Se encuentra usted aquí

Izquierda 25 años de claroscuros

26/12/2015
12:54
-A +A

La izquierda queretana, en 2015, experimentó cambios en el estado de Querétaro, pues un partido con casi 25 años de presencia a nivel nacional se vio superado por otro, que apenas con nueve meses de conformado se convirtió en tercera fuerza política en la entidad y logró colocar a varios de sus integrantes en puestos dentro de los municipios.

Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), dirigido por Sinhué Piedragil Ortiz, quien fue reemplazado hace escasos tres meses por Carlos Peñafiel, tuvo un año excepcionalmente positivo para su causa en Querétaro.

Tradicionalmente, en la entidad los partidos de izquierda no destacan en los procesos electorales, pero en esta ocasión, el instituto político que tiene a Andrés Manuel López Obrador como su líder moral, llamó la atención de los ciudadanos que le dieron su voto, para que Morena se convirtiera en la tercera fuerza política del estado en la primera elección en el cual competía.

Dicho partido tuvo en la magistrada del Tribunal Superior de Justicia, Celia Maya García, a una candidata a la gubernatura del estado que ganó la simpatía de un grupo de queretanos que decidieron darle su voto el 7 de junio en la elección estatal.

Con propuestas como legalizar la marihuana, crear un Metro en la capital del estado y reducir el salario de los funcionarios de primer nivel, Maya García, quien ya con anterioridad había candidata a senadora por el PRD, llamó también la atención por su poca ceremoniosa actitud, viéndose más natural ante los electores en los debates entre los candidatos al gobierno del estado.

No faltaron las críticas en su contra que la tacharon de incongruente con los fundamentos del partido que la abanderó y que pugna por el bien de los sectores menos favorecidos de la sociedad, cuando su salario de magistrada rondaba los 120 mil pesos.

Pese a ello, la abanderada logró posicionarse en las preferencias electorales arriba del candidato del PRD, Adolfo Camacho Esquivel, quien fundamentó sus propuestas de campaña en la creación de una universidad virtual y la implementación del Metrobús en la capital del estado, para terminar con el problema de Red Q.

Asimismo, Maya García, junto con el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al gobierno estatal, Roberto Loyola Vera, se mostraba renuente a publicar su declaración patrimonial.

Tal situación no restó votos a la candidata, que en el arranque de campaña y arropada por la figura de Andrés Manuel López Obrador, quien en dos ocasiones visitó el estado para apoyar a los candidatos de Morena, recibió un par de tenis por parte de su líder estatal, para hacer campaña “pie a tierra y casa por casa”. Maya García obtuvo en la elección al gobierno del estado 35 mil 797 votos, que la convirtieron en la tercera en las preferencias electorales, y con ello a su partido político.

Asimismo, por los votos obtenidos, Morena logró posicionar a regidoras en algunos municipios del estado. Elizabeth Pacheco Bravo, en El Marqués; María Concepción Navarrete Reséndez, en Tequisquiapan; Marina Sixtos Silva, en Pedro Escobedo; Nadia Alcántara Lagunes, en Querétaro, y Guadalupe Rueda Zamora, en Corregidora, junto con la diputada local, Herlinda Vázquez Munguía, mujeres que ostentan cargos en los diferentes cabildos y en el Congreso local.

De acuerdo con Piedragil Ortiz, las regidoras y diputada local no estarían en desventaja al no tener experiencia política, pues al contrario, representarían la voz del pueblo en el gobierno.

En el caso de Vázquez Munguía, ex profesora normalista, se convirtió en la primera diputada de Morena en el Congreso local, quien llegó a ese puesto por la vía plurinominal, y que no se salvó de las críticas, cuando en una entrevista no supo responder cuántas y de qué eran las iniciativas que había presentado.

Un sol azteca que se apagó

El PRD, con más de dos décadas de existencia en la escena política nacional, vivió en Querétaro uno de los episodios más aciagos de su historia en el estado, cuando cayó hasta el cuarto lugar de las preferencias de los electores el 7 de junio pasado.

Camacho Esquivel, su candidato al gobierno del estado, obtuvo solamente 18 mil 466 votos a su favor, siendo superado incluso por la cantidad de votos nulos de los comicios, que llegaron a los 21 mil 902 sufragios.

El ex candidato, que tras la elección regresó a la dirigencia estatal perredista, protagonizó uno de los momentos que más se recuerdan del pasado proceso electoral, cuando en el primer debate de candidatos al gobierno del estado, mandó al entonces abanderado del Partido Acción Nacional (PAN), Francisco Domínguez Servién, a cuidar ganado porcino a su rancho. “Pancho, vete a cuidar puercos a tu rancho”, dijo el abanderado perredista al que posteriormente sería electo gobernador del estado.

Luego de que se conociera el resultado de la encuesta levantada por la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) y que lo situaba en cuarto lugar de las preferencias electorales, en el siguiente debate centró sus baterías en Maya García, aunque con poca fortuna.

Uno de los factores que jugó en contra del PRD en esta elección fue la separación de dicho instituto político de su líder moral y fundador, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, quien anunció su salida del mismo, junto con otros conocidos militantes de la izquierda histórica del país.

Aunado a ello, el peso a nivel nacional de López Obrador, dividió el voto de la izquierda.

El PRD logró un escaño en la Legislatura local que es ocupado por el ex líder estatal perredista, Carlos Lázaro Sánchez Tapia, además de tres regidores: Imelda Reyes Azuara, en Arroyo Seco; Saturnino Trejo Guerrero, en San Joaquín, y Filomena de Jesús Tejeda, en Pedro Escobedo.

De acuerdo con sus expectativas, el PRD tenía oportunidad de ganar los municipios de Pedro Escobedo y Huimilpan, pero en el primero ganó el PRI y en el segundo Nueva Alianza, aunque se tuvo que repetir la elección debido a irregularidades que hallaron las autoridades electorales y que a la postre ganó el tricolor. En esta elección extraordinaria, el PRD fue en alianza con el PAN.

El mismo Camacho Esquivel, semanas atrás, reconoció que al interior del PRD deberán analizar los resultados que obtuvieron en las elecciones de 2015, para recuperar el rumbo y volver a ser una opción para los ciudadanos que simpatizan con la izquierda.