era una conocida mía de la universidad con quien tuve buena relación y conocí por honesta. Ahí nos explicó como trabajaba el ‘telar’, ese sistema de ayuda. Desde un principio nos dijo que se trataba de un acto de fe y que era una responsabilidad de los integrantes del Telar que siguiera expandiéndose esta red de ayuda para poder hacerla sustentable.

“La promotora indicó que estas asociaciones sólo van dirigidas a mujeres, puesto que son quienes socialmente tienen más limitaciones económicas, además de que los hombres siempre serán incrédulos y que llegan a ser irresponsables cuando hay compromisos grandes, ya que se debe trabajar en seguir expandiendo a los integrantes del ‘telar’. La aportación es de 24 mil pesos que prácticamente se regalan, además de que se debe trabajar en buscar a dos mujeres más que sean responsables y que inviten a su vez a dos más, de modo que no se detenga la dinámica del ‘telar’.

Al terminar la reunión, la promotora me animó a ingresar y me dijo que se haría la entrega de ‘fuegos’ (dinero) y que estaba invitada para que fuera algo transparente y sin engaños”.

Pasó una semana más y acudí a la cita. Era en un domicilio de un fraccionamiento residencial en la zona poniente de la ciudad. Poco a poco llegaron los 18 integrantes del ‘telar’. Se nos dio una plática previa en la que se destacaba el trabajo de los promotores y se daba la bienvenida a los nuevos ‘fuegos’ (aportadores). Ahí se explicó que la estructura está basada en ocho ‘fuegos’, que son quienes llevan 24 mil pesos cada uno; cuatro ‘aires’ (promotores), quienes concretan la entrega; dos ‘tierras’ (el apoyo de locaciones) y un agua, el beneficiario de las aportaciones de los ‘fuegos’.

“Me sorprendió mucho ver a compañeras de la universidad con las que cursé la carrera y a esposas de un par de amigos míos, profesionistas también. Eso me animó mucho. Ahí, una de las promotoras tierra nos explicó el modelo de trabajo y recalcaron que mientras se esfuerce una en seguir incorporando a integrantes, el ‘telar’ será sustentable. Dijeron también que, como en toda organización se corren riesgos. Precisaron que en Querétaro llevan siete meses trabajando en los ‘telares’ y que son siete los que se han abierto. Sólo dos de ellos se detuvieron, ya que los ‘fuegos’ no hicieron su labor. También se dijo que solo se puede entrar una vez, hasta completar el ciclo en el que se recibe el apoyo. Finalmente se acabó con una especie de ceremonia para entregar el dinero a la beneficiaria y con unas palabras de agradecimiento por lo recibido, la cantidad de 192 mil pesos.

“Cuando acabó la reunión hubo una convivencia en la que compartimos alimentos y salí la verdad entusiasmada, porque había gente de confianza ahí, que sé que no se comprometerían si no tuvieran claro el trabajo a entregar o si no pudieran. Al llegar a casa platiqué con mi familia por teléfono y le comenté a mis padres sobre el ‘telar’ y que había gente de confianza. Al otro día los visité para pedirles que me apoyaran en sacar un préstamo para entrar y buscar personas para poder invitar, gente de compromiso y que sea honesta. Como es natural, ellos tuvieron sus dudas y me puse a investigar. Vi que había inconformidades en otros estados, pero nunca vi una denuncia penal. Además, el ver a gente conocida me animó.

“Pasó otra semana y pudimos sacar un préstamo, con el compromiso de devolverlo a mis padres en cuanto tenga el recurso. Me contacté con la promotora ‘aire’ y quedamos de acuerdo para la fecha de entrega. Finalmente subí en la estructura y ahora trabajo como promotora ‘aire’, en busca de dos personas más que quieran participar. De acuerdo con los organizadores, en dos semanas más estaré recibiendo el beneficio y sigo con la fe en que esto me ayudará. Hay veces en que sigo con dudas, no lo niego, pero he visto el compromiso de las mujeres que han entrado, además que las conozco. Creo que es difícil que sea un fraude. Sólo quiero la oportunidad de poder sacar adelante el negocio que quiero poner”, finalizó Esperanza.

Apenas en días pasados, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) emitió una alerta a nivel federal ante la presencia de asociaciones piramidales que ponen en riesgo el capital de los ciudadanos al ingresar y entregar dinero sin ninguna garantía, y que son objetos potenciales de fraudes.

Las principales denuncias se han realizado en los estados de Yucatán, Estado de México y Oaxaca, donde también operan pirámides denominadas “Mandalas” y “Flor de la abundancia”, donde los defraudados han puesto cifras de entre 3 mil y 25 mil pesos.

Sin embargo, de acuerdo con fuentes de procuración de justicia en Querétaro, hasta el momento no se ha presentado ninguna denuncia a lo largo de la entidad por fraudes de este tipo, aunque se sabe de la operación de las diversas pirámides que trabajan en la entidad y que buscan reclutar a más donadores.