Se encuentra usted aquí

Dan impulso al trabajo de artesanas

02/01/2015
02:03
-A +A

“Manos Queretanas” nació en octubre de 2013, un proyecto diseñado para reconocer y empoderar el trabajo de las artesanas de Querétaro; el talento de las mujeres es reconocido como fuente de trabajo.

A través de una red de capacitación, personal del Sistema Municipal DIF de Querétaro (SMDIF) atiende a grupos de mujeres que aprenden a perfeccionar sus técnicas, pero también adquieren conocimientos de administración.

El objetivo en concreto es acercar a las mujeres de comunidades rurales las herramientas para desarrollar su creatividad; “Es una iniciativa del DIF municipal de Querétaro que busca posicionar el trabajo de las artesanas como referencia de calidad y originalidad en el rubro de productos mexicanos hechos a mano y con esto mejorar la calidad de vida de estas familias”.

Los productos que elaboran Manos Queretanas son exhibidos en cinco puntos de venta, pero también están siendo comercializados por las mismas artesanas, quienes encontraron en su arte una forma de ingresos.

Angélica Ruiz es una de las beneficiadas, quien afirma que el programa le ha ayudado a mejorar su producto “es un programa que apoya a mujeres artesanas, con base en eso he aprendido a hacer nuevos diseños y a mejorarlo y venderlo por más”.

Mediante capacitación a grupos, se monitorea y evalúa de manera constante y se busca que construyan el conocimiento para elaborar y distribuir productos que cumplan con las exigencias del mercado actual.

“Manos Queretanas es un proyecto que nace para ayudar a las mujeres al municipio de Querétaro y a sus familias, se les lleva una capacitación hasta sus comunidades en donde se les da diferentes técnicas”.

“He tenido la fortuna de todos y cada uno y constatar lo entusiasta y trabajadoras que son las mujeres en todo lo que hacen (…) hay muchas maneras de ayudar”, afirma Lucy Huber en un video que se proyecta a través de la página de internet.

Se les enseña técnicas de bordados, deshilados, tejido, corte y confección, mimbre, bisutería, reciclado y uso de diferentes materiales, hasta administración, distribución y venta de sus productos; con ello fomentan el autoempleo participativo y la economía local.

Existen cinco espacios estratégicos para la exposición y venta de productos, lo que permite aumentar los ingresos económicos: lobby del Centro Cívico (solo exhibición), Plaza DIF, Centro Histórico, Hotel Misión Juriquilla y el Muse Laberinto de San Luis Potosí.

En el lanzamiento de Manos Queretanas, en octubre de 2013, la presidenta del SMDIF, Lucy Huber de Loyola, informó que el apoyo es para las mujeres de las siete delegaciones.

“La variedad de productos elaborados por artesanas van desde blusas, guayaberas, bolsas bordadas, cinturones, carteas, pulseras, productos para bebes, toallas, manteles, productos de baño entre otros”.

Estos productos pueden encontrarse también a través del sitio web www.manosqueretanas.com en donde hay un catálogo de los productos que están en venta.

Manos Queretanas beneficia en la actualidad a más de 440 artesanas, provenientes de 46 comunidades del municipio capital, las personas dentro de este proyecto se involucran realizando diversas actividades y reciben distintos beneficios. “Es una herramienta para todas estas personas interesadas en brindar ayuda y asiste a otros con apoyo económico dando a conocer su talento”, se describe en el sitio web como uno de sus objetivos.

“El proyecto quiere dar a conocer el talento de estas artesanas, además de dejar la satisfacción de que se está ayudando a nuestra gente”.

Con el programa se han fijado diversas metas y estándares de trabajo, entre ellas la garantía de calidad y la promoción de valores para llevar a la población un producto con características especiales.

En calidad, se explica, se busca tener control detallado de los procesos de elaboración de los productos “así como dar valor al cliente, esto es, ofrecer unas condiciones de uso del producto o servicio superiores a las que el cliente espera recibir y a un precio asequible”.

“Es entregar al cliente no lo que quiere, sino lo que nunca se había imaginado que quería y que una vez que lo obtenga, se dé cuenta que era lo que siempre había querido”.

Entre los valores que se transmiten a los grupos de trabajo también está la responsabilidad, honestidad, competitividad, compromiso, solidaridad, integración, pasión y el fomento de trabajo en equipo.